Ecuador y una medida que atenta contra el libre comercio

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
agosto 22 de 2015
2015-08-22 03:31 p.m.

En un mundo interconectado como el actual, los países que buscan incorporarse a los beneficios del comercio internacional de bienes y servicios deben estar dispuestos tanto a vender lo suyo como a comprar los productos de los demás países.

Es una relación recíproca que se ubica en el corazón del sistema internacional de comercio y en el espíritu de los numerosos mecanismos de integración regional.

Sin embargo, este rasgo ha sido puesto en jaque con las medidas comerciales adoptadas en los últimos meses por el Gobierno ecuatoriano, especialmente contra Perú y Colombia, socios al interior de la Comunidad Andina (CAN).

El origen del conflicto se remonta a enero de este año, cuando el Gobierno de Rafael Correa impuso una sobretasa arancelaria del 7 por ciento a los productos originarios de Perú y otra de 21 por ciento a los bienes manufacturados en  Colombia.

Estas medidas provocaron críticas y quejas comerciales de Colombia y Perú, quienes manifestaron que no están justificadas y que tienen como finalidad oculta poner trabas a los productos que compiten con la producción ecuatoriana. Ante los reclamos de los dos países afectados, la CAN declaró ilegales las medidas y denegó a Ecuador la aplicación de tales salvaguardas.

Frente a esto, la respuesta de Ecuador fue anunciar que desmantelaría las salvaguardias cambiarias andinas para sustituirlas por salvaguardias globales y finalmente en marzo expidió una resolución que restringió el comercio internacional de más de 2.900 subpartidas arancelarias, alegando el desequilibrio de su balanza de pagos ante la caída de los precios internacionales del petróleo.

Con esta última decisión, Ecuador fue un paso más allá del ámbito regional e impuso una medida a escala global que le valió críticas también de la Unión Europea, notablemente de España.

Si bien es cierto que, según el GATT de 1994, los Estados Miembros pueden establecer medidas comerciales para corregir o proteger su balanza de pagos, estas medidas deben estar técnicamente sustentadas para evitar que se conviertan en un obstáculo técnico y una barrera para-arancelaria al comercio exterior. Lamentablemente, en el presente caso el sustento técnico es bastante limitado, más aún si se considera que la medida afecta a más de 2.900 partidas arancelarias en niveles de sobretasas desde 5 por ciento hasta 45 por ciento.

Las medidas atentan además contra el espíritu de integración regional. Las acciones que se emprendan al interior de la CAN deben estar orientadas a buscar el equilibrio entre sus miembros y un desarrollo armónico, en un clima de hermandad, evitando decisiones que afecten el diálogo y la cooperación. Ante situaciones que puedan amenazar el desarrollo de sus miembros, es menester adoptar medidas en pro de la protección del bloque como tal.

De igual modo, las cifras indican que el comercio al interior de la CAN ha sido seriamente afectado tras la entrada en vigor de esta política y que el propósito de Ecuador de promover su industria nacional no está cumpliéndose.

El caso de Perú preocupa especialmente, ya que si se analizan las cifras de exportaciones del año pasado se verían afectadas cerca de 1.166 subpartidas exportadas por empresas peruanas, que representan alrededor de 268 millones de dólares, es decir, 31,3 por ciento del total exportado en el 2014.

Asimismo, para el 2015 ya se ven afectadas hasta mayo 662 partidas. El sector textil es el más perjudicado, seguido por el metal-mecánico y el agropecuario.

Esta situación es nociva para las relaciones comerciales Perú-Ecuador, afecta directamente a las empresas y pone en riesgo cientos de puestos de trabajo.

Justo en momentos en que Latinoamérica camina, quizá como nunca antes, hacia una integración plena que deje atrás la lógica de la desconfianza, es necesario derribar las barreras que atenten contra la integración.

De otra forma, el riesgo está a la vuelta de la esquina bajo la forma de una escalada proteccionista que termine empobreciendo a la región.

Carlos Posada

Director  ejecutivo del Instituto de Investigación y Desarrollo de Comercio Exterior

cposada@camaralima.org.pe

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado