Crisis mundial: el sistema financiero está protegido

Los indicadores de calidad de la cartera se han mantenido estables en niveles históricamente bajos.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 07 de 2011
2011-09-07 05:09 a.m.

La cartera de crédito alcanzó este año el dinamismo que se observaba antes de la crisis del 2008 y continúa acelerándose, aunque a un menor ritmo que el registrado a comienzos de año.

Su crecimiento permanece alto y ha generado un aumento en las necesidades de liquidez del sistema financiero.

El buen movimiento de la economía ha afianzado la confianza de los agentes, y la cartera pasó a ser nuevamente la preferencia de los intermediarios, debido no sólo al mejor ambiente económico, sino también al ciclo alcista de tasas de interés.

Los indicadores de calidad de la cartera se han mantenido estables en niveles históricamente bajos, las provisiones del sistema están aumentando, mientras que los cubrimientos de cartera, la capitalización y las utilidades del sistema continúan siendo altos.

El fondeo de la cartera a través de depósitos se ha reducido, pero es poco dependiente de recursos externos y la exposición a financiamiento en moneda extranjera es mínima.

Lo anterior continuaría protegiendo a este sector en el evento de una nueva crisis global.

En medio de la fuerte recuperación del crédito y de los acontecimientos a nivel externo, el sistema financiero parece estar aplicando las lecciones del pasado y está adoptando un comportamiento más prudente y preventivo.

El crecimiento de las provisiones ha aumentado, y gracias a ello el sector pudo salir bien librado de la crisis del 2008 y sigue bien parado ante eventuales crisis futuras.

El incremento en el gasto en provisiones y el gasto en intereses ha llevado a que el crecimiento de los gastos totales del sistema financiero supere el nivel de crecimiento de los ingresos, por lo que el margen financiero neto del sistema se ha visto levemente afectado.

Mientras que en junio los ingresos totales anualizados crecieron 13,6 por ciento en términos anuales, los gastos totales anualizados aumentaron 19,8 por ciento anual.

Los indicadores de calidad de la cartera continúan siendo históricamente bajos, por lo que el mayor crecimiento de las provisiones deberá proporcionarle protección al sistema financiero en caso de una importante desaceleración global. Aunque en lo corrido del año las carteras vencida y riesgosa han reducido las caídas que alcanzaron a finales del 2010, aún se observan tasas de crecimiento negativas.

Por otro lado, el aumento en el gasto de intereses se encuentra asociado al incremento en las tasas de interés.

Adicionalmente, el gasto de intereses se ha visto afectado por la reactivación de la base a través de la cual se calcula: los pasivos que generan costo de interés para el sistema financiero se han recuperado de manera importante durante el último año. Los depósitos, que representan el 71,5 por ciento de los pasivos, se han venido recuperando ante el aumento en las necesidades de liquidez del sistema.

Pese a ello, el crecimiento de los pasivos es aún bajo en comparación con el de la cartera, lo que se ha reflejado en un leve incremento en las presiones por liquidez en el sistema. Los intermediarios financieros han diversificado sus mecanismos de fondeo y han empezado a recurrir a emisiones de bonos y crédito con entidades externas.

Aunque estos últimos han presentado un crecimiento importante en el último año, la participación del crédito externo aún es mínima dentro del total del pasivo.

La relación del pasivo local sobre la cartera es de 1, lo que indica que el sistema aún tiene poca dependencia de recursos externos, protegiéndolo de posibles restricciones de crédito ante un deterioro sustancial en los mercados globales.

A pesar de que se ha visto un fuerte crecimiento de los gastos del Sitema financiero, en contraste con el crecimiento de los ingresos, los niveles de rentabilidad siguen siendo bastante buenos.

El ROA y el ROE no han presentado cambios importantes con respecto a los observados un año atrás. Los niveles de capitalización del sector continúan siendo altos en términos históricos, y se ubican por encima de los niveles del 2010 y sustancialmente por encima del mínimo requerido.

Finalmente, el alto crecimiento de las provisiones se ha visto reflejado en altos y adecuados niveles de cubrimiento de cartera, lo que le otorga mayor protección al sistema en el caso de acontecimientos negativos a nivel externo.

En cuanto a la cartera total, el ritmo de aceleración de su crecimiento se ha moderado levemente en los últimos meses.

Sin embargo, la cartera ha vuelto a ganar mayor participación sobre el PIB durante el último año, tendencia que se había interrumpido brevemente como consecuencia de la crisis global en el 2008.

En junio la relación cartera/PIB era de 35,1 por ciento, superior al 30,5 por ciento de junio del 2010 y al 31,1 por ciento del 2008.

Adicionalmente, la participación de la cartera sobre el PIB está superando los niveles registrados antes de la crisis de finales de los 90, marcando el extenso periodo que tuvo que pasar para recuperar la penetración crediticia que se perdió a raíz de esa crisis.

Estos niveles de penetración del crédito siguen siendo bajos comparados con los estándares internacionales en economías emergentes, lo cual también implica que una potencial nueva crisis internacional tendría un impacto menos profundo en el sistema local.

Creemos que el ritmo de aceleración del crecimiento de la cartera continuará siendo moderado y que en los próximos meses se observará una baja materialización de riesgo de crédito.

Dado que en el 2010 se observó una disminución en los estándares de originación de crédito, podría observarse un deterioro de los indicadores de calidad de la cartera de darse un empeoramiento de la situación externa.

Sin embargo, no creemos que este sea marcado, ya que en lo corrido del año el sistema ha incrementado sus exigencias para el otorgamiento de crédito, lo cual en medio de un escenario macroeconómico favorable para el país, debería proteger el comportamiento de los indicadores de calidad de cartera.

Carmen Salcedo 

Analista de Renta Fija de Investigaciones Económicas de Corficolombiana

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado