Los resultados del Mundial Sub-20

El primer gran objetivo fue hacer del Mundial la mejor vitrina internacional para proyectar a Bogotá como una ciudad moderna.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 23 de 2011
2011-09-23 02:39 a.m.

 

Mucho se ha comentado sobre los resultados de este evento, y es justamente la suma de todos esos balances y la disponibilidad de mayor información la que me motiva a escribir sobre el impacto previsto por el IDT en calidad de Presidente del Comité de Mercadeo de Bogotá para el Mundial Sub-20 ante la Fifa y como autoridad turística de la ciudad frente a los logros obtenidos.

El primer gran objetivo fue hacer del Mundial la mejor vitrina internacional para proyectar a Bogotá como una ciudad moderna, cosmopolita, incluyente, creativa, referente de cultura; así como un destino seguro, grato, sede exitosa de eventos de talla mundial.

Para ello emprendimos, mediante un trabajo articulado con la Administración Distrital y con el Gobierno Nacional, el proyecto más ambicioso de mercadeo que se haya realizado en Colombia y proyectamos nuestra gestión de cara al Mundial con visión de largo plazo a través de proyectos y programas de promoción y gestión turística del IDT para impulsar a la ciudad aprovechando el evento.

Nos fijamos como meta propiciar, por medio de la agenda de actividades asociada al campeonato, opciones de disfrute para residentes y visitantes fomentando la cultura de buenos anfitriones y activar los atractivos turísticos para motivar la llegada de turistas.

La realización exitosa del Mundial y la agenda prevista durante el evento nos validaron ante el mundo como un destino seguro, como una ciudad creativa y cultural.

La exposición de la marca ciudad en la transmisión de los partidos y en el logo compuesto en todas las piezas promocionales de la Fifa nos acortó el camino y los costos de su posicionamiento nacional e internacional. Además, batimos el récord histórico de asistencia a los estadios.

Este logro es muy importante para Bogotá porque permite capitalizar aún más con este posicionamiento, especialmente en materia de seguridad, la imagen que hoy tiene como primer destino turístico en Colombia y como sede grandes eventos internacionales en el país.

Este aval, sumado a los concedidos recientemente por Lonely Planet, FDI Magazine y Fortune Magazine como primer destino turístico urbano verde con mayor diversidad por metro cuadrado; como una de las cuatro ciudades con más futuro en América Latina, como paraíso de compras en el mundo y una de las 15 nuevas ciudades con mayores oportunidades de inversión y de negocios, nos proporciona una mejor carta de presentación para competir con otras ciudades en todos los frentes, pero especialmente podremos cumplir, antes de cinco años, la meta de estar entre las cinco primeras en Latinoamérica en captación de grandes eventos internacionales y consolidar el liderazgo de Bogotá como destino turístico sostenible en la región.

En materia de promoción y mercadeo, hicimos demostrativa la potencia que tiene la estrategia de mercadeo internacional de Bogotá, la cual impulsamos desde el IDT, con el apoyo de la Cámara de Comercio de Bogotá e Invest in Bogotá, sustentada en asociar positivamente la imagen de la ciudad con la realización de proyectos estratégicos, que traza un camino que debe tener continuidad.

Asimismo, lanzamos el aplicativo que permite bajar toda la información de la ciudad a los teléfonos inteligentes; producimos junto con Catastro los mapas detallados de cada una de las zonas turísticas, diseñamos nuevos recorridos turísticos y pusimos en valor en el portafolio turístico la agenda de ciudad, que al lado de los negocios constituye una de las principales motivaciones de viaje a Bogotá –nuevos instrumentos de promoción y oferta turística que permanecerán al servicio de todos–.

El Mundial resultó ser un cómplice perfecto para activar los planes y programas de gestión turística que desarrolla el IDT y aplicarlos de manera colaborativa con las alcaldías locales y con los prestadores de servicios en las zonas de desarrollo turístico prioritario.

Fue así como hicimos posible la implementación del Plan de Seguridad Turística de Bogotá, única ciudad en Colombia que cuenta con este instrumento y que pudo hacer manifiesta sus bondades gracias a la colaboración de la Policía Nacional, la Secretaría de Gobierno y sus entidades adscritas, y el sector privado.

El evento fue un catalizador de procesos de cultura turística, apropiación de ciudad e integración estratégica con los prestadores de servicios turísticos y con el sector comercio.

En Bogotá lanzamos el servicio de taxis seguros anfitriones en el aeropuerto Eldorado; los puntos de seguridad turística con la Policía Nacional; trabajamos con miles de niños y rectores de sus colegios, que suscribieron un pacto de mejores anfitriones, capacitamos a más de 5.000 anfitriones que están en contacto permanente con los turistas, trabajamos de manera directa con más de 300 prestadores de servicios del turismo y del comercio, a través de diversas alianzas estratégicas.

La organización del Mundial nos permitió visibilizar que todos tenemos la capacidad de hacer de Bogotá una mejor ciudad para vivir y visitar. La campaña ‘Bogotá Anfitriona’, adelantada por el IDT durante el Mundial, es apenas el inicio de un proceso que debe continuar para mejorar la proyección internacional. Otra de las metas que se cumplieron fue lograr más coordinación institucional a nivel distrital y con la nación, y un mayor nivel de cooperación entre las ciudades sede a partir de un proyecto de interés común.

Finalmente, de cara a nuestro objetivo de atracción de visitantes a Bogotá durante el Mundial, destaco la estrategia de activación de los principales atractivos de la ciudad mediante una agenda cultural y comercial muy nutrida y variada, orientada a motivar el interés de no perderse a Bogotá por esos días.

Así, fijamos como meta la llegada entre el 10 de julio y el 20 de agosto de 20.000 a 45.000 visitantes, de los cuales el 30% serían extranjeros, toda vez que la experiencia de los anteriores eventos indicaba un interés prioritario para los nacionales, con lo cual esperábamos entre 6.000 y 13.500 visitantes internacionales y entre 14.000 y 31.500 nacionales.

Los resultados del Observatorio Turístico, fuente DAS, nos permiten estimar que a Bogotá llegaron entre el 10 de julio y el 20 de agosto 141.666 visitantes internacionales, esto es un aumento de 13.501 turistas respecto a igual periodo del año anterior, con lo cual cumplimos al 100% con la meta prevista. Frente a turistas nacionales, estimamos la llegada de aproximadamente 39.072 turistas nacionales, 24% por encima de la meta.

Todo lo anterior, sumado al reporte reciente de Cotelco de una ocupación hotelera del 99% en los días de partido y a un incremento de 6,6 puntos porcentuales en dicha ocupación durante la temporada mundialista, reiteran en turismo un gran logro, un evento absolutamente exitoso para Bogotá.

Nohora Isabel Vargas Castro

Directora Instituto Distrital de Turismo 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado