Jugando con fuego

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
julio 25 de 2011
2011-07-25 02:20 p.m.

Lo único que puede contestar un analista financiero sensato, cuando le preguntan sobre cómo terminará el show mediático de la política norteamericana sobre el incremento del límite de la deuda, es: “pues tiene que terminar bien, porque el escenario alterno a que termine bien es tan ridículamente malo, que realmente es muy difícil de ponderar.” Me considero un analista sensato. Por lo tanto, aún pienso que lo más probable es que todas las fuerzas políticas del gobierno de Estados Unidos se logren poner de acuerdo para lograr evitar que EE. UU. y el mundo en general, sufran una catástrofe económica.

Ahora, solo por el “placer” de especular, que podría suceder en el mundo económico si los analistas “sensatos” nos equivocamos, y de verdad los líderes de EE. UU. simplemente no logran llegar a un acuerdo? Claramente, si no se llega a buen puerto, estaríamos entrando en terreno que nunca jamás hemos recorrido –este evento de estrés fiscal es mucho más pronunciado que el evento que se vivió en la mitad de los ‘90s, cuando el ex presidente Bill Clinton y el Congreso no pudieron llegar a un acuerdo y el gobierno federal dejó de funcionar por unos días.

Es importante reiterar que, pase lo que pase, es poco probable que el gobierno de los EEUU deje de pagar sus deudas con los mercados financieros en los primeros días de Agosto. Según estimaciones de Bulltick Capital Markets basadas en la información pública que proporciona la tesorería norteamericana, se espera que el gobierno federal reciba un flujo de caja de más o menos 175,000 mil millones de dólares durante el mes de Agosto, y se espera que el costo de intereses de la deuda será de alrededor de 37,500 millones de dólares durante el mes de agosto. Ahora, claramente el gobierno tendría que incumplir algunas de sus obligaciones diferentes al pago de la deuda, pues los gastos totales del gobierno federal norteamericano deberían llegar a USD $254,000 millones en el mes en cuestión.

Por lo tanto, el gobierno federal va a tener que decidir que ítems deja de pagar durante el mes. Las opciones son, por ejemplo, dejar de pagarle los salarios a los trabajadores del sector de salud, dejar de pagar las pensiones, o quizás hasta no pagar los salarios a los militares.

Obviamente esos retrasos tendrían inmensas consecuencias económicas y políticas sobre el país, ninguna de ellas positivas. Otro riesgo muy alto bajo este escenario es que las agencias de riesgo muy seguramente decidirán bajarle la calificación crediticia a Estados Unidos a 'AA', desde 'AAA'.

Ahora, especulemos que los líderes del país no logran ponerse de acuerdo para, digamos, Septiembre. Si ese escenario llega a suceder, ahí si se podría ponderar que el país dejaría de pagar la deuda pública. Las implicaciones de este evento serían catastróficas. Por ejemplo, gran parte del sistema interbancario mundial se basa en el préstamo de papeles de deuda pública norteamericana. Si por alguna razón los papeles de deuda de EE. UU. dejan de pagar intereses, los “márgenes” que se piden para negociar estos créditos se incrementarían violentamente, y este hecho implica que las tasas de interés para el dinero interbancario subirían de una forma explosiva, muy parecido a como lo hicieron después de la quiebra de Lehman Brothers. Mejor dicho, se infartaría completamente el mercado interbancario.

¿Como le pega este patético evento al ciudadano del común? Si se infarta el mercado interbancario no van a haber más créditos para financiar exportaciones o importaciones, no habrá más créditos para la educación, ni para la salud, ni para comprar casas, ni para comprar una máquina nueva. Y, como todos sabemos, si no hay crédito, no hay economía, no hay empleo, y, por lo tanto, se dispara la pobreza. No existe peor noticia económica a que EE. UU. incumpla un pago de deuda pública. Dios nos guarde de tener que vivir ese día.

Alberto J. Bernal-León
Director De Investigación, Bulltick Capital Markets
Twitter: AlbertoBernalLe

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado