‘Desde noviembre no habrá más visa Schengen’

El Canciller de Bélgica, Didier Reynders, visitó el país, y habló de varios temas de integración. Afirmó que su nación se ofrece como garante del proceso de paz con el ELN y dijo que es hora de pensar a Latinoamérica como un bloque comercial.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 02 de 2015
2015-09-02 02:18 a.m.

La integración regional aparece continuamente en el discurso del ministro de Relaciones Exteriores de Bélgica, Didier Reynders, quien visitó el país hace un par de días para completar una gira que decidió realizar por Perú, Panamá y Colombia. Habló del proceso de paz, de Grecia, de la visa europea y de la crisis con Venezuela. Dejó claro que Colombia es un país transformado que tiene amplias oportunidades en los mercados de la Unión Europea, pero que debe superar grandes desafíos.

¿Cómo va su gira por la región?

Estoy haciendo un seguimiento a la reciente visita de la princesa Astrid y a la delegación de 300 empresarios provenientes de la región belga de Valonia, donde quedó la promesa de fortalecer las relaciones entre Bélgica y Colombia. Hemos firmado acuerdos de cooperación para promover la investigación, el desarrollo de negocios y la tecnología.

Tenemos el compromiso, por ejemplo, de brindar soporte para la implementación del pasaporte biométrico, y trazamos desafíos en cuanto a medioambiente y temas laborales.

¿Cuáles son los puntos clave de su agenda en Colombia?

Primero, promover las relaciones bilaterales; hay que seguir trabajando para que la imagen de Colombia continúe siendo tan positiva como hasta ahora. Segundo, crecer en la relación económica dejando claro que es importante promover acuerdos entre las empresas de los dos países; la exención de la visa para estadías cortas ayudará en ese propósito. Tercero, es fundamental tener vínculos en el campo educativo y, en un cuarto lugar, convocar el mayor apoyo de los organismos multilaterales al posconflicto.

¿Es cierto que dejarán de pedir visa en noviembre?

Definitivamente sí. Con la entrada del pasaporte biométrico las condiciones están dadas para que se pueda calcular a noviembre el retiro de la Schengen. Es una muestra de confianza clara de la Unión Europea y del interés de establecer lazos con este país maravilloso. Los colombianos pueden tener esa tranquilidad.

¿Qué opina del proceso de paz?

La última vez que vine a Colombia me reuní con los negociadores del proceso de paz de la época y en esta ocasión no fue la excepción. Tenemos la convicción, como país, de que la salida a este conflicto es a través del diálogo. Sin embargo, hay dos grandes retos que superar: fortalecer la justicia transicional y trabajar muy fuerte por la reintegración de las personas que se desmovilicen con el proceso.

¿Qué hacer con los desmovilizados?

Un acuerdo consensuado por toda la población, porque si no el conflicto no acabará. Y creo que valdría la pena tener una comisión especial para sancionar a quienes cometieron crímenes atroces. Soy consciente de que ese es uno de los temas más sensibles. Para la reinserción debe ser el Estado el primero que debe dar el ejemplo, contratándolos en algunas de sus entidades. De esa forma, el sector privado comienza a entender que el deber es de todos.

¿Ustedes podrían servir de garantes en un proceso con el ELN?

Por supuesto, tal y como Noruega (que no hace parte de la Unión Europea) lo ha venido haciendo. Nosotros creemos en el diálogo como la solución y tenemos la voluntad en ese propósito.

¿Cómo convencer a los empresarios de contratar exguerrilleros?

Además del acuerdo consensuado y de que el Estado debe dar ejemplo, hay que brindarles educación para que su inserción en el mercado laboral sea más rápida. Se trata de un proceso que puede demorar dos generaciones.

¿Cómo va el TLC con la UE?

Tenemos que insistir en tres temas que son claves para este acuerdo: el trato correcto hacia los trabajadores, la protección del medioambiente y el respeto por los derechos humanos. En esos ítems creo que podemos trabajar de manera mancomunada para lograr resultados importantes. Desde siempre hemos sido partidarios de este acuerdo.

Lo percibo preocupado por el medioambiente…

Es que hay grandes oportunidades en materia de energía alternativa, regulación minera y cambio climático. De hecho está cerca el Acuerdo COP París 21, donde yo espero que todos los países participantes hagan compromisos vinculantes, como también sus empresas.

¿Qué hacer con Venezuela?

Todos tenemos vecinos difíciles y lo cierto es que no se van a cambiar. Siempre van a estar ahí, así que lo mejor es buscar el camino del diálogo permanente para encontrar soluciones a las diferencias. Es clave buscar la integración regional.

¿Cómo un bloque?

Cuando se creó la Unión Europea empezaron unos pocos países y en la medida que se fue consolidando comenzó a crecer hasta llegar a 28. No fue fácil y como se puede dar cuenta por la situación en Grecia las cosas han cambiado. No debemos dar lecciones a otros como un acto de respeto, pero lo que sí le puedo decir es que vale la pena tener en cuenta que así comenzó la Unión Europea.

¿Cómo está la salud de la UE?

Tenemos una solidez importante en varios niveles y ahora tenemos la capacidad de resistir a choques internacionales por los procesos que se han sacado adelante. Hay desafíos en materia migratoria, sobre todo con los originarios de África; creemos que a la gente hay que recibirla y otorgarle asilos. Qué bueno sería que viviéramos en un mundo donde las personas decidieran si quieren buscar oportunidades en su país o afuera, y no verse obligados a irse por la fuerza a otros lugares.

Juan Manuel Ramírez

Especial para Portafolio

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado