'El mercado no puede confiar en intenciones'

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
mayo 21 de 2015
2015-05-21 01:22 p.m.

Buenos días:

Ante expectativas por minutas en Estados Unidos se mantuvo el mercado financiero ayer. Resulta que no hubo mayor volatilidad y en general los títulos se subieron de tasa un punto básico. Siendo así las cosas, los jul24s pasaron del 6.92 al 6.93, los sept19s quedaron iguales al 5.62 y los jul20s pasaron del 5.90 al 5.91. Hay incertidumbre fiscal, plazos del Consejo de Estado para lo de Isagen, cajas secas que llevaron la TRM a 2.503,37 y cajas apretadas que llevaron las tasas de fondeo al 4.60%. Al haber problema en las cajas, o sea, problemas en la consecución del dinero líquido y spot, se puede llegar a problemas en el cumplimiento, en la compensación y por ende en la liquidación. En otras palabras, estas podrían también catalogarse como cajas de compensación, y si se llega a un incumplimiento podrían también llamarse cajas negras. Tuvimos también subasta de UVRs, quedando en manos de los tenedores primarios la suma de 350k al 3.60% con un bid to cover bajo de 1.16 veces.

Debido a una importante cita que tenía en horas de la tarde, era menester apuntar los cierres más representativos. Los jul24s languidecieron al 6.921, los sept30s al 7.65 y los ago26s al 7.24. Luego me enteraría que, emulando el movimiento de los tesoros, los jul24s cerrarían un poco más abajo a las 3 p.m. en el MEC (al 6.91). Las minutas básicamente dejan entrever la decisión de dejar tasas bajas por bastante tiempo, nada más. En el neto eso hizo que los Tesoros, que abrieron al 2.2797, cerraran al 2.2479. Así como la abuela de un amigo decía que no debemos fiarnos de los hombres con ojos chiquitos, y así como también me decían a mí respecto a los de letra pequeña, yo digo ahora que no debemos fiarnos nunca de declaraciones e intenciones. Alguien puede decir que quiere, que quisiera, que anhelaría ver tasas bajas o algo así. Eso no quiere decir que las van a bajar, es tan solo una intención. Como ya les dije, tenía una cita importante, para lo cual acudí a la figura social y citadina del domicilio, pidiendo un delicioso sánduche de bondiola con tamarindo y aguacate. Fue una experiencia esotérica, casi casi religiosa. Remojé las patatas gigantes en guacamole y así recuperaría las fuerzas, el brío para seguir adelante y rozagante. Una experiencia religiosa, con ostia, o mejor, con el Sr Ostia, el que cocina esos sánduches.

Hay una campaña muy bonita en los ámbitos laborales, y es la relacionada con motivar el acto. Naturalmente, el acto de leer. Entre muchos beneficios que eso conlleva y entre todos los placeres que él produce, veía un término llamado Abibliofobia. Este es el miedo a no tener libros qué leer, el miedo a que, por ejemplo, vaya a un paseo en Risaralda y no haya nada que leer. Hay gente que tiene terror a eso, así como el miedo a no tener la pastilla para dormir, el acetaminofén o el tabaco. Ese miedo no lo tengo afortunadamente, ya que tengo en mi maleta azul turquí un libro llamado “Correspondencia 1945-1970”. Son las cartas que se mandaban Yasunari Kawabata y Yukio Mishima en ese lapso.

También tengo Los Papeles póstumos del Club Pickwick, gran clásico. Ahí, como dice un amigo, el problema no son las letras, el problema es el tiempo.

Y sí, me acabé el sánduche. Ahí boté a la basura los papeles póstumos del Señor Ostia.
Buena suerte para hoy!!
Jorge Alonso Ruiz Morales
Trader moneda legal
Corficolombiana

 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado