Formación/ Rentabilidad de las empresas familiares

Luego de un estudio a 523 empresas colombianas mayoritariamente no listadas en bolsa, se encontró que las primeras en promedio, reportaban mejores indicadores financieros.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
agosto 04 de 2015
2015-08-04 02:01 a.m.

Existen muchos argumentos para decir que las empresas familiares deberían ser más rentables que sus pares no familiares. Entre otros, afrontan menos conflictos de interés entre dueños y gerentes, los cuales suelen ser los mismos. Incluso si la empresa familiar no está manejada por los miembros, la alta concentración accionaria y la poca diversificación hacen que la familia desarrolle eficientes y muy efectivos mecanismos de supervisión y control sobre la gerencia. Por otro lado, su horizonte temporal es de más largo plazo, lo cual permite acometer proyectos de más largo aliento. Muchos trabajos empíricos dan respaldo a estas ideas.

Sin embargo, también existen evidencias igualmente válidas que hacen esperar un rendimiento menor para las empresas familiares cuando se comparan con aquellas de capital más abierto. Por ejemplo, la aversión al riesgo (debido a la poca diversificación) puede ocasionar que la gerencia deje pasar proyectos altamente rentables de alto crecimiento pero de mayor riesgo. Otras razones que también pueden influir en el desempeño de este tipo de compañías es el nepotismo, exceso de gastos como salarios por encima del promedio del mercado, beneficios privados del control, entre otros factores. Al igual que con el caso anterior, existe una gran cantidad de trabajos científicos que respaldan esta hipótesis alternativa.

¿Por qué ocurre esto? ¿Quién tiene la razón?

Las respuestas concretas a estas preguntas son, en la actualidad, objeto de un acalorado debate, y pareciera que el problema radica en la definición. Por ejemplo, si definimos una empresa como familiar si “uno o más miembros de la familia son gerentes de la firma, directores o dueños de un bloque accionario” entonces, al menos en los Estados Unidos, las empresas familiares crean más valor que aquellas no familiares. Si, por el contrario, señalamos a una empresa familiar como: “la familia es el mayor accionista, tiene por lo menos 20 % de los votos, tiene un miembro de la familia en la junta y otro en la gerencia, y la empresa está en la segunda o posterior generación”, entonces la evidencia empírica muestra un resultado contrario.

Luego de un estudio a 523 empresas colombianas mayoritariamente no listadas en bolsa, se encontró que, efectivamente, las empresas familiares, en promedio, reportaban mejores indicadores financieros (p.ej. ROA ajustado por industria) que las no familiares. Pero indagando más sobre este resultado, esto solo era cierto para aquellas empresas donde el fundador todavía seguía liderando la organización; el efecto positivo desaparecía por completo cuando la gerencia estaba a cargo de sus herederos. Por otro lado, la propiedad familiar directa e indirecta (p.ej. grupos económicos) también estaba asociada a mejores indicadores financieros, pero este efecto se perdía a medida que la empresa se hacía más grande y compleja.

Una complejidad adicional es que los objetivos de las empresas familiares no necesariamente pueden cuantificarse en un indicador financiero medible. Algunas empresas fijan objetivos distintos, como por ejemplo conservar el legado familiar, sobrevivir varias generaciones, dar trabajo a los distintos miembros de la familia, entre muchos otros. Sin embargo, los proveedores de capital como accionistas minoritarios siempre buscarán indicadores cuantitativos para evaluar su inversión, por lo cual contestar a la pregunta del título de esta nota seguirá siendo relevante.

Como la mayoría de las preguntas interesantes, pareciera que todavía no hay una respuesta definitiva sobre el asunto de quién es más rentable, si las empresas familiares o las no familiares. Desafortunadamente, lo que realmente sabemos es que la respuesta termina siendo: “depende”.

Maximiliano González Ferrero

Profesor de Inalde Business School

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado