Los grandes desafíos de las ciudades del futuro

Históricamente, las urbes han sido las fuerzas motoras del desarrollo económico y social, centros para la industria, el comercio, la concentración de la riqueza y el poder político.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
agosto 05 de 2014
2014-08-05 01:04 a.m.

Hoy, más de la mitad de la población mundial vive en ciudades y, en dos décadas, casi el 60 por ciento de los habitantes del globo vivirá en zonas urbanas. El crecimiento urbano es más rápido en los países en desarrollo, donde las capitales ganan una media de 5 millones de residentes cada mes.

Este crecimiento exagerado de las comunidades urbanas es una de las tendencias demográficas más importantes del siglo XXI y será la propensión de cara al futuro.

En este futuro, será necesario dar respuesta a los mismos problemas con los que se han enfrentado hasta ahora las ciudades, pero magnificados (transporte y movilidad urbana, seguridad urbana, gestión de residuos, consumo de energía), y a los nuevos retos asociados al crecimiento de la población que les tocará de lleno (gestión del talento, de la innovación, sostenibilidad social, gobierno abierto), sin descuidar sus responsabilidades del ‘día a día’ (atención ciudadana, trámites, e-administración, colaboración interadministrativa).

Históricamente, las ciudades han sido las fuerzas motoras del desarrollo económico y social, centros para la industria, el comercio, la concentración de la riqueza y el poder político. Han ayudado también a que haya mayores ingresos, mejor salud, mayor alfabetización, mejor calidad de vida, acceso a la información, la diversidad, la creatividad y la innovación.

Entre otros factores, pero, sobre todo, en el actual contexto socioeconómico, las ciudades y sus respectivos gobiernos se enfrentan a problemas diferentes, que les están obligando a adaptarse a las nuevas tendencias:

* Los ciudadanos exigen a su gobierno local una administración que se ajuste a sus necesidades y a la prestación de servicios públicos de calidad. Citizen-centrismo: hay que dar a los ciudadanos un papel activo e involucrarlos en los procesos de las ciudades.

* El actual sistema democrático y de gobierno se encuentra bajo una creciente ola de desconfianza, además, la población está deseando participar en dicho sistema. Cada vez son más los que piden una administración más transparente y participativa.

* Las ciudades están ganando peso en la economía mundial. A futuro, habrá muchas metrópolis con un Producto Interno Bruto superior al de algunos países. En consecuencia, las ciudades tenderán a competir entre sí, reduciendo (o complementando) el papel de los Estados.

* Especialmente en los países desarrollados se espera que la economía evolucione de una producción posindustrial a la economía basada en el conocimiento. Esto afectará de manera importante el contexto económico de las capitales.

* No debemos olvidar que las ciudades en su conjunto se han convertido en la tercera entidad más contaminante del mundo, después de Estados Unidos y China. Siendo una parte importante del problema, significa que poseen también las claves para solucionarlo.

* También es un hecho que las capitales se han transformado en un consumidor insaciable de recursos y la gente cree que los ‘males’ ambientales son el precio que se debe pagar por los ‘bienes’ económicos.

En la actualidad, podemos considerar a las ciudades como los principales motores económicos en muchos casos. Sin embargo, a partir de ahora tendrán que ser especialmente capaces de estimular, dirigir su red de negocios e identificar el camino que se traduzca en creación de empleo y prosperidad (crecimiento económico y sostenibilidad social y ambiental).

Para ello, hay que facilitar la creación y consolidación de los negocios y promover ideas ingeniosas, invenciones e innovaciones para asegurar que las ciudades sigan siendo los principales centros de creatividad y progreso (economía del conocimiento), sin llevar al límite al planeta y el consumo de sus recursos.

En consecuencia, la creación de redes junto con la cooperación internacional influirá en las nuevas líneas estratégicas de la ciudad y se convertirán en activos principales para alcanzar una mayor competitividad dentro de este nuevo marco.

En definitiva, el mundo en la actualidad es más una cuestión de ciudades que de países. Una capital como Londres tiene más en común con Nueva York que con cualquier urbe británica pequeña.

Rubén Cánovas
Consultor senior de Smart Cities de everismart.

 


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado