Opinión / ¿Llegó el fin del estado de bienestar?

La BBC informó que “Guillermo Alejandro de Holanda, manifestó en su primer discurso ante el Parlamento que el "Estado de bienestar clásico de la segunda mitad del siglo XX está terminado" y debe ser sustituido por "una sociedad participativa”.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
octubre 01 de 2013
2013-10-01 09:58 p.m.

Este mensaje da pie para el comienzo del fin del llamado Estado de Bienestar, donde el gobierno financiaba más de lo que debía para hacer una sociedad justa, al punto que según el comunicado de la BBC, El primer ministro Mark Rutte reprendió recientemente a los holandeses que trataban al Estado como una "maquinita de la felicidad".

Pensar que el Estado debe subsidiar todo es un error normal de la política económica del siglo XX, que parte de la necesidad de solucionar problemas enormes como la reconstrucción postguerra en Europa; el Estado debe crear ambiente para motivar el logro de las personas, o de lo contrario las personas se acostumbra a la corrupción que los subsidios causan; el caso de Holanda en un muy buen ejemplo, porque es evidente que a una sociedad le conviene financiar la salud, la educación y la pensión por medio de impuestos, pero esto hace que las personas se acostumbren a que los gastos sean financiados por el Estado, al punto de haber personas que cobran seguro de desempleo y tienen una ocupación que les da otro ingreso.

Sin lugar a dudas este será un tema candente en los próximos meses, porque el estado de bienestar es uno de los grandes argumentos de los partidos de izquierda en todo el mundo, y su debilitamiento los pone en serios aprietos; por el otro lado los partidos liberales y conservadores afianzarán sus comentarios hacía la contracción del gasto público y la eficacia del mismo. Lentamente el mundo vuelve a una contracción de gasto público.

El Estado no tiene en su esencia la motivación al logro, y por esto en el mejor de los casos no es completamente competitivo; sin duda existen casos de empresas públicas exitosas y de programas estupendos, pero es el sector privado el que genera empleo, productividad y valor agregado.

Es fácil decir que por medio de impuestos se deben financiar las cuentas sociales, más esto al final significa que son todos los ciudadanos los que pagan por la salud, educación, pensiones y desempleo de todos, lo cual es justo si realmente todas las personas necesitarán de esa ayuda y fueran correctos en el uso de esos servicios, pero la verdad es que por algún motivo la naturaleza humana causa que se causen aún más desequilibrios.

La verdad es que es más eficiente dar crédito que subsidiar, porque se cumple con el deber del gasto social, pero se le exige un esfuerzo a los beneficiados, según sus condiciones; al final los impuestos de renta y patrimonio de las grandes corporaciones y riquezas del mundo se pagan como parte de los resultados de las organizaciones, que no es otra cosa que un margen del precio que pagaron las personas comunes.

Por eso financiar todo con tributos es hacer que los pobres financien a los pobres.

Se desvanece el estado de bienestar en Europa en medio de una crisis fiscal anunciada, ¿será que tanto bienestar no era tal?
Camilo Herrera
Presidente RADDAR

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado