‘No todo proyecto vial debe ser concesionado’

La presidenta de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, Diana Espinosa dice que no se ha hecho la evaluación del impacto ambiental y urbano en el caso del metro de Bogotá.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
noviembre 28 de 2014
2014-11-28 04:24 a.m.

La presidenta de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, Diana María Espinosa Bula, reconoce que el país está quedado en infraestructura y recomienda tener precauciones para que el metro de Bogotá sea un proyecto viable.

La directiva habló de los temas de infraestructura con Portafolio.

Hay quienes dicen que el país sigue teniendo grandes rezagos en materia de infraestructura, ¿usted cómo ve al país en esa materia?

Es indudable que Colombia, incluso en el ámbito Latinoamericano, tiene un alto rezago en infraestructura, superamos solo a Haití en carreteras. Se viene haciendo a través de las tres olas de la Cuarta Generación de Concesiones un esfuerzo importante de inversión que apuntan a mejorar nuestra posición pero, obviamente, los otros países no están quietos. Sin perjuicio de lo anterior no puede perderse de vista que a la par que se licitan corredores de competitividad deben atenderse, mediante obra pública, la red secundaria y terciaria pues no podemos caer en la tentación que todo proyecto lo pretendamos convertir en concesión.

¿Qué considera que se debe hacer para que se aceleren los ritmos de ejecución?

El éxito de un proyecto estriba en una correcta planeación una acertada preinversión y una apropiada selección del constructor e interventor.

Una cabal aplicación de las herramientas que entrega la Ley de Infraestructura en materia de redes de servicios y gestión predial redundan en una inversión más eficiente.

¿Qué opina del proyecto del Metro de Bogotá?

Es preocupante que ni siquiera se tenga estructurada la empresa Metro. No se tiene el plan maestro del mismo y ni el del alcantarillado, que a su vez esté compatibilizado con el Plan Metro.

¿Eso va a generar problemas?

Por supuesto. En sentido oriente occidente desde la calle 26 a la 127, por ejemplo, hay obras de una gran magnitud. Los desvíos y ajustes deberán empezar casi 18 meses antes y no hay integración con las empresas de servicios públicos. Porque, además a eso, súmele las dimensiones de las estaciones y el proyecto en zanja sobre la carrera 11 en Chapinero será difícil desviar los colectores principales.

Y en cuanto al impacto ambiental de las obras del Metro...

No se ha hecho la evaluación del impacto ambiental, ni la del impacto urbano incluyendo a todo el comercio de la localidad de Chapinero. Tampoco se ha definido la tipología de las estaciones. Es que se está haciendo todo al revés. No hay un presupuesto claro y el manejo es preocupante en la medida que se ha pensado más en lo político que en lo técnico.

¿Qué retos cree que debe afrontar el país para los próximos años?

Consolidar procesos de planeación con visiones sólidas que permitan pensar en grande pero siendo coherentes y aterrizados. En esa tarea habrá que continuar desde la Sociedad porque el Gobierno necesita acompañamiento para sacar adelante los grandes proyectos que apuntan a transformar el país.

Y desde la competitividad...

Para nadie es un secreto que Colombia necesita una infraestructura del futuro para aprovechar los nuevos mercados, a los que ha accedido mediante la estrategia de diversificación de la balanza comercial. Por esa vía crece en competitividad y en enfrentar los desafíos de la globalización. Y ese es un compromiso nuestro.

Y en ese escenario están ustedes los ingenieros, ¿cómo ve la profesión desde lo ético y desde lo académico?

El comportamiento ético de los ingenieros ha sido bandera de la SCI y está dentro de sus principios básicos. Lamentablemente hoy existe una conexión perversa entre corrupción y contratación, vínculo que debe desaparecer mediante la aplicación de los principios de la contratación estatal de transparencia, economía, responsabilidad y selección objetiva, pero para ello se requiere de voluntad política y de romper otro vínculo igual de perverso entre elección y contratación.

La SCI ha venido haciendo un seguimiento a la gestión contractual de las Entidades Territoriales y preocupa, que el impacto de nuevas normas de contratación no han tenido la eficacia que se esperaría, pues la recurrencia del Único Oferente es grande. Claro, hay excepciones que confirman que si existe voluntad se consigue pluralidad.

Usted está terminando su gestión. ¿Tiene resultados que mostrar?

Por fortuna hemos tenido varios logros, la presencia en las regiones y la visibilización de problemas regionales fue un compromiso cumplido. Pero sin duda, debo destacar la importante la labor que desarrollamos como Cuerpo Consultivo del Gobierno Nacional en materia de la definición de la Capacidad de Contratación que resultó afortunada para la pequeña y mediana ingeniería, pues se reconoció la preponderancia del hacer y el saber sobre el tener.

Si usted fuera reelegida en la Sociedad ¿cuál será su tarea fundamental?

La que he venido desarrollando desde marzo del 2013. Defender la dignidad del ejercicio profesional de los ingenieros y el trabajo de estos y de la pequeña y mediana ingeniería. Pero, no nos adelantemos a los acontecimientos.


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado