Región capital, la ley del embudo

Aunque comparto la construcción del metro para Bogotá considero que es más efectivo, rápido y de baj

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 08 de 2009
2009-05-08 12:42 a.m.

El pasado 3 de diciembre los cundinamarqueses y bogotanos pensamos que entrábamos en una nueva fase de integración social y económica, cuando presenciamos cómo el Alcalde Mayor estampaba su firma en el convenio interadministrativo con el Gobernador de Cundinamarca, donde nacía por fin la Región-Capital. En este acuerdo se comprometían a desarrollar acciones en pro del desarrollo de la región, basados en 23 puntos, entre los que se destacan la descontaminación del Río Bogotá, la construcción de Vivienda de Interés Social, la del TransMilenio de Soacha, el Tren de Cercanías y el Plan Maestro de Movilidad Regional.

La nación cedió a la ciudad y al departamento el corredor férreo que los atraviesa, lo que permitirá desarrollar las obras de manera ágil, por ser muy pocos los predios que tendrá que comprar Cundinamarca. Caso diferente para Bogotá, que requiere una gran inversión para iniciar el metro. Por esta razón el Presidente consideró que sería más expedita la ejecución de la obra del tren y así en la plazoleta de la Gobernación anunció se iniciaría con esta obra. Paradójicamente al ver esto el secretario de Hacienda de Bogotá, doctor Ortega, con la aquiescencia del Alcalde Mayor, dijo que no tendrían como prioridad el proyecto ya que al financiar esta obra serían insuficientes los recursos para el metro, que el trazado amenazaba la construcción de su primera línea y que causaría graves problemas de movilidad al realizar las intersecciones en la capital. La firma del convenio fue entonces un saludo a la bandera, en especial cuando la salida del burgomaestre sólo permite que el tren llegue hasta las fronteras de la capital, obligando a los usuarios a tomar otros servicios; acabando de un brochazo con la funcionalidad del sistema.

Aunque comparto la construcción del metro para Bogotá considero que es más efectivo, rápido y de bajo costo priorizar el proceso del tren, ya que cada kilómetro de metro cuesta cerca de 55 millones de dólares, mientras el del tren está alrededor de 12. Esta obra costará 2.2 billones de pesos, cifra muy inferior a la del metro, y que será la línea de transporte masiva más extensa del centro del país. En Bogotá el proyecto arranca en la calle 180, llega a la Estación de la Sabana y continúa hasta Fontibón y Engativá; con una extensión de 106 Km, 53 de los cuales están en Bogotá y 65 en el departamento. En su primera fase se calcula que transportaría alrededor de 5.000 pasajeros en hora pico, a bordo de trenes electrónicos de tres vagones inicialmente, alcanzando velocidades de 65 km/h. Sería un desacierto darle un entierro de tercera a este proyecto.

Lo preocupante del pacto mediático con Bogotá es que los temas departamentales terminan absorbidos por los de la capital.

Recordemos el extraño olvido de recursos en el presupuesto para descontaminar el río Bogotá, el de instalar peajes en las entradas del departamento, o la falta de claridad en los porcentajes que le corresponden a Cundinamarca de las rentas que comparte con el distrito. Parecería que los secretarios del despacho y algunos familiares gobernaran por encima de la palabra empeñada del Alcalde y su compromiso con la Región-Capital. Hasta el momento sólo se benefician proyectos que directamente contratará la Alcaldía, quedando clara la 'ley del embudo', donde lo ancho es para Bogotá y lo estrecho para Cundinamarca. Doctor Moreno, abandone su ego y rivalidad con el Gobernador por las supuestas expectativas presidenciales; piense en el ahora y haga por lo menos una aceptable Alcaldía, donde sea recordado por haber cumplido y no simplemente prometido. 

sanchezca42@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado