Richard Branson/ Convirtiendo tu idea en un prototipo

Si tu empresa no marca una diferencia en la vida de las personas, entonces no deberías estar en los negocios. Es así de sencillo. El dinero nunca debería ser la única motivación de un emprendedor.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
marzo 21 de 2015
2015-03-21 12:52 a.m.

Soy estudiante de segundo año en la Universidad Suffolk en Boston y tengo una idea que pienso pudiera salvar vidas. Me inspiraron los constantes actos de bondad de mi madre; ella me enseñó que el éxito no es poner tus propios deseos y necesidades primero. El modelo de negocios que desarrollé para mi producto donaría una unidad a una persona necesitada por cada unidad vendida; eso salvará el doble de vidas, espero. ¿Cómo encuentro el financiamiento para desarrollar un prototipo que funcione?

John McGovern

Tu madre suena como una mujer inspiradora que te enseñó grandiosos valores morales y ética a través de su propio ejemplo. Al alentarte a enfocarte en cómo pudieras mejorar la vida de otros, te dio unas bases maravillosas que te servirán bien en el mundo de los negocios.

John, estás entrando en los negocios por las razones correctas. Demasiadas personas piensan en el emprendimiento como una forma de enriquecerse rápidamente, pero eso rara vez resulta bien.

Si tu empresa no marca una diferencia en la vida de las personas, entonces no deberías estar en los negocios. Es así de sencillo. El dinero nunca debería ser la única motivación de un emprendedor; si no te importa tu producto y su propósito, a nadie más le importará tampoco.

Crear un prototipo no es siempre un paso esencial, pero el tuyo podría ayudarte a conseguir inversionistas demostrándoles cómo funcionará el producto. Realmente puede cambiar las actitudes; es mucho más probable que yo me interese en un producto cuando realmente puedo verlo.

Trata de mantener los costos lo más bajos posibles. Tu prototipo debería demostrar las funciones más importantes de tu producto y verse bien; pero mantenlo sencillo. Para captar la atención del inversionista, debe ser fácil de entender.

Encontrar una fuente de financiamiento para una empresa naciente era antes un obstáculo más grande de lo que es ahora. En el pasado, los emprendedores tenían que llevar sus planes de negocios de una compañía a otra, tratando de vender sus ideas.

Este proceso podía tomar años, y a menudo terminaba en decepción. Pero los tiempos ciertamente han cambiado; el apoyo para las empresas nacientes nunca ha sido más fuerte. Ahora hay montones de inversionistas, compañías y organizaciones que buscan invertir, con la esperanza de toparse con el próximo gran éxito.

El financiamiento colectivo y los préstamos gubernamentales son otras dos opciones para los emprendedores en ciernes.

Pero tú no estás listo todavía para lanzarte, y el financiamiento para un prototipo puede ser un poco más limitado. Muchas personas pagan para construir sus propios prototipos, ya que eso puede mejorar en gran medida las posibilidades de que reciban financiamiento colectivo o inversión.

A los inversionistas potenciales les gusta saber que estás comprometido con tu idea, y gastar tu propio dinero en esa idea hará mucho para convencerlos de ello.

Si financiarte tú mismo no es una opción, trata de recurrir a familiares y amigos. Hay pocas personas más adecuadas para hacer negocios contigo que aquellos que te conocen mejor. Tú ya confías en su opinión, y es más probable que ellos ya crean en ti y tu plan. Hablo por experiencia de primera mano; si no hubiera recibido ayuda de mis padres y tías, no habría podido iniciar la revista Student o convertirla en Virgin.

También estás involucrado en una comunidad de personas inteligentes y creativas que podrían ayudarte a realizar tu sueño. ¿Has pensado en acercarte a tus compañeros de clase? Si no, es hora de que lo hagas.

También puedes recurrir a programas de aceleradores. Un acelerador es un grupo de personas que ofrecen una cantidad de dinero pequeña a cambio de una participación en tu compañía.

Regularmente ofrecen guía práctica y orientación, y pueden presentarse con inversionistas y prepararte para un trayecto de financiamiento más largo. Generalmente, todo lo que necesitas es tu idea, y el acelerador actuará como una fuerza rectora, empujándote hacia el éxito.

Si no quieres renunciar a ninguna participación accionaria en tu empresa, entonces un préstamo es el camino a tomar.

Evidentemente tienes el espíritu correcto, y suena a que tienes algo grandioso con tu idea, así que ahora es el momento de empezar a actuar. No esperes para empezar; no hay ningún momento como el presente. ¡Buena suerte!

Richard Branson

Fundador de Virgin Group y compañías como Virgin Atlantic America, Virgin Mobile y Virgin Active

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado