¿Es posible una consulta uribista? | Opinión | Portafolio

¿Es posible una consulta uribista?

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 21 de 2008
2008-09-21 07:13 p.m.

El Presidente les ha propuesto a sus seguidores que está dispuesto a hacerse a un lado si ellos logran ponerse de acuerdo en un candidato de unidad para 2010. Algunos que creen que Uribe está jugando esta vez a que sus alfiles no se ponen de acuerdo, pero también es posible que crea que la pregunta que se sometería a referendo quedó mal redactada, lo que no permitiría que se postule para 2010, porque dice que puede ser reelegido para un tercer período solamente quien haya ejercido la Presidencia por dos períodos constitucionales consecutivos, requisito con el que no cumpliría sino después de agosto de ese año.

También se está discutiendo si es válido que se cambie la Constitución para favorecer a una persona específica o para excluir a priori a sus contendores. Pero lo más importante es que la redacción de la pregunta del referendo, como quedó, no permitiría la reelección en 2010. O Luis Guillermo Giraldo no es tan zorro como se creía, o lo es mucho más, pues mandó la reelección de Uribe para 2018. Aunque varios congresistas proponen cambiar esa redacción y se están preparando para pasarle un paquete chileno a casi 4 millones de firmantes, no les va a quedar fácil hacerlo, y si lo hacen van a quedar a merced de la Corte Constitucional.

Entonces es natural que el Presidente esté explorando un plan B, en caso de no poder aspirar él mismo para el próximo período. Es irrelevante si lo está haciendo en serio o para las galerías porque, hecho el ofrecimiento, ya le pasó la pelota a los que aspiran a la Presidencia en su coalición política.

Curiosamente, Santos, Vargas Lleras, Noemí y Holguín, a quienes él señaló hace poco como posibles candidatos no han reaccionado, y parecen dispuestos a dejar pasar la oportunidad. Pero Marta Lucía Ramírez, senadora de la U, ha proclamado su interés y ha propuesto que se haga una consulta popular para seleccionar al candidato de unión.

Entre las alternativas disponibles, la consulta es posiblemente el mecanismo más democrático puesto que sería el pueblo que simpatiza con Uribe el que seleccionaría a su sucesor, sin dar lugar a discusiones o a favoritismos. Además, si se adoptara desde ahora, quedaría dirimida la sucesión y podría descartarse de una vez la reelección en 2010, aunque la consulta se lleve a cabo más tarde y quede pendiente seleccionar al sucesor. En principio, eso les conviene a todos los aspirantes uribistas aunque crean tener mejores opciones, pero a Uribe quién sabe si le guste dejar de ser el centro de la atención.

A los conservadores les atrae la idea porque ellos pesan dentro de la coalición. Pero no tienen un candidato con atractivo popular suficiente para hacer efectiva esa ventaja, a menos que Noemí fuera su candidata. Y no sería fácil que los jefes del partido y los otros aspirantes conservadores le facilitaran el camino. A ella quien sabe si le llame la atención, por otra parte, pues tiene sus propios votos, por lo menos en teoría. A Santos le resultaría mejor un mecanismo de consenso con 'dedazo' de Uribe, y debe estar agazapado, esperando. A Vargas Lleras le podría convenir la consulta, si Noemí no entra. Pero puede pensar que, si de todas maneras el referendo posterga la candidatura de Uribe para 2014 o para 2018, de pronto le resulta mejor esperar, u otra consulta. Aunque parezca irracional, lo más probable es que los dirigentes uribistas dejen pasar la oportunidad para que se concluya que el Presidente no tiene reemplazo, y el Gobierno siga perdiendo el tiempo buscando la fórmula para reelegirlo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado