Los lácteos en la salud humana

Extracto del libro Sí a la leche! Lácteos: alimentos esenciales para el ser humano, que será presentado en conferencia por su autor, el uruguayo Rafael Cornés, en el Séptimo Congreso de Asoleche, el próximo 14 de agosto en Bogotá.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
agosto 01 de 2014
2014-08-01 11:30 a.m.

La leche se consume hace miles de años, desde que el hombre comenzó con la práctica de la ganadería, y aún es objeto de rigurosos estudios e investigaciones, los cuales arrojan resultados realmente asombros. Son cada vez más los descubrimientos sobre sus atributos nutricionales y los beneficios de su consumo para la salud humana. Estas características han convertido a la leche y sus derivados desde hace mucho tiempo en un alimento ideal, necesario e indispensable en la alimentación de las personas de todas las edades

La leche, secreción natural de las glándulas mamarias, es el primer alimento del ser humano. Debe ser irremplazable desde los primeros años de nuestra vida y durante todo el ciclo vital, siendo fundamental la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses. La leche materna contiene todos los factores de protección necesarios para el bebé y es fundamental para lograr el vínculo afectivo temprano entre madre-hijo, así como el desarrollo físico y emocional del niño. A los seis meses es indispensable comenzar con una alimentación complementaria adecuada y oportuna, según las indicaciones de la OMS. El contenido de calcio de la leche materna a los 6 meses de vida del bebé ya no es suficiente y la alimentación del niño/a debe ser complementada con productos lácteos como pueden ser algunos quesos o yogures.

La leche es un alimento considerado muy completo, cualidad que se debe a la gran variedad de nutrientes que la componen y por el excelente equilibrio que existe entre ellos, lo que determina que los mismos sean de una muy buena biodisponibilidad para el organismo humano, promoviendo diversas bondades para la salud a todas las edades. Los lácteos, como grupo de alimentos, ocupan sin duda un lugar esencial en lo que respecta a la nutrición humana. A lo largo del tiempo y a través de diversos trabajos de investigación, el consumo adecuado de productos lácteos se ha relacionado a la prevención y tratamiento de diferentes patologías, de las cuales se destacan las mencionadas Enfermedades No Transmisibles (ENT).

La leche y los productos lácteos son alimentos fuentes por excelencia del Calcio dietario, mineral que ha sido relacionado por ejemplo con la prevención y tratamiento de la hipertensión arterial, la obesidad y la osteoporosis, entre otras. Se ha demostrado además el vínculo directo del consumo de lácteos en la prevención de otras patologías como caries dentales, síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2, litiasis renal y el desarrollo de ciertos tipos de cánceres (colon y mama). Se ha comprobado también el beneficio del consumo de leche en otras actividades cotidianas del ser humano como lo es la práctica de actividades deportivas.

Los productos lácteos, gracias a su versatilidad y variedad, han demostrado cumplir un rol fundamental en la alimentación diaria de embarazadas, niños, adolescentes, adultos jóvenes y adultos mayores, de todas las regiones del mundo. Las investigaciones muestran que aquellos niños y adultos que consumen regularmente productos lácteos tienen una dieta de alta calidad y se aseguran una mayor y mejor ingesta de diversos nutrientes esenciales en comparación a aquellas personas que no consumen lácteos.

Con el progreso de la industria, los lácteos -considerados alimentos de consumo masivo- se han transformado en vehículos de fortificación de nutrientes como fibras, vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales, necesarios para mejorar la calidad de vida de las personas. Con el desarrollo de los denominados Alimentos Funcionales, en los que los lácteos tienen una gran participación, se han podido incorporar a la alimentación diaria de los individuos, nutrientes y microorganismos que promueven el fortalecimiento del sistema inmunológico y el funcionamiento adecuado del aparato digestivo.

Una nutrición adecuada y balanceada es un pilar fundamental para lograr una mejor calidad de vida de las familias y promover el descenso del costo económico originados por problemas de salud en el mundo.

Los alimentos que reciban nuestras poblaciones deberán cumplir con las cuatro leyes fundamentales para una correcta alimentación; cantidad, calidad, armonía y adecuación. Toda dieta deberá ser adecuada a cada individuo y sociedad.

Teniendo en cuenta estos aspectos, pretendemos aportar a través de este material, conocimientos científicos y sólidos sobre la leche y sus derivados, alimentos de alta calidad nutricional, indispensables en la alimentación de nuestras poblaciones.

Citando a Hipócrates: "que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina".

Rafael Cornes
Coordinador del Programa Más Leche=Más Salud
Federación Panamericana de Lechería (FEPALE)

 


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado