¿Cuál fracaso?

El ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, hace su análisis sobre los resultados de la Ronda Colombia 2014.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
julio 27 de 2014
2014-07-27 06:05 p.m.

No se había terminado de escrutar el resultado que arrojaba la urna en donde las empresas interesadas habían depositado sus ofertas para hacerse a alguno o algunos de los 95 bloques ofertados por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), cuando ya en algunos medios se habían apresurado a cantar el fracaso de la misma.

Lejos de ello, esta Ronda fue todo un éxito, en la medida que habiéndose impuesto la ANH la meta de recibir ofertas por parte de las empresas habilitadas previamente (38) sobre el 30% de los bloques, este porcentaje se aproximó al 28%, en momentos en que aún resta el “repechaje”, dado que una vez se publique la lista definitiva de las empresas favorecidas con los 26 bloques que serán objeto de adjudicación el próximo 11 de agosto, en ese momento se abrirá el espacio para que las empresas habilitadas puedan hacer sus ofertas sobre aquellos bloques declarados como desiertos, de modo que podemos afirmar que sólo entonces se dará por concluida la Ronda y se sabrá su resultado definitivo.

De hecho, varias empresas de las que participaron en la puja manifestaron en el marco de la Sexta Conferencia Oil & Gas, auspiciado por la ANH, que estaban interesadas en presentar sus propuestas por al menos tres bloques adicionales. Recordemos, que en la Ronda 2012 se llegó al 30%, del cual no estamos lejos esta vez y aunque en el 2014 este porcentaje de éxito se elevó al 40%, ello se dio cuando el sector minero-energético estaba en la cresta de la ola de su auge, el cual desde entonces empezó a decaer encontrándonos hoy en lo que yo he llamado el 'cuarto menguante' de dicho auge.

Además, es de destacar los 11 bloques en los cuales hay yacimientos ya descubiertos pero por desarrollar, luego de que fueron revertidos, fueron literalmente rapados, lo cual se explica porque la apuesta por ellos es por su puesta en producción en un corto plazo. Vale la pena ponderar la colocación de 5 áreas costa afuera (off shore), toda vez que con ello Colombia está dando un salto gigante en la exploración en aguas profundas.

Ecopetrol, asociada con la multinacional Shell, se hizo a uno de esos bloques, mientras los planes de la estadounidense Anadarko son ambiciosos. Así lo prueba su oferta, que contiene la más agresiva campaña de exploración corriendo 20.000 kilómetros de sísmica 3D (equivalente a 32.000 2D), en momentos en que el país se ha fijado como meta, para todo el 2014, correr 24.000 kilómetros. Con esta Ronda se está ampliando la frontera para la búsqueda y hallazgo de más reservas de hidrocarburos, que es lo que necesita con urgencia Colombia.

En cuanto a los yacimientos no convencionales, hubiéramos deseado que el numero de bloques sobre los que se ofertó hubiera sido mayor. No obstante este es un nuevo continente, y apenas estamos asomándonos a él habida cuenta de que sólo ahora se apresta el país a utilizar la nueva tecnología de la estimulación hidráulica para extraer el crudo atrapado en los esquistos, razón por la cual las empresas son mucho más cautas en este caso, tratándose de yacimientos convencionales.

Pero, además, es de advertir que 16 bloques que fueron adjudicados en las rondas anteriores para yacimientos convencionales están ahora migrando hacia el desarrollo no convencional, amén de 5 más, estos sí no convencionales, que aunque fueron adjudicados como tales para su exploración, esta no se había dado a la espera de la normatividad técnica y ambiental con la que sólo ahora se cuenta.

De modo que, en la práctica, al cierre de esta Ronda tendremos por delante no uno sino 22 bloques de yacimientos no convencionales en la mira de las empresas petroleras, las cuales le están apostando a los promisorios campos con gran prospectividad petrolera en Colombia, y entre las que se encuentran se cuentan compañías con gran reconocimiento como Ecopetrol S. A., la noruega Statoil, Repsol, Shell, Exxon Móbil, Chevron y Anadarko, entre otras. Y la inversión comprometida en este propósito no es de poca monta, estamos hablando del orden de los US $1.400 millones entre el programa exploratorio mínimo y el adicional.

 

Amylkar D. Acosta
Ministro de Minas y Energía

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado