La filosofía del nuevo Estatuto Aduanero

Aunque el Gobierno espera que a finales del 2015 vea la luz, aún faltan algunas reuniones con el sector privado para definir los ajustes al régimen sancionatorio.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
junio 30 de 2015
2015-06-30 11:29 p.m.

Crear un modelo que procure la facilitación del comercio internacional y que esté más alineado a las funciones de la máxima autoridad aduanera, DIAN, es el objetivo del nuevo Estatuto Aduanero que se espera esté listo antes de finalizar el primer semestre de 2015. La adopción de normas de clase mundial que brinde herramientas el Estado para controlar el comercio ilegal que tanto daño le hace a todas las empresas y a los ciudadanos es para el Gobierno, la filosofía que transmitirá el Estatuto.

Precisamente esa filosofía pretende cambiar el modelo actual de un control meramente documental, en donde por fallas y problemas de forma, al empresario de bien se le hacen muchas trabas que no facilitan el comercio y por el contrario, al empresario que quiere hacer trampa simplemente se le deja pasar al soportar sus operaciones de forma documental.

De hecho, se busca cambiar el actual esquema por un sistema de gestión de riesgos integral, en donde el conocimiento del cliente le va a permitir a la DIAN y a las entidades de comercio exterior hacer una clasificación de usuarios para determinar según el perfil de riesgo, quienes se deben supervisar con más rigor y quienes no, con el fin de facilitar el comercio.

Así mismo, en el ámbito internacional existe una exigencia para que Colombia expida el nuevo Estatuto Aduanero, esto debido a que en la última reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que se realizó en Balí, se llegó a un acuerdo de facilitación de comercio el cual fundamentalmente contiene unas directrices para que los países avancen en temas que faciliten el despacho de las mercancías. También se pretende que se use la informática y todos los avances para poder hacer pagos electrónicos, así como todas las importaciones y exportaciones electrónicamente, se puedan hacer coordinaciones entre las autoridades aduaneras de los distintos países y sea mucho más fácil prevenir las actividades fraudulentas.

Aunque gremios que representan a los diferentes actores en las operaciones de comercio exterior no estaban de acuerdo con algunos puntos del Proyecto, por no considerarlos facilitadores del comercio, el Gobierno consideró que en esa construcción era importante tener una conversación muy profunda con el sector privado para establecer aquellos aspectos que los están preocupando. El resultado ha derivado  en unas sesiones de trabajo muy intensas durante los últimos dos meses y en palabras del director de la Dian, Santiago Rojas, aún quedan varias semanas para poder sacar un Estatuto concertado, en el cual al final lo que se busca es facilitarle la vida a los buenos y se castigue a los malos.

El Gobierno ya ha anunciado que en la parte sancionatoria se han tenido unos avances fundamentales, pero aún queda una sesión muy amplia donde la idea es poder tener unas sanciones proporcionadas, que no se enfoquen en lo formal sino en lo sustancial, que realmente castiguen al que está haciendo las cosas mal hechas y no al que las hace bien.

Si bien es cierto que el nuevo Estatuto Aduanero apoya directamente la modernización de las aduanas en Colombia es urgente avanzar en su implementación y definir temas como el sustantivo, algunas figuras de comercio exterior, las diferentes sanciones y trabajar en las zonas francas y comercializadoras. El reto de esta filosofía es impulsar al país a seguir participando en otros mercados para un crecimiento diversificado de la economía.

Erick Rincón Cárdenas, gerente de Legis, Información y Soluciones

En colaboración con Anibal Uscátegui, director de Legiscomex.Com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado