Los economistas del país, pensando en la enseñanza

La junta directiva de la Asociación Colombiana de Facultades, Programas y Departamentos de Economía, Afadeco, se reunió el pasado 2 y 3 de septiembre para hablar de educación económica.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 06 de 2015
2015-09-06 06:34 p.m.

La junta directiva de la Asociación Colombiana de Facultades, Programas y Departamentos de Economía, Afadeco, se reunió el pasado 2 y 3 de septiembre en el recinto Quirama en Rionegro, Antioquia. Allí, tanto docentes como directivos de los programas de economía del país discutieron no solo asuntos epistemológicos de la ciencia económica sino principalmente los retos pedagógicos y didácticos de la enseñanza.

El Encuentro contó con el apoyo directo del Consejo Nacional profesional de Economía, el Banco de la República, Eafit y la Universidad Autónoma Latinoamericana.

Las ponencias estuvieron concentradas en entender el impacto de la enseñanza de la economía en las dinámicas de desarrollo y crecimiento del país y la región. Profesores de todo el país intercambiamos ideas de cómo impactar positivamente la sociedad a través de la enseñanza.

Los puntos fundamentales se concentraron en los contenidos de formación en la ciencia económica y en la forma como los estamos transmitiendo. La gran preocupación fue el alejamiento de la ciencia económica por parte de los ciudadanos, así como el distanciamiento de algunos contendidos curriculares de las realidades sociales del país y la región.

¿Qué es la economía?

Parece una pregunta trivial en un encuentro de profesionales, profesores y científicos del área, pero cobra relevancia si se aborda desde el ámbito regional y se contextualiza para responder también a las necesidades de la sociedad colombiana contemporánea. Esta pregunta se debatió desde los ámbitos académicos y empresariales, haciendo énfasis en la importancia del papel del economista en la transformación de las dinámicas sociales.

Es un hecho que la sociedad tiene cada vez más acceso al conocimiento, de manera más directa y abierta, entonces el papel del docente de economía no se debe limitar a la impartición de estos conocimientos, sino a abordar la realidad social mediante el permanente análisis de la coyuntura económica a nivel regional, nacional y global.

Las dinámicas económicas mundiales, en este siglo, han mostrado disparidad en las formas y ritmos de crecimiento, la sociedad actual presenta mayores complejidades, y es en este entorno donde los economistas debemos ejercer nuestra profesión de garantizar las mejores maneras de llevar a la sociedad al bienestar, la equilibrada felicidad individual y colectiva.

Estos retos no son obstáculos para el gremio, son oportunidades de transformación y mejoramiento de la forma y los contenidos de instrucción de los futuros ‘científicos sociales’, como podemos definir el ejercicio profesional de los economistas.

El efecto más importante de este encuentro es un evidente afinamiento de los principios de formación en todas las facultades, departamentos, escuelas y programas de economía, el surgimiento formal de redes de estudio y de trabajo y la perfecta integración entre la asociación de la academia (Afadeco) el gremio profesional (Conalpe) y la federación de estudiantes (Fenadeco) con el apoyo de las instituciones y el sector industrial.

La gran conclusión de este encuentro es la responsabilidad de la academia por llevar el estudio y entendimiento de la ciencia económica a toda la sociedad, trascendiendo los espacios formales y generando en la población una especial sensibilidad por entender las dinámicas económicas que afectan el bienestar.

La economía, como el crisol de toda actividad humana, tiene la responsabilidad de proponer soluciones prácticas, razonables y entendibles para toda la población.

Fue una jornada profunda, intensa y amplia donde, sin importar las tendencias o doctrinas económicas de los participantes, se evidenció la preocupación común de la Academia y su real conexión con las realidades que afectan nuestro país. Somos ya 86 mil economistas, casi un 0.3% de la población total del país, y sentimos, con total responsabilidad, la necesidad de seguir aportando al desarrollo de la sociedad desde todos los sectores, porque allí, donde hay personas, allí se necesita un economista.

Javier Enrique Delgado Pérez

Director del Departamento de Economía de la Universidad Sergio Arboleda, vicepresidente de la junta directiva de Afadeco

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado