No hay región buena para todo… hay que especializarse

El éxito empresarial depende de la calidad del entorno donde se desarrolle. Los distritos industriales y los ‘cluster’ aprovechan las oportunidades de las redes y crean cadenas de valor de productos. A esto se agrega que la competencia demanda empresas flexibles, resistentes de fácil adaptación.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
enero 29 de 2015
2015-01-29 04:07 a.m.

Las regiones y sus empresas son las que compiten en el entorno global. Ya no son los países los que compiten, la mayoría de las regiones en Colombia no tiene un buen número de empresas en tamaño pero sí potenciales en crecimiento e innovación. La competitividad es un medio para alcanzar un propósito, como lo afirma Rosario Córdoba Presidente del Consejo Privado de Competitividad, el propósito de lograr un país más equitativo, con mayor ingreso per cápita y empleo, y con un sector productivo más innovador, diversificado y sofisticado.

A nivel mundial las principales herramientas para aumentar la productividad se asocian a la especialización y a contar con territorios y regiones más autónomas y autosostenibles, buscando que estas se desarrollen económicamente entorno al sector que consideran ser buenos, utilizando figuras como la creación de zonas industriales que fomenten un sector en particular, contar con programas educativos especializados, crear cadenas productivas y desarrollar sus proveedores, configurando clusters y creando parques tecnológicos, donde se propicien condiciones de educación, infraestructura y competencias laborales que son requeridas por un sector específico en el cual una región quiere sobresalir y competir, ¿y para qué es buena competitivamente cada región?

El no depender tanto de las exportaciones de los hidrocarburos y la minería se ha convertido en un reto para Colombia. Es vital diversificar y trabajar en llegar a nuevos mercados con más productos diferentes a los commodities (productos primarios).

Hoy, los países desarrollados organizan sus territorios acorde a la identificación de fortalezas que tienen sus localidades para propiciar la instalación de distritos industriales, parques tecnológicos e industriales y clusters en los sectores económicos en cuales se consideran buenos. Es innegable la relación directa que existe entre la concentración de empresas en una región frente a su mayor capital social y económico generado por la industria y el comercio, ¿en Colombia se maneja este tipo de planificación territorial?

No podemos ser fuertes en ciertos sectores si no renunciamos a otros donde no somos competitivos. Los países desarrollados han efectuado estas renuncias y han especializado sus territorios. “El que mucho abarca, poco aprieta” dicen los abuelos. Colombia no debe ser la excepción para identificar en qué puede ser bueno a nivel mundial. Por esto el Gobierno diseñó el Plan de Transformación Productiva (PTP), donde se identificaron 20 sectores estratégicos para abrirles paso a la diversificación de nuevos productos nacionales en los mercados externos, y mantenerse en los internos, sectores en donde se orientará el apoyo con recursos y condiciones de diferentes entidades del gobierno. Las actividades productivas en las que Boyacá puede tener verdaderas oportunidades dentro de la lista definida por el PPT son: metalmecánico, hortofrutícola, siderúrgico, turismo de bienestar y naturaleza, lácteos y software y tecnologías de la información.

Crear una visión común e identificar los sectores con buenos resultados o con alto potencial en cada departamento es el primer paso, “más vale pájaro en mano que cien volando”, todos debemos colaborar para que estas potencialidades se vuelvan una realidad, la tarea es desarrollar los siguientes retos.

El crecimiento de la formalidad empresarial, de la asociación y colaboración entre empresarios, que los emprendimientos sean por oportunidad y no por necesidad, que el Sena y la Universidad ofrezcan un talento humano especializado y pertinente en estos sectores, donde se cubran efectivamente las necesidades del mercado laboral, también se requiere que los gobiernos locales expidan y promuevan normas tributarias y regulatorias que incentiven la inversión pública y privada en estos sectores.

“Saber priorizar es saber gestionar”. Boyacá es de los departamentos menos especializados y en donde creemos ser buenos para todo, estamos en un territorio mediterráneo con barreras naturales, lejano a los puertos que dificulta la exportación para aprovechar los TLC, pero cercano a Bogotá, principal mercado interno con cerca de 8 millones de consumidores.

Las micro y pequeñas empresas no poseen grandes recursos ni las capacidades para adoptar estrategias de forma individual, por lo que es aquí donde las estrategias de agrupación en redes empresariales, la asociatividad y la cooperación son fundamentales, para competir y llegar a nuevos mercados.

Gran parte del éxito empresarial depende de la calidad del entorno donde se desarrolle, los distritos industriales y los cluster aprovechan las oportunidades de las redes y crean cadenas de valor de los productos. A esto se agrega que la competencia demanda empresas flexibles, resistentes y capaces de adaptarse rápidamente. Sin embargo, como son pocas las compañías que pueden reunir todos los elementos para el éxito, la cooperación y la especialización empresarial es hoy la clave para crear nuevas herramientas y oportunidades.

José Orlando Manosalva Rodríguez

Presidente Ejecutivo Cámara de Comercio de Duitama

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado