El desinfle

Dada la baja inflación de enero, ahora Corficolombiana considera que el Banco de la República reducirá nuevamente la tasa repo en 25 puntos básicos, llevándola a 3,75 por ciento en la reunión de febrero. Hoy existen señales mixtas sobre el desempeño de la economía.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
febrero 14 de 2013
2013-02-14 12:25 a.m.

La semana pasada se conoció que la inflación anual bajó de 2,44% en diciembre a 2,0% en enero, alcanzando una caída de 1,1 puntos porcentuales (p.p.) en tan solo 3 meses. Este inesperado proceso desinflacionario (de desaceleración de la inflación; no confundir con deflación), ha aumentado el espacio para mayores medidas de relajamiento monetario, como la reducción de la tasa repo hasta 4% (desde 4,75% en octubre) y la extensión de la intervención cambiaria (inyección de liquidez en pesos).

La fuerte reducción de la inflación se explicó principalmente por factores de oferta: la inflación anual de alimentos se redujo de 3,6% en octubre a 1,7% en enero, la más baja desde mediados de 2010, y la de bienes y servicios regulados disminuyó, en el mismo periodo, de 3,3% a 0,7%, la más baja desde que hay información (1999).

En contraste, las medidas de inflación núcleo (reflejan las presiones inflacionarias por el lado de la demanda) disminuyeron mucho menos que la inflación total. La inflación anual sin alimentos ni regulados y la sin alimentos ni energía se ubicaron en 2,54% y 2,52% en enero, ligeramente por debajo de los niveles de 2,54% y 2,64% en diciembre, pero superiores a los de hace un año (2,35% y 2,45%, respectivamente). Aunque estas medidas reflejan la desaceleración de la demanda interna en el segundo semestre de 2012, no muestran, en nuestra opinión, una tendencia decreciente tan marcada como para extender mucho más el relajamiento monetario.

Además, la baja inflación de enero estuvo explicada en buena parte por dos factores: i) impacto de una sola vez de la reforma tributaria sobre varios alimentos (desde enero se reemplazó el IVA de 16% sobre el consumo en restaurantes (excepto franquicias) por el Impuesto Nacional al Consumo, de 8%) y sobre la gasolina (sustituyó el IVA y el impuesto global, de 1.250 pesos por galón, por el Impuesto Nacional a la Gasolina, de 1.050 pesos por galón), y ii) disminuciones en Bogotá para los pasajes del Sistema Integrado de Transporte Público durante las horas ‘valle’ (no es efecto de una sola vez, pero será transitorio).

Los datos de enero de 2013 confirmaron el efecto desinflacionario de la reforma tributaria: la contribución de los rubros mencionados fue muy inferior a la de enero de 2012. Las comidas fuera del hogar y el transporte (donde están incluidos combustibles y distintos medios de transporte), aportaron 0,04 p.p. a la inflación mensual de enero, frente al aporte de 0,27 p.p. en enero de 2012. Es decir, de los 0,44 p.p. que cayó la inflación entre diciembre y enero (de 2,44% a 2,0%), 0,23 p.p. (54% de esa caída) se explicaron por estos subcomponentes.

Expectativas de inflación y tasa de interés

La decisión de disminuir la tasa repo en enero no fue unánime, pues al menos dos codirectores votaron por una reducción de 50 puntos básicos (pbs). Esto indica que al interior de la junta de BanRep continúa la preocupación por el desempeño económico local. Bajo este contexto, y dada la baja inflación de enero, ahora creemos que BanRep reducirá nuevamente la tasa repo en 25 pbs, llevándola a 3,75% en la reunión de febrero.

Las expectativas del equipo técnico de BanRep son moderadas: para 2012 espera un crecimiento de entre 3,3% y 3,9% y para 2013 de entre 2,5% y 4,5%, con 4% como dato más probable. En ambos casos, el crecimiento estaría por debajo del potencial, pero BanRep estaría apuntando a que la brecha del producto se cierre nuevamente hacia finales de 2013 o comienzos de 2014, en línea con nuestra expectativa.

Sin embargo, a diferencia de la breve recesión de 2009, cuando la tasa repo llegó a un mínimo de 3,0%, actualmente muchos indicadores económicos están lejos de mostrar un deterioro similar al de esa época (ver Cuadro 1). Adicionalmente, varios factores sugieren que el crecimiento local pudo haber tocado fondo en 3T12, con un moderado repunte a partir de 4T12 o comienzos de 2013, por lo cual, en nuestra opinión, el ciclo monetario expansivo estaría llegando a su fin.

El consumo privado (60% del PIB) se estabilizó en crecimientos favorables y algunos subcomponentes de la inversión (gran responsable de la desaceleración de 3T12) habrían repuntando moderadamente a finales de 2012, como esperamos para obras civiles y equipo de transporte. Aunque otros indicadores siguen desacelerándose (industria, exportaciones y algunos subcomponentes de la inversión), consideramos que se debe a factores específicos sobre los cuales la política monetaria tiene efecto limitado.

A las señales mixtas sobre el desempeño de la economía se suma que la caída de la inflación se debió más a factores de oferta que de demanda, y al efecto, de una sola vez, de la reforma tributaria sobre algunos componentes del IPC en enero. Ante este panorama, creemos que se requiere mayor prudencia en la discusión de mayores reducciones en la tasa repo.

Esperamos que la inflación empiece a repuntar gradualmente y que finalice 2013 en 2,9% a/a (mayor repunte ocurriría en el último bimestre), impulsada por un fortalecimiento de la demanda en el segundo semestre (con la economía retomando su crecimiento potencial) y por la moderación de las presiones bajistas del lado de la oferta.
Por esta razón, luego de la reducción de 25 pbs que esperamos en febrero, creemos que BanRep mantendrá la tasa repo en 3,75% hasta 4T13 y que en los últimos meses iniciará el proceso de normalización de la política monetaria (cerrará 2013 en 4,25%).

Andrés Pardo Amézquita, gerente de Investigaciones Económicas Corficolombiana / Julio César Romero, analista Macroeconómico de Corficolombiana

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado