La responsabilidad del elector

Al conocer los planes de los candidatos, encontrará lineamientos, programas y proyectos interesantes que reflejan el criterio y estilo del aspirante, así como el marco de su gestión si resulta elegido. La invitación es a decidir su voto a conciencia y de manera informada.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
octubre 23 de 2015
2015-10-23 04:23 a.m.

¿Sabe usted qué proponen los candidatos?

La ley 131 de 1994 obliga a que los aspirantes a cargos uninominales como la presidencia, las alcaldías y las gobernaciones deban, para inscribirse, radicar ante la Registraduría su plan de gobierno, en el cual planteen los principales proyectos y políticas que ejecutará durante su administración.

Los planes de gobierno no deben ser un saludo a la bandera, y nuestra responsabilidad como electores es conocerlos, para saber qué proyecto político se apoya con el voto, decidiendo, con base en contenidos programáticos, más allá del carisma, la experiencia o el discurso de los candidatos. Solo así podremos exigir el cumplimiento de las promesas al elegido.

Analizando los programas, encontramos algunas curiosidades.

En el tema de planeamiento urbano, a pesar de la importancia del próximo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y de los polémicos decretos expedidos por la actual administración, incluida la Modificación Excepcional al POT, MePOT (hoy suspendida), sorprende el poco énfasis que los candidatos ponen al tema. Apenas se encuentran cortas menciones a la obligación de formular un nuevo plan con horizonte de largo plazo.

Además, uno de los candidatos piensa tener un POT con perspectiva de género. El propósito del POT es formular reglas de derecho común para que la solicitud o expedición de licencias de urbanismo o construcción sea expedita y eficiente. Para todos, excepto para las personas con movilidad reducida, que deben tener tratamiento especial, la ciudad es una sola y cualquier criterio de género en el POT resulta fuera de lugar.

Por otro lado, un par de aspirantes proponen instalar palomares en puntos estratégicos de la ciudad, seguramente pensando en mantener algunas zonas limpias, y muy en línea con los defensores de los animales, uno de ellos plantea crear una EPS para atender a las especies no humanas. Estos propósitos son loables, pero ¿ameritan estar en un plan de gobierno?

Encontramos una clara preocupación por las minorías étnicas, que, sin duda, requieren de especial atención.

En asuntos educativos, se destaca la propuesta de crear el programa de bilingüismo autóctono para enseñar muisca en los colegios públicos, y la cátedra romaní en las localidades donde vive el pueblo rom –gitanos– que, según el Censo del Dane, no supera las 550 personas en Bogotá.

Frente a los retos en materia de calidad educativa, hay que preguntarnos si se deben dedicar parte de los siempre escasos recursos a la enseñanza a esto y, más aún, si estas iniciativas realmente contribuyen a elevar la competitividad, o si, por el contrario, restará horas de aprendizaje de matemáticas, español o incluso inglés.

Y una pregunta final: ¿sabe usted qué candidato propone en su plan de gobierno disminuir los impuestos distritales y cuál propone recortar en 20 por ciento el gasto público?

En ninguno de los dos casos aparece cómo van a lograrlo, en momentos en que es evidente la necesidad de inversión pública en educación, infraestructura y otros frentes, y a primera vista no parece viable una propuesta de este tipo.

Que sean estas iniciativas una motivación para que, así sea por curiosidad, usted como elector dedique un rato a conocer los planes de los candidatos. Ahí encontrará lineamientos, programas y proyectos interesantes que reflejan el criterio y estilo del candidato, así como el marco de su gestión si resulta elegido. La invitación es a decidir su voto a conciencia y de manera informada.

Luis Guillermo Plata

Presidente ProBogotá Región

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado