Prospectiva/ Grecia sube al escenario

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
febrero 07 de 2015
2015-02-07 12:30 a.m.

Aquel conocido adagio que recuerda que un país puede ser soberano, pero que los otros también lo son, se está poniendo en práctica por estos días en Grecia. Y es que tras el triunfo en las urnas del partido Syriza y la llegada de su joven líder, Alexis Tsipras al cargo de primer ministro, la nación mediterránea atraviesa por un periodo rico en demagogia y escaso en resultados.

El motivo es que el nuevo Gobierno en Atenas quiere convertir en realidad las promesas que hizo en la campaña, consistentes en echar para atrás la política de austeridad que tantos costos sociales ha generado entre la población. En consecuencia, el recién posesionado ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, realizó una gira por el continente europeo en la cual planteó una reducción en el servicio de la deuda pública, a cambio de una mayor holgura presupuestal.

En un comienzo la iniciativa pareció ser bien recibida, sobre todo después de que quedó en claro que el Ejecutivo griego tiene la intención de honrar sus compromisos que suman unos 315.000 millones de euros. Cuando eso se supo, las bolsas respiraron aliviadas y las cotizaciones de las acciones subieron.

Sin embargo, horas después llegó el baldado de agua fría. No solo Alemania se opuso a cualquier cambio en las condiciones pactadas con administraciones previas, sino que el Banco Central Europeo mostró los dientes y se negó a aceptar los bonos helénicos como garantía en operaciones de corto plazo.

Aunque la segunda medida es más simbólica que real, el mensaje para todos fue claro. Si la zona comunitaria lo decide, puede arrodillar a Grecia en cuestión de horas, no dándole liquidez a sus bancos y obligándola a salirse de la zona euro, lo cual quebraría a los miles de hogares y empresas que tienen obligaciones en la divisa.

En respuesta, las manifestaciones no se hicieron esperar. Pero, por más protestas, el capital habla más duro y Tsipras se enfrenta a la disyuntiva de pelear o negociar. Y ninguna es fácil.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado