Política fiscal para la crisis

Los países con tasas de cambio flexibles y esquemas de inflación objetivo, como Colombia, están en m

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 06 de 2009
2009-05-06 02:50 a.m.

Uno de los grandes temas que se vienen discutiendo a nivel mundial en esta época de crisis financiera internacional es la de cuál debe ser la política fiscal más adecuada para la crisis.

A nivel internacional y sobre todo para los países más desarrollados, tal como surgió del G-20, la recomendación general ha sido la de expandir el déficit fiscal con el fin de coadyuvar al estímulo de la demanda agregada global. Esta política viene siendo llevada adelante y en las reuniones recientes del Fondo Monetario Internacional se concluyó que las medidas anunciadas por los países más avanzados parecen suficientes y darán el estímulo fiscal que se tenía concebido.

El tema de determinar el monto del estímulo fiscal ideal es mucho más difícil de precisar en el caso de los países emergentes. Por ejemplo, en los países de Europa del Este, que a raíz de la crisis enfrentan grandes desbalances macroeconómicos, no hay espacio para llevar políticas fiscales expansivas. Por el contrario, éstos se han visto obligados a hacer recortes del gasto público y a adelantar políticas de austeridad, como le sucedió a América Latina en los ochenta y noventa.

En uno de los estudios preparatorios para las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, este último organismo ideó un índice del campo de maniobra o de capacidad de expandir la política fiscal que tendrían los diferentes países y lo aplicó para la América Latina. Este índice identifica que los países que tienen mayor capacidad de adelantar una política fiscal contracíclica son aquellos con menores déficit e índices de endeudamiento público, menor dependencia de productos primarios, los que presentan menores rigideces en la asignación del gasto público y con acceso al financiamiento público.

El análisis realizado muestra, de una parte, que el país con mayor capacidad de adelantar una política fiscal contracíclica, como se debe esperar, sería Chile y aquellos con restricciones Argentina, Ecuador y Venezuela. Lo más interesante de los resultados del trabajo adelantado es que Colombia aparece, después de Chile, como el país que tendría mejor capacidad de impulsar una política fiscal más expansiva por encima, inclusive, de países como Perú y Brasil.

No obstante, esta capacidad relativa aparente para ejercer una política fiscal expansiva, en el caso de nuestro país las autoridades han sido especialmente cautelosas respecto al estímulo fiscal que se dará en el futuro inmediato. Los análisis realizados por el Ministerio de Hacienda han llevado a concluir que lo más recomendable sería dejar actuar los estabilizadores automáticos.

Esto implica mantener inalterada la meta de gasto público y registrar un déficit mayor al programado inicialmente en el Marco Fiscal de Mediano Plazo sólo en la proporción en que efectivamente se reduzcan los ingresos fiscales por debajo de los proyectados originalmente, como resultado de la desaceleración de la economía.

En el caso de Colombia, a mi juicio de manera acertada, antes que adoptar una política fiscal contracíclica agresiva, las autoridades han procedido a adelantar una política monetaria expansiva ejercida por el Banco de la República, por medio de reducciones sucesivas en las tasas de interés. La última baja redujo en 100 puntos básicos la tasa de intervención del banco, la cual se sitúa en 6 por ciento.

Esta política ha sido factible gracias al marco monetario vigente. Los países con tasas de cambio flexibles y esquemas de inflación objetivo, como Colombia, están en mejor capacidad de enfrentar la crisis financiera internacional, y de coadyuvar con la política fiscal para el estímulo de la demanda agregada y el restablecimiento del crecimiento económico.

rjunguito@fasecolda.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado