Es la economía...

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 21 de 2008
2008-05-21 11:50 p.m.

Los datos recientes de la economía colombiana no son precisamente los más alentadores. La demanda interna muestra signos objetivos de deterioro y su crecimiento se ha detenido como lo evidencian las encuestas recientes.

Los indicadores del comportamiento del comercio, la vivienda, el sector automotor, los bienes de consumo durable y el crédito de consumo presentan tendencia a la baja y se produce un aumento de la morosidad en el endeudamiento a corto plazo de los hogares. Los industriales manifiestan un crecimiento en sus existencias (inventarios) y los pedidos caen.

La balanza de cuenta corriente continúa siendo deficitaria. La primarización de las exportaciones es cada día más evidente y su éxito se ve contrastado por el incremento de los precios en los combustibles. Las exportaciones de bienes secundarios tienen un alto componente de materias primas y bienes importados. Las agrícolas se ven afectadas por la revaluación, especialmente las de café, banano y flores y las demás tienen como mercado la Comunidad Andina (Venezuela y Ecuador), aquellas que hasta ahora no han sido afectadas por las diferencias políticas con dichos países, pero sí implican un riesgo de aumento de los precios internos.

Por su parte, las importaciones continúan creciendo por efectos de la revaluación y sustituyen, antes que nada, trabajo nacional en los sectores productivos con alto componente de valor agregado.

La precarización del trabajo ya nadie la considera una falacia. Es una evidencia clara de lo que está ocurriendo y no solo nuestro país se encuentra entre los que tienen más altas tasas de desempleo de América Latina, sino que la calidad del empleo se deteriora, inclusive entre los profesionales de clase media que tienen un relativo buen nivel de capacitación y formación.

El combate contra la pobreza y la exclusión se basa en la focalización de subsidios en los más pobres, los excluidos y los desplazados y no en propuestas de incorporación al mercado laboral y al trabajo digno. Las cuentas fiscales se hacen insuficientes para responder a las crecientes necesidades y programas, como los de 'Familias en Acción', tienen cada vez más un tufillo clientelista, populista y reeleccionista. Los recursos que se han orientado a crear una Colombia de empresarios y emprendedores son hasta ahora, con raras excepciones, un fracaso estruendoso.

Ante esta alternativa, me temo que a la junta directiva del Banco de la República no le quedará otra posibilidad en su sesión de esta semana, o a más tardar en la siguiente, que empezar a bajar las tasas de interés, sacrificando, como ya lo ha reconocido al revisar sus expectativas, el objetivo de la inflación en aras de mejorar las condiciones de crecimiento y del empleo, y al Ministerio de Hacienda, aplicar medidas heterodoxas, entre otras de control de capitales, para evitar que se profundice aún más la revaluación.

El ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, acuñó en 1992 su ya famoso lema: "Es la economía, estúpido". Sus efectos en la política y en las elecciones fueron demoledores y derrotó a Bush padre. ¿Qué pasará en nuestro país?

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado