Minería y desarrollo sostenible

La minería aporta el 1,5% del PIB de Colombia, destacándose como el sector con mayor crecimiento rel

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
julio 23 de 2009
2009-07-23 10:31 p.m.

 La minería en Colombia se ha venido realizando, en gran medida, de manera artesanal, ilegal y en muchos casos, sin los mínimos estándares de responsabilidad técnica, ambiental y social. Esa es una realidad que está en proceso de cambio con miras a que el sector minero haga mejores aportes al desarrollo nacional.

Cerrejón y Cerro Matoso son dos de los pocos ejemplos exitosos de minería responsable en el país, operados por empresas multinacionales de gran reconocimiento. Sin embargo, para el desarrollo de estas minas fue necesario realizar -hace más de veinte años- una fase exploratoria que, en ambos casos, las hizo el Estado colombiano a unos altísimos costos que fueron cubiertos totalmente con recursos públicos.

En buena hora, el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Minas, está promocionando local e internacionalmente a Colombia como un país minero, en busca de lograr que para el año 2019 seamos considerados como uno de los países más importantes de América Latina en la materia.

Esto cobra especial relevancia en momentos de la actual coyuntura económica, ya que la minería puede llegar a ser una de las fuentes de generación de empleo más importantes en el futuro cercano. Es pertinente subrayar que la minería aporta el 1,5% del PIB de Colombia, destacándose como el sector con mayor crecimiento relativo el año pasado.

Así mismo, la meta del Gobierno para los próximos 10 años busca que la minería llegue a aportar por lo menos el 6,7% del PIB, alcanzando niveles equiparables con los de países de gran tradición minera como Perú y Chile. Este reto significa incrementar las exportaciones en todos los subsectores mineros, especialmente en oro, carbón y minerales metálicos, entre otros.

Quisiera detenerme en el tema del oro, asunto que ha despertado mucho interés últimamente en la opinión pública. El subsector aurífero ha comenzado a hacer un gran aporte en la balanza comercial del país, convirtiéndose en el sexto producto de interés para el comercio internacional colombiano. Es un avance sin precedentes conseguido con mucho esfuerzo y responsabilidad.

En tal sentido, un proyecto de exploración como La Colosa en Cajamarca, Tolima, podría aportarle al país más de US$600 millones por año en exportaciones y US$1.100 millones adicionales en impuestos y regalías durante 20 años, si se llegara a probar que existen reservas por 12,3 millones de onzas de oro -como se cree que hay- y su posterior desarrollo resultase factible. Estamos hablando de cifras mayores que merecen toda la atención de las autoridades, especialmente con miras a eliminar la inseguridad jurídica que dificulta los trabajos de exploración minera, cuyos impactos ambientales son mínimos e incomparables con los de la explotación. Cosa muy distinta sucede en otros países de la región, donde se han creado incentivos especiales con el fin de fomentar el conocimiento de la riqueza que existe el subsuelo. Es imposible saber qué tenemos sin previamente explorar.

Dicho sea de paso, los trabajos de exploración deben hacerlos empresas nacionales o extranjeras que cuentan con altos estándares de trabajo y experiencia en la materia. Es fundamental entender también que éstas son compañías dispuestas a explorar el territorio con su propio capital de inversión y a riesgo, brindando nuevas fuentes de empleo local, cumpliendo con los más altos estándares de responsabilidad social y ambiental y acatando con la normatividad vigente.

Es hora de que en Colombia miremos la minería con ojos diferentes. La minería a gran escala ha evolucionado mucho y con ella unos métodos de operación con tecnología de punta, ambientalmente seguros y socialmente responsables, muy distintos a los que posiblemente existen en el imaginario común. Países como Chile, Canadá, E.U. o Australia, por citar algunos, corroboran que sí es posible realizar minería y generar un desarrollo sostenible compatible, además, con otras vocaciones económicas como la agricultura o el turismo. Aprovechemos esta gran oportunidad que tenemos por delante.



alemaitre@portex.com.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado