La distribución de la riqueza en el mundo

Que el 50% de la población adulta acapare el 98% de la riqueza del mundo, no nos resulta del todo extraño, que el 10% posea el 83%, sí nos sorprende un poco.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
enero 04 de 2012
2012-01-04 11:56 p.m.

 

Todos somos conscientes de las desigualdades que existen en el reparto de la riqueza en el mundo.

El dato de que el 50 por ciento de la población adulta acapare el 98 por ciento de la riqueza del mundo no nos resulta del todo extraño, que el 10 por ciento de la población posea el 83 por ciento de la riqueza sí nos sorprende un poco, pero que el 43 por ciento de toda la riqueza esté concentrada en manos del 1 por ciento de la población es algo difícil de aceptar y, probablemente, bastante injusto.

Estas son algunas de las conclusiones que se extraen del informe publicado en octubre del 2010 por el ‘Credit Suisse Research Institute’, bajo el título ‘Global Wealth Report’.

El análisis, a diferencia de otros publicados por diversas organizaciones especializadas, se centra en el reparto de lo que denomina la riqueza global, abarcando todo el espectro de la población, desde la base de la conocida como ‘pirámide de la riqueza’ hasta su vértice superior, donde podemos encontrar a conocidos ‘megarricos’, como Carlos Slim, Bill Gates o Warren Buffett.

Como elemento adicional diferenciador, el estudio tiene en cuenta no solamente el patrimonio materializado en inversiones financieras, sino que incluye los activos no financieros, entre los que destaca la propiedad de la primera vivienda como el más importante en manos de las familias, particularmente en aquellos países donde los niveles de riqueza son inferiores.

Este es el caso de India, donde es frecuente observar que al menos el 80 por ciento del patrimonio familiar está representado por el valor de la vivienda y las tierras que poseen para su sustento. El informe también considera las deudas contraídas para determinar el valor del patrimonio neto.

Durante la primera década de este siglo, en la que se centra el informe de Credit Suisse, la denominada ‘población adulta’ ha crecido de 3.600 a 4.400 millones de personas.

Este es un dato fundamental, que viene determinado por el espectacular crecimiento del 142 por ciento observado en la población mundial durante la segunda mitad del siglo XX.

En esta década se observa un incremento de la riqueza total del 72 por ciento.

Sin embargo, como consecuencia del aumento poblacional, la riqueza por adulto se sitúa en el 43 por ciento, si lo medimos en dólares, y del 24 por ciento, si descontamos el efecto que la depreciación del dólar ha tenido en este periodo.

De tal manera, se calcula que el patrimonio medio por adulto es de 43.800 pesos, con un nivel de endeudamiento de 8.400 pesos por persona, ya descontado. Este nivel de riqueza se encuentra repartido, al 50 por ciento, entre patrimonio financiero y no financiero.

Con respecto a la distribución geográfica de la riqueza, lógicamente esta se concentra en las zonas con mayor nivel de desarrollo económico. En Europa encontramos el 32 por ciento de la riqueza mundial, en Norteamérica el 31 por ciento, y en la cuenca del Pacífico (excluyendo India y China) el 22 por ciento.

El 15 por ciento restante, donde reside el 58 por ciento de la población, está dividido entre China (8 por ciento), Latinoamérica (4 por ciento), India (2 por ciento), y África (1 por ciento).

Por países, destacan Suiza, Noruega, Australia, Singapur y Francia como las cinco naciones con un mayor indicador de riqueza individual, superando los 250.000 pesos por adulto.

En un segundo nivel, por encima de los 200.000 pesos, nos encontramos a Estados Unidos, Japón, Reino Unido y Canadá.

En cuanto a las naciones donde se observa un mayor incremento de la riqueza durante la pasada década, están Rusia e Indonesia, donde el nivel de riqueza se ha visto multiplicado por cinco. También conviene destacar a países como China, Australia, Nueva Zelanda, Polonia o Rumania, que han visto su riqueza por individuo multiplicarse por tres.

En el extremo contrario nos encontramos a países como Argentina o Islandia, donde se observa una disminución del nivel de riqueza de un 30 por ciento.

El perfil de la distribución de la riqueza en cada zona geográfica es diferente. A nivel global, cerca del 70 por ciento de la población posee un patrimonio inferior a los 10.000 pesos. En el caso de India o África, este porcentaje es superior al 90 por ciento. Sin embargo, en Norteamérica este segmento está por debajo del 30 por ciento de la población y en Europa se sitúa en el 40 por ciento.

En el otro lado, aquel en el que los individuos poseen un patrimonio superior a los 100.000 pesos, observamos que la cifra a nivel mundial no alcanza el 10 por ciento. No obstante, este segmento de población en Norteamérica supera el 30 por ciento y en Europa se acerca al 25 por ciento.

Por lo que respecta a los individuos que disponen de un patrimonio superior al millón de dólares, el 41 por ciento de estos se halla en Estados Unidos, el 10 por ciento en Japón, el 9 por ciento en Francia, el 6 por ciento en Italia, el 5 por ciento en Reino Unido, el 5 por ciento en Alemania, el 4 por ciento en Canadá, el 3 por ciento en China y el 3 por ciento en Australia.

Conviene destacar cómo, a pesar de las tres crisis tan importantes vividas por los mercados en la última década, la riqueza global ha registrado un notable incremento.

El reto actual consiste en que la crisis de deuda que padecemos no sea obstáculo para que la evolución de la riqueza siga siendo positiva y contribuya a una distribución más equitativa de la misma.

Miguel Angel Muñoz Luna

Vicepresidente de Deutsche Bank, Banca Privada y profesor del IE Business School.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado