Responsabilidad Social en el sector hotelero colombiano | Opinión | Portafolio

Responsabilidad Social en el sector hotelero colombiano

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
julio 14 de 2013
2013-07-14 10:41 p.m.

Los estándares de calidad se han hecho cada vez más exigentes en el sector hotelero, principalmente en temas de sostenibilidad y responsabilidad corporativa. A lo largo de las últimas décadas se ha venido generando una mayor conciencia sobre la construcción de un modelo productivo en el que se impulse un desarrollo sostenible, y así la industria pueda ejercer su actividad económica sin comprometer los recursos sociales y ambientales de las futuras generaciones.

Este, además, se ha convertido en criterio de selección por parte de los clientes y viajeros modernos (ya sean corporativos, individuales o en grupo). No obstante, ¿hasta qué punto se consideran ‘estratégicas’ estas políticas en los hoteles? ¿Quién las dirige?

Gracias a iniciativas como el Pacto Global y los Objetivos del Milenio, acogidas mundialmente, para el caso específico del sector hotelero se han venido alineando políticas y generando compromisos frente al tema.

Según lo muestra el ‘CSR in Tourism Study’, en el que participaron 10 de las cadenas más prestigiosas del mundo, el mayor porcentaje de sus acciones en RSC (35 %) se encaminan a temas ambientales, dentro de los que se incluyen: la conservación de ecosistemas (29 %), usos de nuevas tecnologías para el ahorro de energía (21 %), agua (11 %) y reciclaje (16 %). El 28 % corresponde a acciones de impacto social y el porcentaje restante se dedica a temas como el impacto económico y otros.

En Colombia, el sector ha tenido un desarrollo notable desde el 2004, debido, en buena parte, al ingreso de grandes cadenas hoteleras como JW Marriott, Hilton, Sonesta, NH Hoteles o el Hyatt. Según datos estimados por Cotelco, las inversiones en el sector durante el 2010 superaron los US$ 1.700 millones. En el 2012, el CTC - Centro de Cultura, Trabajo y Cuidado de Inalde Business School, junto con investigadores de otros 6 países latinoamericanos, realizó un estudio en el sector hotelero de los respectivos lugares, para determinar la relación entre sostenibilidad, responsabilidad social corporativa y la dirección de talento humano de los hoteles.

Los resultados muestran que si bien existen prácticas y políticas en sostenibilidad y responsabilidad social corporativa, no se encuentran integradas entre sí. Y aunque se asegura que son entendidas como estratégicas, en la realidad no están siendo diseñadas ni implementadas como tales. La investigación cualitativa arroja que las políticas ambientales son las que encabezan la lista de políticas implementadas. En efecto, los hoteles -en su totalidad- han realizado inversiones para la instalación de bombillos led y temporizadores, con el ánimo de generar ahorro de luz y agua. Así mismo, todos cuentan con programas de reciclaje para desechos y se han encargado de involucrar a los clientes en su esquema sostenible (por ejemplo, a los huéspedes que permanecen por más de dos noches se les invita a conservar la misma ropa de cama y toallas durante su estadía). Esta simple situación ha impactado positivamente en el consumo de agua, redundando a su vez en beneficios para el mismo hotel.

En estas políticas de responsabilidad social corporativa el liderazgo no lo lleva la dirección de talento humano, que funciona más como un multiplicador de la cultura de sostenibilidad ambiental. No obstante, las áreas de talento humano, en los hoteles estudiados, tienen una doble vertiente. Por un lado, al interior de las organizaciones, donde el objetivo es el colaborador y su desarrollo personal y profesional, que se materializa en planes de carrera y permite reducir la rotación y asegurar la asimilación de una cultura corporativa específica.

Ahora, en el sector hotelero se estima que entre el 80 % y 90 % del personal es operativo, por lo cual el porcentaje de empleados profesionales es mínimo (en muchos casos ni siquiera han obtenido título de bachiller). De ahí que una de las principales preocupaciones de los hoteles sea facilitar y apoyar esa formación a través de convenios con instituciones educativas y becas. Algunos complementan estas políticas con jornadas de salud para empleados y sus familias, seguros de vida, y otros beneficios que buscan motivar al empleado, pues como lo manifestó uno de los directivos entrevistados: “La solidaridad comienza por casa”.

La vertiente externa está menos desarrollada: no existen programas debidamente estructurados en las agendas, presupuestos asignados, o siquiera periodicidad para el desarrollo de dichas actividades. En la mayoría de los casos cooperan con fundaciones que solicitan su ayuda, pero no cuentan con una política de impacto.

La hotelería en Colombia es una de las industrias que ha dinamizado la economía del país en años recientes. Muestra de ello es que solo dos de los 12 hoteles estudiados cuenta con una operación mayor a dos años en el país. Esto puede explicar (en la mayor parte de los casos) que la integración de las políticas de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa a la estrategia de las empresas se encuentre en etapa de maduración. Pero es también la oportunidad que tienen los directivos de talento humano para liderar el proceso e incluir a corto plazo estos temas en la agenda estratégica de los hoteles.

Carolina Torres Castillo, Investigadora de INALDE Business School.

Sandra Idrovo Carlier, Directora de Investigación INALDE Business School.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado