‘Hay que eliminar distorsiones que afecten el TLC europeo’

Kenneth Clarke, exministro de Hacienda del Reino Unido, quien lideró la segunda misión empresarial a Colombia en menos de tres meses, dijo que su país puede apoyar en inversión privada en infraestructura.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
marzo 02 de 2015
2015-03-02 12:54 a.m.

“Tenemos que presionar para que se elimine todo tipo de distorsión comercial” que pueda afectar el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Colombia, aseguró en entrevista a Portafolio el exministro de economía británico sin cartera, Kenneth Clarke, quien encabezó la semana pasada la segunda misión de empresarios de su país a Colombia en menos de tres meses.

Clarke, quien no venía al país desde hace unos veinte años, identificó lo que, a su juicio, son los retos en la relación bilateral colombiano-británica, poniendo énfasis a temas como infraestructura colombiana, en el cual consideró que los empresarios de su país podrían hacer buenos aportes.

El veterano político británico de 74 años se retiró en agosto pasado de la vida pública, pero se vio tentado a encabezar una misión comercial de la Cámara de Comercio de Londres, por considerar que Colombia es “un socio comercial extremadamente importante para el Reino Unido, además de ser un aliado estratégico” para su país.

¿Por qué decidió aceptó encabezar la misión empresarial a Colombia?

Como ministro de Hacienda estuve involucrado en afianzar exportaciones británicas, concentrándome en los mercados emergentes fuertes. Pero hemos subestimando las relaciones comerciales. No nos hemos mantenido al ritmo de la globalización de la economía y el surgimiento de nuevos poderes económicos. Yo encabecé misiones comerciales con Brasil y China, con ambos países vamos muy bien. Pero tenemos que dar alcance a nuestros amigos latinoamericanos. Y, cuando me pidieron venir a Colombia, no lo dudé. Yo sigo lo que pasa en el país y sabía que le está yendo extremadamente bien. Había tenido muchas conversaciones con empresarios británicos sobre la necesidad de darle mayor énfasis a la relación comercial con Colombia, que es un socio comercial extremadamente importante para el Reino Unido, además de ser un aliado estratégico para nosotros.

¿Qué busca su país y sus empresarios con este tipo de misiones?

Colombia ha ido mejorando en forma constante de hace 20 años para acá y es importante que los británicos estemos atentos a esto. Estamos muy interesados en sacar el mayor provecho al tratado de libre comercio entre Colombia y la Unión Europea. El asunto es que, tanto Colombia como el Reino Unido, se beneficiarán del tratado. Ambas regiones estamos en una situación de ‘win-win’ o ganar-ganar.

Para nosotros es importante atraer las importaciones desde Colombia, así como las inversiones colombianas. Lo que buscamos los británicos es contrarrestar cualquier obstáculo que afecte esa relación. Igualmente, nuestros empresarios están muy interesados en entrar al mercado colombiano y aprovechar las ventajas que ofrece Colombia.

¿A qué temas le quiere poner énfasis?

Ya que tenemos el TLC, quisiera que trabajáramos en presionar para que se eliminen las distorsiones en el comercio en ambas direcciones. Los británicos estamos genuinamente abiertos al libre comercio y las inversiones.

Somos un país democrático y amigable, y somos defensores del imperio de la ley y queremos que sobre esa base se produzcan los contratos con Colombia.

¿Qué le pediría a Colombia?

Si Colombia quiere seguir creciendo y desea tener una posición sólida en el mercado global, el Reino Unidos representa una gran oportunidad para ello.

¿Qué áreas puedan afectar ese objetivo de reforzar el comercio bilateral?

En la delegación británica, hay una coincidencia en la necesidad del tema de infraestructura, por supuesto. Colombia necesita invertir fuertemente en ese sector. El país tiene un problema fiscal por cuenta de la caída de los precios del petróleo, que a mi modo de ver no es tan serio. Nosotros mismos estamos acostumbrados a tener crisis fiscales con frecuencia y ahora mismo tenemos una crisis. Somos de los gobiernos que de vez en cuando perdemos disciplina fiscal. Por eso, que ustedes tengan dificultades fiscales no me sorprende.

¿Qué pueden aportar ustedes en el tema de infraestructura?

La asociación con el sector privado en el área de infraestructura es la opción adecuada y en eso Colombia está haciéndolo muy bien.

Nosotros inventamos el esquema de inversión privada en infraestructura y otros países nos han seguido en eso. Y es una de nuestra oferta de inversión británica en Colombia.

¿Cuál ha sido el secreto para que el Reino Unidos haya superado la crisis financiera del 2008?

Hemos logramos revertir la situación con la combinación de disciplina fiscal con reformas económicas liberales, inversión en infraestructura, apertura a la inversión y el comercio extranjero, reforma educativa, entrenamiento de mano de obra. Y, el objetivo no es solo salir a flote de la crisis y volver a la vieja normalidad, sino construir una economía moderna y balanceada, que sea verdaderamente competitiva en el mundo global del futuro, frente a Asia, América Latina y Estados Unidos.

El Reino Unido tiene elecciones de Primer Ministro en mayo. ¿Qué se puede esperar de ese proceso?

Se podría decir que este el proceso electoral es el más difícil de la historia moderna de nuestro país. Por primera vez, los dos partidos tradicionales no controlan el sistema político británico y no puede encabezar la mayoría para ganar una elecciones. Eso puede resultar en un sistema multipartidista, donde nadie tiene el poder absoluto y gobernar puede ser difícil.

¿Cómo podría afectar a Colombia esos cambios en la política británica?

Podría casi asegurar que, cualquiera que sea la inclinación del nuevo gobierno en el Reino Unido, se mantendrá la misma política de amistad e interés económico y comercial.

María Victoria Cristancho

Subeditora

marcri@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado