Diagnóstico económico de consenso

Expertos recomiendan fórmulas de lo que hay que hacer para contrarrestar la desaceleración de la eco

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
noviembre 09 de 2008
2008-11-09 11:03 p.m.

Han aparecido varios artículos de economistas colombianos comentando el cambio en las condiciones económicas y el peligro que entraña la crisis financiera internacional. Varios de ellos contienen recomendaciones y fórmulas respecto a lo que hay que hacer para contrarrestar la desaceleración de la economía, que ya ha llevado a que el crecimiento económico de los últimos 12 meses sea menos de la mitad del que se vio en los 12 meses anteriores. La producción industrial no crece y para el año 2009 hay predicciones de que el crecimiento del PIB caería por debajo del 3%.

La mayoría de los conceptos expresados en esos artículos y las opiniones de otros economistas profesionales recogidas en privado son similares. Los análisis coinciden en que el 2007 fue un año excepcional, pero que fue el del cénit y que la fiesta ya se acabó de un momento a otro. El comportamiento de la demanda interna ha provocado una reducción muy severa de la tasa de crecimiento de la economía que no ha sido compensada por el crecimiento de las exportaciones ni el de la inversión. Las importaciones han crecido también apreciablemente y el crecimiento de las exportaciones no parece sostenible, porque depende mayoritariamente de los precios de materias primas que ya han comenzado a caer, aunque no tanto como se había predicho. El impacto de la caída de los precios del petróleo sobre la demanda de Venezuela puede ser otra fuente de incertidumbre y puede causar una caída de las exportaciones de productos manufacturados y de mayor valor agregado. Una caída de la demanda en E.U.y en Europa va a reforzar esas tendencias. El desempleo ha comenzado a crecer, aunque el dato de septiembre, afortunadamente fue mejor que el esperado. Sin embargo, la reducción del crédito, inducida por los temores de los bancos, puede dar lugar a un frenazo innecesario e indeseable.

Es probable que las exportaciones caigan, a pesar del impulso en la tasa de cambio nominal, por efecto de la demanda global y por la caída de los precios de los productos de exportación. Las importaciones tardarían en caer y los flujos de inversión extranjera descenderían al nivel que tuvieron en la primera mitad de esta década, que es muy inferior al de los últimos 4 años. Las remesas de colombianos han aumentado sorpresivamente después de la crisis, por efecto de portafolio, pero en un ambiente de recesión en el mundo, lo más probable es que caigan también. Este escenario previsible no es de una crisis de balanza de pagos, pero sí de dificultad de financiación.

En este caso, las finanzas públicas no ayudan: el gasto corriente del Gobierno Central es excesivamente alto y el déficit del Gobierno Nacional todavía muy elevado. A diferencia de Chile y de Perú, Colombia no ahorró para los años de las 'vacas flacas', sino que repartió plata a diestra y siniestra.

Los economistas consideran que para amortiguar la caída del empleo y la producción industrial sería necesario aplicar una política contra cíclica de gasto público en infraestructura, y señalan la urgencia de llevar a cabo las obras que no se han hecho. Esto requeriría un fuerte apretón en el gasto corriente y capacidad ejecutiva en el Ministerio de Transporte. Como no se tuvo la providencia de haber asegurado las fuentes de financiación para las obras, también es posible que no se logren ejecutar a tiempo para contrarrestar el ciclo. Raras veces ha existido un consenso tan amplio sobre qué puede suceder y lo que se debe hacer para enfrentarlo. Hace falta que el Gobierno escuche a los expertos.

rudolf.hommes@capitaladvisorypartners.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado