Un paso más cerca de Asia

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
marzo 10 de 2014
2014-03-10 11:41 p.m.

Con miras a la VIII Cumbre Presidencial de la Alianza del Pacífico que se llevará a cabo en Cartagena el próximo 10 de febrero, se vuelve a poner sobre la mesa el interés de la región por unir esfuerzos y lograr acercarse de manera conjunta al mercado asiático.

Asia, dado el crecimiento de los últimos años de China, se ha convertido en una región de interés sin importar la localización geográfica y la distancia psicológica que genera su idioma y su cultura. Es así como durante la última década, las relaciones comerciales con esta región han mantenido su dinamismo con exportaciones e importaciones creciendo anualmente en promedio 22% y 21%  respectivamente.

Entre 2002 y 2012, Asia incrementó en 10 puntos porcentuales su participación en las exportaciones totales de Latinoamérica, alcanzando 20% (más de USD 225.000 millones) del total vendido y 30% (más de USD 290.000 millones) del total comprado. Esta dinámica comercial se ha caracterizado por el intercambio de bienes primarios por manufacturas.

Los asiáticos demandan principalmente recursos naturales como minerales, combustibles, frutas y alimentos (semillas, carnes, cereales, confitería, grasas y aceites, etc), mientras que los latinos demandamos manufacturas como maquinaria, vehículos, prendas de vestir, entre otras.

El crecimiento sostenido del comercio con Asia, en especial con China, ha generado el interés de muchas empresas por profundizar las relaciones existentes realizando inversiones en dicho continente con diversos fines, ya sea para abrir y operar una empresa propia, adquirir o asociarse con una empresa local, o simplemente tener un representante que permita identificar oportunidades o que  facilite la identificación y la relación con los proveedores.

Hoy, empresas grandes, medianas y pequeñas empiezan cada vez más a mover sus fichas en dicha región.

Es por esto que en la actualidad encontramos más de 80 multilatinas, entre las que se encuentran Arcor (Argentina), Odebrecht (Brasil), Grupo Nutresa (Colombia), Grupo Bimbo (México), y otras empresas de menor tamaño, como Smartmaps (México), con presencia en el mercado asiático a través de proyectos ambiciosos de crecimiento.

Como respaldo a este proceso de expansión empresarial, los gobiernos latinoamericanos han promovido la firma de tratados de comercio e inversión que no sólo facilitan la conquista paulatina de esos mercados, sino que velen por la prosperidad de la industria local. Es así como se destacan los esfuerzos de países como Chile y Perú que a la fecha tienen acuerdos de libre comercio vigentes con China, Corea del Sur, Japón y Singapur.

Chile además tiene uno con Malasia, y Perú tiene uno con Tailandia. En materia de acuerdos de inversión además de Chile y Perú, se destaca México que tiene acuerdos con China, Corea del Sur y Singapur. Colombia, por su parte, tiene a la fecha tratados de libre comercio suscritos con Corea del Sur y en negociación con Japón. En materiade inversión tenemos acuerdos vigentes con China y suscritos con Corea del Sur y Japón.

Esto evidencia que a pesar del trabajo que se está haciendo por la consolidación de las relaciones con esa parte del mundo, nuestro país, a comparación de algunos de nuestros vecinos, aún tiene un largo camino por recorrer en esta materia.

El mensaje es claro, mientras que muchos de nuestros empresarios (grandes o medianos) apenas intentan entender el mercado y evaluar el establecerse en el “lejano” oriente, nuestros mercados se inundan rápidamente de empresas y productos asiáticos, así que hay que abrir los ojos.

Asia, ya sea China u otro destino, es un mercado de gran tamaño y dinamismo, que aunque distante, cuenta con un rol fundamental en las cadenas mundiales de producción de bienes y en la oferta de servicios. Es por esto que Colombia requiere avanzar en el entendimiento de estos mercados, en la identificación de oportunidades, y en el fortalecimiento de las herramientas de política nacional y regional que faciliten el comercio y fortalezcan el aparato productivo y su inclusión en las cadenas de valor.

Vamos por un buen camino, pero requerimos mayor celeridad por parte del Gobierno en estos puntos.

La oportunidad de ser un jugador importante en el mercado asiático está más cerca que nunca, es cuestión de potencializarla trabajando de manera conjunta gobierno y privados. En definitiva, Asia es una realidad, así que tener presencia en esa región es una cuestión de estrategia, no de supervivencia.

Luisa F Dueñas C.

Consultora Internacionalización

Prospecta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado