La integración verdadera no vive solo de intenciones

Mercosur constituye la iniciativa más exitosa de integración profunda y amplia que jamás sehaya emprendido en América del Sur.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 18 de 2013
2013-09-18 12:22 a.m.

La VII Cumbre de la Alianza del Pacífico, realizada en Cali, ha despertado un interés creciente. Al alegado carácter ‘concreto’, ‘moderno’ y ‘dinámico’ del grupo, se contrapondría la supuesta dimensión ‘retórica’, ‘obsoleta’ y ‘estancada’ del Mercosur.

Se afirma que este sería más un obstáculo que un catalizador del desarrollo. Sería mejor, dicen, hacer que el bloque retrocediera de unión aduanera a área de libre comercio e hiciera hincapié en la liberalización comercial y las inversiones con terceros, a ejemplo de lo que se propone la Alianza.

La realidad no se corresponde con esta percepción.

Los resultados del Mercosur son positivos, concretos y reales.

A pesar de la crisis económica del 2008, el desempeño del intercambio entre los países del Mercosur es superior al del comercio internacional: mientras los intercambios mundiales aumentaron 13 por ciento del 2008 al 2012 (para US$18,3 billones), el comercio intraMercosur creció más de 20 por ciento (para US$ 48 mil millones).

En los 22 años del Tratado de Asunción, el valor del comercio intraMercosur creció más de nueve veces.

En el 2012, el bloque se erigió como el cuarto destino de nuestras mercaderías. El Mercosur es un importante instrumento de expansión de las exportaciones, sobre todo de manufacturados.

La industria brasileña tiene el Mercosur como su mercado externo más importante: cerca del 90 por ciento de las exportaciones fue de manufacturados; hacia la Unión Europea, China y Estados Unidos, los porcentajes fueron del 36 por ciento, 5,75 por ciento y 50 por ciento, respectivamente.

Gracias a los acuerdos de liberalización comercial en la Asociación Latinoamericana de Integración, ya existe libre comercio entre Brasil y casi todos los países de América del Sur. La reducción a cero de los aranceles aduaneros ya es efectiva para el 99,9 por ciento de los productos con Argentina, el 98,4 por ciento con Uruguay, el 93,5 por ciento con Paraguay, y será del 91,9 por ciento con Venezuela en el 2019. Ya es del 99,9 por ciento con Chile, del 91,9 por ciento con Bolivia (previsión del 100 por ciento en el 2019), y llegará al 94,4 por ciento con Ecuador, al 99,8 por ciento con Perú y al 83,6 por ciento con Colombia, ese mismo año.

El Mercosur sigue comprometido también con la negociación de acuerdos extrarregionales. La apertura de mercados, sin embargo, de poco servirá si no va acompañada del aumento de la competitividad de la producción nacional, lo que le permitirá al sector productivo poder aprovechar efectivamente el acceso logrado.

El éxito del Mercosur también va más allá del terreno comercial. En la economía del bloque crecen las inversiones productivas entre países miembros y asociados. La perspectiva del mercado ampliado hace parte de las decisiones de expansión y de modernización de las empresas en los países miembros y en las naciones vecinas.

Para la reducción de las asimetrías entre los países miembros, el Mercosur dispone, desde el 2007, del Fondo para la Convergencia Estructural (Focem), el único mecanismo de financiación en América Latina con recursos íntegramente donados.

Los proyectos sometidos al Fondo deben fomentar la convergencia estructural, la competitividad o la cohesión social, en particular de las economías menores y regiones menos desarrolladas, y apoyar el funcionamiento de la estructura institucional y el fortalecimiento del proceso de integración.

Desde el 2007, se aprobaron 44 proyectos por un total de US$1,4 mil millones (US$ 982,5 millones pertenecientes al Focem). A ejemplo del Focem, la Alianza del Pacífico pretende constituir un Fondo de Cooperación con un valor anunciado de US$1 millón.

La importancia del Mercosur para la región se constata, asimismo, en la participación de la sociedad civil en el progreso de integración.

Desde el 2006, paralelamente a las cumbres de Jefes de Estado se realizan las cumbres sociales del Mercosur. Su prioridad actual es implementar el Plan de Acción para el Estatuto de la ciudadanía del bloque.

En lo que atañe a la libre circulación de personas, están vigentes en el Mercosur acuerdos de residencia y el convenio de seguridad social.

Todos estos avances reales y concretos en la construcción de un proyecto de integración profunda y multifuncional suscitan la aproximación de los demás países de América del Sur por medio de adhesión formal (Venezuela y Bolivia), incorporación a acuerdos originados en el Mercosur (Chile, Perú, Ecuador, Guyana y Surinam) y estrechamiento de las relaciones económicas y comerciales (Colombia).

Con Venezuela, el Mercosur pasó a integrar un área que representa en el 2012 cerca del 80 por ciento del PIB, 72 por ciento del territorio, 70 por ciento de la población, 58 por ciento de los ingresos de inversión extranjera directa y 65 por ciento del comercio exterior de América del Sur.

Estos números serán mucho más significativos cuando se concluyan los procesos por los que Bolivia y Ecuador se conviertan en miembros plenos del bloque.

El ingreso efectivo de Guyana y Surinam como países asociados también da fe del vigor del Mercosur.

Este bloque constituye la iniciativa más exitosa de integración profunda y amplia que jamás se haya emprendido en América del Sur. En los más de veinte años de progreso desde el Tratado de Asunción, logró sumar, a la expansión sustentada del comercio, las dimensiones económica, social y ciudadana, consagrando un proyecto común de prosperidad compartida en la región.

Ruy Pereira

Embajador del Brasil ante la Aladi y Mercosur

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado