Inspiración común

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
julio 26 de 2013
2013-07-26 10:37 p.m.

¿A dónde acude en busca de inspiración?

Tomas Jonsson

La mayoría de los emprendedores sueña con tener una idea que cambie el mundo; con una inspiración que llegue en un instante, como Sir Isaac Newton y su manzana, y resulte en un negocio que transforme a una industria.

Y algunas ideas se me han ocurrido de la nada, como si alguien hubiera encendido un interruptor de luz, pero he aprendido con el tiempo que la formulación de la mayoría de las buenas ideas requiere de mucho más tiempo y que las mismas son el resultado de la observación constante.

Mis mejores fuentes de inspiración provienen de las frustraciones cotidianas con que me topo en el trabajo y en mi vida personal.

Simplemente tomar nota de ellas puede conducir a ideas grandiosas, porque si se les da seguimiento y uno encuentra que puede ofrecer a los consumidores una solución mejor que las que hay actualmente en el mercado, pronto pudiera estar operando un negocio exitoso.

Cuando un grupo de amigos y yo dirigíamos la revista Student en los años 60, todos amábamos la música y no teníamos mucho dinero, y como sabíamos que muchos de nuestros lectores estaban en una posición similar, casualmente empezamos a ofrecer un servicio de discos de venta por correo en las páginas posteriores.

El servicio no era un caso de prueba para un negocio más grande –éramos demasiado experimentados en ese momento para tener tal idea– pero al cabo de muchos meses se volvió evidente que había una gran demanda entre nuestros lectores de un servicio de distribución de discos.

Estábamos ofreciendo a los estudiantes escasos de fondos una mejor oferta de la que podían conseguir en las tiendas, y no les importaba tener que esperar para recibir sus discos por correo.

El nuevo negocio que creamos, Virgin Mail Order Records, despegó rápidamente. Aunque la empresa casi se paralizó por una huelga postal en 1971, nuestro conocimiento sobre la fuerza del mercado nos dio el valor para seguir adelante.

Esa primera idea condujo al descubrimiento de más problemas, junto con la confianza de seguir hasta el final con nuestras soluciones.

Pronto abrimos nuestra primera tienda Virgin Records en Londres, la cual ofrecía a la gente un lugar para pasar el rato y hablar sobre música. Nuestros contactos en la industria de la música aumentaron, y cuando nos enteramos de que los músicos necesitaban un lugar donde hospedarse cuando estaban grabando un álbum y nadie parecía estar ofreciéndoselos, creamos el primer estudio de grabación residencial de Gran Bretaña, el Manor en el campo de Oxfordshire.

Después de que hicimos esa inversión, se nos acercó un artista joven y desconocido llamado Mike Oldfield, cuyo álbum exitoso, Tubular Bells, lanzaría nuestro sello discográfico. El resto es historia.

Eso no quiere decir que uno nunca tenga una inspiración repentina, pero no se puede predecir cuándo sucederá. Richard Reed, el co-fundador de Innocent Drinks, camina cada mañana a través de Shepherd’s Bush en Londres en su camino hacia el trabajo.

Un día notó que un letrero espectacular había sido cubierto con una fotografía hermosa, sin logotipo ni marca. La imagen permaneció por un mes antes de ser reemplazada, tiempo durante el cual Reed notó lo bien que se sentía después de verla cada mañana. Pronto se dio cuenta de que era algo que a mucha gente le encantaría ver y nació la idea de Art Everywhere.

El 10 de agosto, el proyecto de Art Everywhere inundará la nación con enormes reproducciones de obras maestras británicas clásicas exhibidas en carteles espectaculares, convirtiendo efectivamente al país en una gran galería de arte.

Patrocinadores corporativos rápidamente se afiliaron porque el proyecto incrementará el tráfico peatonal y destacará y embellecerá espacios que de otra manera no atraerían la atención.

La experiencia de Reed solo demuestra que incluso un traslado rutinario hacia el trabajo puede resultar en una idea grandiosa.

He mencionado antes en esta columna que siempre llevo un cuaderno a la mano para anotar las ideas para mejorar nuestras empresas; lo mismo aplica para iniciarlas. Cualquiera que sea la manera en que acostumbre registrar sus preguntas y observaciones, lo importante es volverlo una práctica, preferiblemente todos los días.

La curiosidad es una gran cualidad en un emprendedor: Como hay incontables problemas que resolver, todos estamos expuestos a muchas oportunidades diferentes a lo largo del día; todo lo que se debe hacer es darles seguimiento.

Si usted está buscando una idea para un negocio, considere lo siguiente: ¿Hay algo en el trabajo o en casa que le frustre? ¿Cuánto tiempo pasa resolviéndolo? ¿Hay una forma aún mejor de hacer las cosas? ¿Por qué no se ha hecho antes? Si la respuesta es “porque esa es la manera en que siempre se ha hecho”, ponga más atención. Tome notas.

 

Richard Branson

Fundador de Virgin Group y compañías como Virgin Atlantic, Virgin America, Virgin mobile y Virgin Active.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado