El incierto destino del dólar

Con las cantidades de deuda que proyecta emitir Estados Unidos, lo peor que le podría pasar es que s

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 27 de 2009
2009-05-27 11:51 p.m.

Uno de los temas más destacados durante la reciente visita del presidente 'Lula' a China, fue el principio de acuerdo con el presidente Hu Jintao para remplazar el dólar como la moneda de comercio bilateral por el real y el renminbi.

Aunque el acuerdo aún está bastante crudo ya se anticipa que Henrique Meirelles, presidente del Banco Central de Brasil y su homólogo chino Zhou Xiaochuan, se reunirán para retomar el diálogo con miras a buscar un mecanismo que le permita a Brasil comprar productos chinos en reales y a China comprar productos brasileños en renminbi.

Lo curioso de este acuerdo es que Xiaochuan y otros altos funcionarios de Beijing han propuesto cambiar el dólar como moneda de reserva, debido a los riesgos que la agresiva política fiscal y monetaria impulsada por la Casa Blanca puede tener en el precio de la moneda norteamericana.

En pocas palabras lo que parecería como un 'extraordinario acercamiento comercial', ha sido interpretado como una señal política sobre las preocupaciones de los famosos Brics (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica) frente al futuro de la apetecida divisa verde.

Las preocupaciones aumentan y las circunstancias indican que el dólar se puede convertir en la principal víctima del plan anticrisis promovido por el presidente Obama y el presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke. La razón obedece a que la recuperación del crecimiento en E.U. estará acompañada por bajas tasas de interés, grandes volúmenes de endeudamiento y expectativas de inflación de mediano y largo plazo. Fuera de eso, si la confianza en otros mercados mejora, el apetito por riesgo y mayores márgenes hará que los inversionistas se desplacen a otros activos en busca de más rentabilidad.

De otro lado, los mercados han empezado a mostrar síntomas de nerviosismo con relación a la sostenibilidad fiscal de algunas de las economías más grandes. Las últimas medidas tomadas por las agencias calificadoras frente a Japón y el Reino Unido, han hecho que muchos inversionistas vean probable un deterioro de la calificación crediticia de E.U., obligándolos a buscar refugios 'seguros'. Quizás eso explique entre otras, porqué el precio del oro sigue en alza.

Aunque el Secretario del Tesoro ha dicho que a E.U. le interesa un dólar fuerte, las decisiones de política siguen generando dudas. Algunos analistas con suspicacia consideran que el debilitamiento del dólar hace parte de una estrategia orientada a prevenir deflación y reducir el déficit comercial.

En la actualidad China posee el 25 por ciento de la deuda externa norteamericana. Los responsables de la política económica en Beijing sienten que los ahorros de su país están siendo usados para rescatar 'grandes' bancos con riesgos de insolvencia y expandir agresivamente el gasto público. El Gobierno mandarín es consciente que E.U. se endeuda en su propia moneda y que la inflación puede ser una tentación para licuar el peso relativo de la deuda a expensas de sus acreedores.

Con las cantidades de deuda que proyecta emitir E.U., lo peor que le podría pasar es que sus principales acreedores pierdan la confianza en el dólar. Mantenerla demandará una agenda fiscal y monetaria sostenible y por supuesto creíble, para los próximos años. Si China no llega a un acuerdo de coordinación monetaria con Washington y deja de creer en el dólar, la divisa sufrirá una gran depreciación que llevará a que justos paguen por pecadores. 

ivanduquemarquez@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado