La industria colombiana

Si el Gobierno tuviera en cuenta las consideraciones sobre las bondades del gas, el sector industrial podría llegar a tener unos menores costos de suministro.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
febrero 06 de 2013
2013-02-06 11:56 p.m.

El panorama que se cierne sobre el sector industrial colombiano no es bueno. La realidad es que varios factores están afectando su productividad. El primero de ellos, indudablemente, es la revaluación del peso.

En el 2009, por cada dólar se recibían 2.500 pesos; hoy, por ese mismo dólar se reciben 1.800 pesos. Lo anterior significa que la moneda local, entre estas dos fechas, se ha apreciado 38 por ciento. Si a lo anterior le agregamos un segundo factor: cual es la apertura comercial con países con economías que no son complementarias con la colombiana, la realidad es que es imposible recuperar la competitividad industrial mientras no se dé un cambio en estos dos frentes. 

Las estadísticas de reducción del PIB Industrial y el aumento de las importaciones de bienes así lo reflejan. A pesar de lo anterior, muchos pretenden señalar los costos energéticos como los únicos responsables de la crisis industrial. 

Ante estos señalamientos, quisiera en este escrito hacer una reflexión sobre los costos del gas natural, un insumo esencial en muchos de los procesos industriales.

1- Las industrias colombianas pagan por el gas natural un valor que obedece a una metodología de costos que se establece por parte de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg). El costo del gas es la suma del valor del mismo en boca de pozo, más el transporte por gasoducto a la ciudad de consumo, más el uso de la red de distribución para llevarla hacia el lugar donde están ubicadas las plantas. 

Con la aprobación de la nueva metodología (que está a consideración de la Creg, le hemos insistido al Gobierno que flexibilice la canasta de precios y nos permita mejorar la estructura de costos para atender el sector industrial. Así funciona la reglamentación en muchos países.

2- Para que lo anterior opere se requiere contar con gas en boca de pozo, a precios competitivos. De lo contrario, a pesar de los esfuerzos que se realicen por parte de los distribuidores, será imposible llegar con costos razonables a los industriales. En este momento, también se encuentra a consideración de la Creg una resolución que regula el proceso de comercialización de gas en boca de pozo. 

La fórmula propuesta por el organismo regulador va en contravía del propósito mencionado. Se pretende subastar el gas, sin hacer previamente un balance entre oferta y demanda, anticipándose a la posibilidad de hacer negociaciones bilaterales entre los productores y los distribuidores de gas. 

La iniciativa de la Creg impedirá llegar con precios competitivos a los industriales. Le hemos propuesto al organismo mantener el mecanismo establecido en la resolución 118 de 2011. Allí se definió que previamente a la negociación, se realizaría un balance entre oferta y demanda para determinar los volúmenes disponibles y demandados de gas natural. Gracias a este esquema, se lograron en el año 2011 formar precios eficientes, que permitieron atender todos los sectores de la demanda.

3.- En Colombia, dependiendo de la región, existen dos precios del gas en boca de pozo. En los yacimientos de Cusiana y Cupiagua, el precio es libre. En cambio, los precios de los yacimientos de La Guajira están regulados con una fórmula que los vincula al precio del fuel oil. El Ministerio de Minas ha llevado a la Creg una propuesta de desmontar el precio regulado. La resolución final no ha sido aprobada. 

La pregunta es: ¿con esta sola medida se va a lograr tener gas a menores precios en la costa Caribe? No necesariamente. Lo que lleva a una reducción de precios es el aumento de la oferta de gas por parte de distintos proveedores. Hoy existe la posibilidad de producir cerca de 100 millones de pies cúbicos diarios adicionales de gas en el Departamento de Sucre, que por falta de capacidad de transporte no es posible llevarlos a los mercados de la costa. Y ahí tiene una gran responsabilidad la Creg, con la aprobación de las tarifas de transporte de gas. Circunscribió el aumento de la capacidad del gasoducto entre Cartagena y Sincelejo a una serie de análisis y estudios que van a demorar la ampliación del mismo. Más grave aún, por la fórmula aprobada, el gas de Sucre entrará al mercado mucho después de que se lleve a cabo la comercialización del gas de La Guajira, impidiendo que este mayor suministro incida en un menor precio del gas.

4 - Justo es reconocer el esfuerzo del Gobierno Nacional y el Congreso en la reducción del costo del gas, al asumir mediante la ley 1450 de 2011, el valor de las contribuciones para subsidios, que los industriales pagaban en las tarifas del gas. Esta medida redujo los costos anuales del gas a los industriales en cerca de ochenta mil millones de pesos.

Si el Gobierno Nacional tuviera en cuenta las consideraciones y las propuestas enumeradas, en el corto plazo, el sector industrial podría llegar a tener unos menores costos de suministro de gas. 

Eduardo Pizano / presidente Asociación Colombiana de Gas Natural 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado