¿Qué esperar para el mercado accionario estadounidense?

En términos generales el 2013 fue un año positivo para los mercados accionarios a nivel global.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
abril 08 de 2014
2014-04-08 09:30 p.m.

Los planes de estímulo promovidos por la Reserva Federal generaron altos flujos de liquidez en la economía situación que animó a los agentes del mercado a invertir en activos considerados de riesgo, como las acciones.

En medio de un panorama en donde no había claridad acerca del ritmo de recuperación en la economía de Estados Unidos, las bajas tasas de interés y los programas de incentivo propuestos por la FED para darle un impulso a la actividad económica del país, promovieron la apreciación en los principales índices de renta variable.

El Dow Jones, índice que agrupa las 30 compañías industriales más importantes en EEUU, registró una apreciación en el año del 27%.

A partir de diciembre la coyuntura empezó a cambiar ante el primer anuncio de normalización de los planes ultra expansivos propuestos por la Reserva Federal durante el mandato de Ben Bernanke.

Concretamente, la FED acordó disminuir en USD 10.000 millones su plan de compras inicialmente establecido en los USD 85.000 millones.

Un mes después, en enero, acordó disminuir los montos de compras, conocido como Quantitative Easing, en USD 10.000 millones más dejando el plan de estimulo en USD 65.000 millones y llevando a cuestionar al mercado si el fin de las políticas monetarias de expansión se encuentra cerca. De acuerdo a los reportes de la Reserva Federal, la recuperación sostenida del mercado laboral y el ritmo de mejora en la economía permite dar inicio a la disminución del plan de compras lo que hace inferir que un avance en los principales indicadores de la economía reduce la proyección de los niveles de liquidez en los mercados.

Los agentes del mercado han reaccionado negativamente a los indicadores que reflejan una recuperación de la economía.

De forma contraria, los datos negativos acerca del desempeño económico estadounidense han apoyado avances en los índices de renta variable.

A priori, una situación paradójica desde un punto de vista teórico.

No obstante, la reacción podría hacernos inferir que tal vez los repuntes de las acciones en 2013, en medio de cifras que no reflejaban una recuperación sólida en la economía, estarían descontando los efectos positivos de las políticas de expansión de liquidez propuestas por la FED.

Como se ha observado en el fin de los programas de compras anteriores (el actual es la tercera versión), el cierre del grifo de liquidez de la Reserva Federal ha promovido importantes desvalorizaciones sobre las inversiones bursátiles, situación que podría repetirse este año de darse por terminado el programa de forma agresiva.

De ahí la importancia y la influencia de los pronunciamientos de Janet Yellen sobre el comportamiento de los mercados, siendo la primer mujer en 100 años que lidera la Reserva Federal, que permitan dar claridad acerca del horizonte de la continuidad de los planes de estímulo.

Durante su primer testimonial al Congreso, Janet Yellen reafirmó la posición de la FED de mantener las políticas laxas que permitan solidificar el ritmo de recuperación de la economía.

Yellen, partidaria de las medidas de estimulo asumidas durante el mandato de Ben Bernanke, reiteró que los próximos recortes en los programas estarían condicionados a datos que reflejen una mejoría en las condiciones económicas del país.

En ese orden de ideas, los mercados anticiparon que si bien la proyección para este año es de una reducción en los montos de compras, el hecho que el retiro sea de forma gradual y acorde a los principales indicadores de la economía, disminuye los efectos negativos que podría dar lugar una finalización repentina del programa de estimulo.

Fue así como las palabras de Janet Yellen dieron un respiro en los principales índices bursátiles en Estados Unidos, permitiendo una valorización que los acerca a niveles cercanos de sus máximos históricos.

Los efectos negativos en la economía ante el alargue de la temporada invernal podrían también anticipar que la FED, en su próxima reunión en marzo, mantenga sin alteración el plan de compras mensuales actualmente ubicado en los USD 65.000 millones.

Así mismo, el hecho que Janet Yellen aclarara que aún si la tasa de desempleo (al mes de enero en 6,6%) se ubica por debajo de la tasa objetivo de la FED (6,5%), la entidad deberá mantener sin alteración sus tasas referentes, actualmente en mínimos históricos entre el 0% y el 0,25%, con el fin de mantener el apoyo al crecimiento económico, podría propiciar nuevos repuntes en los índices bursátiles.

De esta manera, si bien los menores niveles de liquidez no apoyarían apreciaciones en las acciones similares a los de 2013, el hecho que el recorte de los planes sea gradual y acorde con la recuperación, permitirá que se mantenga la tendencia alcista en los activos de renta variable en la medida que la economía real empezará a responder a las herramientas implementadas por la FED desde 2008.

Esto se verá representado en menores niveles de desempleo, incrementos en el gasto del consumidor y mejores resultados financieros para las empresas estadounidenses.

Sergio Zafra

Analista económico de Asesorías e Inversiones

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado