Cuatro años sin TLC con E.U.

El Congreso norteamericano enfrenta un nivel de desaprobación del 80% que no permite visualizar una

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
marzo 03 de 2010
2010-03-03 12:55 a.m.

El Congreso norteamericano enfrenta un nivel de desaprobación del 80 por ciento que no permite visualizar una agenda legislativa distinta a los temas domésticos como la generación de empleo y la reforma financiera y a la salud.

Haciendo memoria y computando fechas encontramos que la semana pasada se cumplieron cuatros años desde el cierre de la negociación del TLC con Estados Unidos efectuado en la sede del BID en la ciudad de Washington. Desde entonces, mucha agua ha corrido bajo los puentes del río Potomac de la hermosa capital norteamericana. Y nada en concreto se ha logrado a nivel político y legislativo que le permita al TLC sortear con éxito el último obstáculo de esta maratón comercial, la aprobación del Congreso norteamericano.

El TLC con Estados Unidos pasó en blanco el año anterior, lleno de aspiración, pleno de oscuridad. El 2010 pinta mejor, al menos en apariencia. El presidente Barack Obama prendió una luz de esperanza en su discurso de la Unión del 28 de enero, en el cual sostuvo que era su deseo "fortalecer las relaciones comerciales con socios clave como Corea del Sur, Panamá y Colombia", cuyos acuerdos comerciales se encuentran esperando en la antesala del Poder Legislativo norteamericano hace varios años.

Sin embargo, en una entrevista publicada por el semanario Business Week el 11 de febrero, el presidente Obama afirmó que si bien era partidario que estos acuerdos comerciales siguieran su curso, era preciso renegociar "diferentes fallas" con cada país. Esta inequívoca señal confirma que el TLC con Colombia, en su estado actual, no podrá ser considerado por el Congreso estadounidense.

La agenda de política comercial de la administración Obama para el 2010, presentada al Congreso por el embajador Ron Kirk, el primero de marzo comprende frías referencias al TLC con Colombia que no permiten ver el inmediato futuro de este acuerdo comercial, menos aún su tránsito legislativo.

El informe sostiene que ha habido "serios cuestionamientos" que han sido objeto de comentarios públicos en el Registro Federal, sobre los cuales la administración Obama adelanta consultas con los gobiernos de Panamá, Colombia y Corea del Sur para determinar de manera precisa estos asuntos y "refinar su análisis".

El reporte oficial sostiene que la administración Obama "ha trabajado con Colombia para evaluar y mejorar el código laboral y las medidas que resuelvan las violencia contra los sindicalistas y se garantice que los derechos de las centrales obreras puedan ser ejercidos libremente".

El informe concluye que "si estos asuntos pendientes pueden resolverse exitosamente, trabajarán con el Congreso en un cronograma para ponerlo a su consideración".

La realidad política en Washington tiene, a su vez, sus ojos puestos en las elecciones de mitad de término de noviembre del 2010. Especialmente desde la elección del republicano Scott Brown como senador de Massachusetts, elegido en reemplazo del respetado senador demócrata Ted Kennedy. Lo demás, depende y se refleja en las encuestas.

Según la más reciente de la cadena Fox, el Congreso norteamericano enfrenta un nivel de desaprobación del 80 por ciento que no permite visualizar una agenda legislativa distinta a los temas domésticos como la generación de empleo y la reforma financiera y a la salud. Las cuestiones comerciales no mueven a los votantes, por lo cual el TLC tendrá que esperar mejores vientos después de las elecciones del mes de noviembre.

aespinosa@minagricultura.gov.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado