Innovación ambiental, para el desarrollo empresarial

Los gobiernos tendrán que apoyar los esfuerzos de innovación ambiental que intenten los empresarios. Si se trabaja conjuntamente de esa forma, se irá en el camino correcto para encontrar el desarrollo sostenible para beneficio de todos.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
julio 01 de 2014
2014-07-01 02:49 a.m.

Nunca antes en la historia empresarial, las compañías habían asumido un compromiso más extenso de responsabilidad corporativa. Pero al mismo tiempo, no existen antecedentes del alto nivel de denuncias sobre su responsabilidad en los problemas sociales, ambientales y económicos.

La legitimidad y la confianza en las empresas ha caído a niveles sin precedentes y se las culpa como las principales causantes de las fallas de la sociedad. En consecuencia, los gobiernos cada vez toman más medidas que van en contravía de la competitividad de las organizaciones. ¿Qué está pasando?

Desde la presentación del informe Brundtland de la ONU, en la segunda mitad de los años 80’s, la comunidad económica empezó a trabajar en lo que se denomina el triple desempeño, que exhorta a las organizaciones a generar resultados simultáneos desde el punto de vista financiero, social y ambiental, como una forma concreta de lograr la sustentabilidad a largo plazo.

Este tipo de sostenibilidad obliga a mirar en forma más amplia hacia el futuro y a entender que los verdaderos clientes de una firma no son solo aquellos que compran sus bienes y servicios, sino toda la gente cuya vida se ve afectada por los actos de la compañía.

Con alguna lentitud y muchas veces a regañadientes, las organizaciones han tratado de cumplir con estos nuevos preceptos. Y se dice que sin mucho entusiasmo, porque el empresario ha supuesto que el cumplimiento de las responsabilidades sociales y ambientales representan a la vez, un costo y una talanquera para poder competir.

Se cree que pagar impuestos por la contaminación es un sobre precio para la empresa o que la gestión de reducción de los deshechos incrementa el coste de producción.

Y aquí surge la causa de las discordancias: la sociedad, con razón, presionando por que las compañías se responsabilicen de sus actos y, las empresas, con no menos razón, aspirando a no incrementar sus gastos a riesgo de quedar excluidos de los mercados hostiles del siglo XXI.

El secreto del acuerdo está en la innovación. En lugar de tratar de disminuir el impacto ambiental y reducir el uso de materiales y servicios que generan contaminación y desperdicios, el sector empresarial debe impulsar las investigaciones necesarias para ubicar nuevos materiales y encontrar nuevas opciones de producción que generen valor ambiental, que a la vez estimulen la productividad.

Sobre este particular, exploraciones recientes han encontrado algunas formas sencillas de consumir más y contaminar menos. Veamos:

1. El diseño debe utilizar el mínimo número de distintas materias primas. Así será más fácil reciclar. No olvide: la sencillez es la máxima perfección.

2. Conozca sus materiales ‘amables’ con el medio ambiente y trabaje solo con ellos. La pregunta que debe resolver el empresario es: ¿qué diseño se ajusta a nuestras especificaciones de producto utilizando los materiales que ya aprobamos?

3. Aprenda de la naturaleza: cuando un organismo muere, la biosfera recupera sus materiales y los reinserta en sus procesos de producción. ¿Por qué la empresa no puede hacer lo mismo? Si se logra, se llegaría a la ansiada meta del ‘cero desperdicio’.

4. La tarea del reciclado es probablemente la etapa más importante de la cadena de valor de su empresa: convertirá el desecho en materia prima y a sus clientes en proveedores directos, dándose de inmediato la fidelización de estos últimos.

Los directivos deben entender que invertir en responsabilidad social y ambiental no es un uso irresponsable del dinero de los accionistas. Los gobiernos tendrán que apoyar los esfuerzos de innovación ambiental que intenten los empresarios. Si se trabaja conjuntamente de esa forma, se irá en el camino correcto para encontrar el desarrollo sostenible para beneficio de todos.

Inalde
Escuela de negocios
Universidad de La Sabana

 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado