El mapa regional de las oportunidades

Se trata de un mecanismo para la priorización de productos con potencial exportador, al igual que instrumento de focalización de la política productiva y comercial con visión regional, para estructurar las acciones institucionales para aumentar las exportaciones de bienes no mineroenergéticos.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
julio 03 de 2015
2015-07-03 02:28 a.m.

Una de las preocupaciones en la coyuntura actual de bajos precios internacionales de los productos minero-energéticos es cómo lograr compensar la caída de las exportaciones de la mayoría de los países latinoamericanos, cuya participación en la canasta exportadora superan el 50 por ciento, dada la incidencia en la dinámica económica como también sobre los ingresos fiscales de la nación y de sus regiones.

En el caso de Colombia, donde la participación en las exportaciones de productos como petróleo, carbón, oro, esmeraldas y ferroníquel superaron el 70% en total se hace prioritario desarrollar una política productiva y comercial que se oriente a generar una mayor competitividad internacional y permita ampliar la canasta exportadora, de tal forma que se aprovechen las oportunidades que ofrecen los Acuerdos Comerciales que brindan acceso preferencial a más de 1.450 millones de habitantes con alta capacidad de compra.

Con ese fin el Gobierno Nacional está enfocando sus esfuerzos en la diversificación de la canasta exportadora de bienes no minero-energéticos, a través de la identificación de productos con potencial exportador a nivel departamental, como una forma de contrarrestar las dificultades del sector minero.

Bajo ese propósito, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo por intermedio de la Oficina de Estudios Económicos construyó una novedosa herramienta que permite identificar los productos con potencial exportador en las distintas regiones colombianas. Dicha herramienta se ha denominado Mapa Regional de Oportunidades (Maro). Este fue el mecanismo más expedito que encontró la Ministra de Comercio, Industria y Turismo para concertar con los empresarios el camino a seguir en las regiones para obtener resultados tangibles en el incremento de las exportaciones no minero-energéticas que generan un impacto positivo durable sobre la producción, el empleo y el desarrollo regional.

Con ayuda de esta herramienta, se busca focalizar la oferta institucional hacia aquellos productos priorizados con alto potencial en los mercados externos, principalmente en aquellos con los cuales Colombia tiene vigente un Acuerdo Comercial o que está en trámite de entrar en vigencia.

El Maro parte de la identificación departamental de bienes no mineros con potencial exportador a destinos con amplia demanda potencial, así como aquellos que pueden llegar a nuevos mercados objetivo.

El mapa consolida la información de entidades como Procolombia, el Centro para el Aprovechamiento de los Acuerdos Comerciales (Caac), el Programa de Transformación Productiva, las Rutas Competitivas departamentales, los Planes Departamentales de Desarrollo y los Planes Regionales de Competitividad.

Una de las bondades del Maro es que a la vez que identifica por departamento los productos priorizados con potencial exportador, define las acciones a seguir mediante tres enfoques: profundización, diversificación y desarrollo de mercados.

De esta manera se puede orientar la gestión de manera más eficiente, de tal forma que sea posible alcanzar la meta retadora de exportar bienes y servicios no minero-energéticos por valor de 30 mil millones de dólares en el 2018.

Cuando se habla de profundización se hace referencia al aumento de las exportaciones hacia un destino ya establecido, donde ya estamos llegando con un producto pero donde hay espacio de mercado para vender más del mismo; por ejemplo, filetes de tilapia del Huila en el mercado de Estados Unidos.

Diversificación se refiere a un producto que tiene acceso en un mercado específico pero que tiene potencial para ser vendido en otro país, bien sea tal como se está vendiendo actualmente o que requiera adecuaciones para cumplir con las regulaciones específicas de ese nuevo mercado objetivo. Para seguir con el mismo ejemplo, vender filetes de tilapia en la Unión Europea.

Así mismo, desarrollo de mercados, se refiere al caso en el que existe producción nacional y existe demanda internacional, pero el país todavía no exporta. Este es un proceso que demanda muchas más acciones para unir las dos puntas.

Los primeros dos enfoques tienen una perspectiva de corto y mediano plazo, que serían aquellas que podrían apuntar a contrarrestar la caída de exportaciones de bienes minero energéticos. El tercer enfoque constituye una perspectiva de largo plazo, que implica realizar investigación de mercados, adecuación de la producción y concretar canales de distribución para conquistar esos nuevos mercados.

De esta forma, el Maro sirve como un mecanismo para la priorización de productos con potencial exportador, al igual que instrumento de focalización de la política productiva y comercial con visión regional para estructurar las acciones institucionales que permitan lograr el objetivo de aumentar las exportaciones de bienes no minero-energéticos. Es un instrumento valioso que orienta la gestión del Gobierno Nacional en este campo.

Jesús Antonio Vargas O.

Economista y Administrador Público

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado