La importancia de los clúster logísticos

Cuando las empresas trabajan juntas, crean un mercado más grande y de mayor valor que el que podrían crear trabajando por separado.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 02 de 2014
2014-12-02 05:02 a.m.

Cuando las economías se someten a procesos de internacionalización, hacia su interior siempre se despiertan las ideas de desarrollo grupal, con lo cual se busca promover la evolución dinámica del intercambio comercial que proponen los esquemas de globalización. Con esto lo que se quiere es proponer nuevas iniciativas para ser más competitivos en el mercado global.

Por todos es conocido que estos fenómenos aperturistas de las últimas décadas han forzado cambios en los esquemas de distribución, generando la movilización de los centros de consumo hacia lugares donde los costos de producción son más bajos con el fin de posicionar mejor los productos en los mercados internacionales.

Cuando hablamos de competitividad y desarrollo grupal, necesariamente tenemos que referirnos a los clusters. Ese grupo de empresas que unidas con base en elementos comunes y externalidades, ubicadas geográficamente, interrelacionadas y asociadas en un campo particular, buscan aumentar su productividad, reducir costos, promover la innovación, estimular el ingreso de nuevas empresas y, lo más importante, generar sinergias entre ellas mismas, a fin de cumplir con el precepto de la competencia que dice: cuando las empresas trabajan juntas, crean un mercado más grande y de mayor valor que el que podrían crear trabajando por separado.

Desde este punto de vista encontramos variados tipos de clúster a nivel internacional, a saber: Clúster de Conocimiento, Minero, de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y de Logística y Movilidad, por mencionar algunos. Es en este último donde se sustentan muchos aspectos de la competitividad de los países por la coordinación y enlace de empresas que realizan sus actividades en torno a la cadena de suministro y la cadena logística internacional, lo cual integra de manera directa todo lo relacionado con la movilidad de personas, equipos, mercancías, uso de infraestructuras, entre otros elementos.

En el país se mira a los clúster como algo novedoso, pero en otras partes de mundo existen con una trayectoria importante dentro de los que se pueden mencionar a: Silicon Valley en Estados Unidos, el Kista Science City en Suecia, los de Irlanda (informática, electrónica y farmacia) y los poderosos clusters que se encuentran en Bangalore - India; los cuales a través de los años han impulsado el crecimiento, el empleo, han impulsado la innovación y la investigación, y han ayudado a crear valor dentro de la cadena de suministro.

Pues bien, con base en estos antecedentes y desde la expedición del Conpes 3547, que estableció la Política Nacional de Logística, Colombia viene trabajando en colocar sus indicadores logísticos en estándares internacionales con el objetivo claro de posicionar competitivamente la mayor cantidad de productos a nivel internacional. En este orden de ideas, la nación ha firmado múltiples acuerdos y tratados comerciales: está adelantado inversiones en infraestructura, ha iniciado la modernización del régimen regulatorio para hacerlo más competitivo, así como el financiero. Todo con el fin de convertir al país en un gran centro logístico, y así poder aprovechar, realmente, la ubicación estratégica que posee.

Toda esta apuesta logística en la que se encuentra encaminado el país está sustentada en los principios básicos de los clusters, que parte de la transformación de cada uno de estos elementos a fin de estimular la diversificación del aparato económico y fomentar la innovación.

La tarea no es nada sencilla si vemos las estadísticas, por ejemplo: el país solo cuenta con 900 kilómetros de dobles calzadas con las que conecta sus cinco principales puertos con los centros de consumo, mientras que Chile, uno de nuestros socios comerciales de la Alianza Pacífico, cuenta con 1.500 kilómetros y 32 puertos.

A esto se le debe sumar el rezago de más de 20 años en el desarrollo vial, con casi dos décadas sin inversiones mayores en los sistemas férreo y fluvial, lo que explica el haber perdido 33 posiciones en los niveles de competitividad a nivel internacional, de acuerdo con las cifras entregadas por el Banco Mundial, al pasar del puesto 64 al 97 en el Doing Business, lo cual se refleja en los costos que maneja el país para exportar sus productos. Nomás el enviar al exterior un contenedor cuesta en Colombia US$2.255, mientras que en Perú, otro de nuestros socios, esa misma operación tiene un valor de apenas US$ 890.

Ante estos hechos, en materia de infraestructura el país se encuentra estructurando para los próximos años una gran cantidad de proyectos que ha denominado de cuarta generación de concesiones 4G, que suman aproximadamente 8.917 kilómetros, obras que se estiman podrán verse en aproximadamente seis años.

Mientras esto sucede, el país debe empezar a desarrollar los elementos básicos de los que disponen las economías para poder competir en los mercados globales, que a través del conocimiento buscan el desarrollo de la innovación tecnológica como punto de partida de la competitividad industrial. Es por ello que se hace importante que el país siga apoyando la conformación de clusters, porque a través de ellos se podrá integrar a las empresas, instituciones (universidades y centros tecnológicos) y administración que dentro de sus objetivos están la innovación tecnológica y la internacionalización.

En estos momentos, cuando la volatilidad económica mundial potencia la competitividad de los países, resulta vital impulsar con mayor determinación y compromiso los clúster de Logística de Transporte Internacional, que a través del articulamiento de diversas actividades se pueda eficientizar y reducir el tiempo y los costos en el almacenamiento, manipulación y distribución de mercancía, donde cada actor de la Cadena Logística sea responsable de la coordinación de su logística internacional. Esto traerá ventajas tales como: el aumento de la disponibilidad de proveedores, mejoras en la colaboración, el intercambio de información y de conocimiento, contar con recurso humano especializado, el enlace con centros de formación y capacitación, unos niveles de servicio más eficiente y más competitividad.

Andrés Castellanos
Profesor de la Escuela de Negocios de Uninorte
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado