Crisis económica europea, una buena oportunidad

Desde hace varios meses suenan a diario noticias relacionadas con las dificultades fiscales de algunos países de Europa, entre los que se destacan Grecia, Irlanda, Portugal y en menor medida, pero no irrelevante, naciones como Italia y España.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 28 de 2011
2011-09-28 02:27 a.m.

 

Los momentos en los que se conocen las peores noticias suelen ser los mejores para comprar.

Investigaciones realizadas por estudiantes de la Universidad EAN en las clases de Estrategia de la Inversión acerca de las alternativas de inversión en los mercados, han profundizado en eventos de crisis económica ocurridos en el pasado y han concluido que deben ser vistas en su mayoría como oportunidades de negocio.

Vale la pena destacar que estas iniciativas han sido motivadas, en buena medida, gracias a la participación en el Concurso de la Bolsa Millonaria, de la Bolsa de Valores de Colombia, que genera inquietudes y anima a ir un poco más allá para buscar explicaciones al posible comportamiento de los inversionistas en el mercado local.

Desde hace varios meses venimos escuchando a diario noticias relacionadas con las dificultades fiscales de algunos países de Europa, entre los que se destacan Grecia, Irlanda, Portugal y en menor medida, pero no irrelevante, naciones como Italia y España.

Si bien es cierto que toda esta información ha venido explicando las sucesivas caídas de precio en activos como las acciones en el Viejo Continente, vale la pena destacar que la historia económica del mundo ha demostrado que justo en los peores momentos de la crisis surgen las mejores oportunidades de inversión.

Tan frío como es el capitalismo, donde quien cuenta con los recursos disponibles en momentos de crisis puede aprovecharse de las circunstancias, también es verdad que al ser un sistema dinámico día a día brinda la oportunidad a quien está dispuesto a asumir riesgos.

Si se realiza hoy una encuesta al público en general y se le pregunta sobre su disposición a comprar dólares o acciones europeas, la respuesta contundente en su mayoría será, no; y resulta lógico, ya que se vienen registrando pérdidas de valor acompañadas a diario de noticias poco alentadoras.

En su momento surgieron interrogantes como: ¿cuál era la expectativa de la mayor parte de los inversionistas luego de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos? En diciembre del mismo año, el Dow Jones había recuperado el terreno perdido.

O más recientemente en el mismo país en medio de la crisis financiera del segundo semestre del 2008, ¿estaba el público interesado en comprar?, o ¿cuál era la expectativa frente al precio de los bonos de deuda brasileña en la crisis del 2002?

Se encuentran una gran cantidad de experiencias similares a lo largo de la historia que demuestran que si bien los precios reaccionan a la baja ante eventos poco favorables, cuando se conocen las peores noticias suelen ser los mejores para invertir.

Finalmente ¿quiénes han ganado? Claramente obtuvieron las mejores rentabilidades los que decidieron entrar al mercado cuando prácticamente nadie lo quería hacer por temor a las pérdidas que le pudiera generar un movimiento adverso a la posición asumida.

La situación hoy no es diferente.

Europa y evidentemente Estados Unidos están viviendo una situación muy similar a la experimentada por Latinoamérica en los años 80 con la crisis de la deuda; sobre este escenario considero, por la evidencia histórica, que ha de ser esta una muy buena oportunidad de negocio que difícilmente se verá en años.

Con el tiempo las crisis financieras finalmente son superadas y la mayor parte de los activos bursátiles recuperan sus niveles de precio haciendo simplemente parte de un necesario ciclo del que más que defenderse hay que saber aprovechar.

Al evaluar algunos indicadores estáticos como la Relación Precio Ganancia para los índices bursátiles, se observa un promedio global de 14,7 veces, se supone que entre menor sea el indicador resulta más atractivo.

En este orden de ideas, se destacan España, cuyo valor se ubica en 7,33, Rusia con 6,06 y el índice europeo EuroStoxx con 50 9,33, Holanda con 8,89, Francia con 9,23 y Rumania con 9,61. Son otras alternativas que vale la pena evaluar.

Edgar Ricardo Jiménez Méndez
Profesor de posgrados, Universidad EAN

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado