La semana de octubre

Nuestra oferta está sujeta a la temporalidad europea, con lo cual se desaprovecha ubicación geográfi

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
noviembre 04 de 2008
2008-11-04 07:05 p.m.

En la mayoría de los países del mundo, las temporadas de vacaciones se rigen por las estaciones. Es así como los destinos turísticos se mueven alrededor del impacto del clima: por ejemplo, en el hemisferio norte, los destinos de playa solo funcionan de mediados de junio a septiembre y, en general, los centros de esquí en los meses de invierno.

Sin embargo, al estar Colombia en el trópico no tiene esta limitación, y los destinos son aptos para ser visitados durante todo el año.

No obstante lo anterior, la oferta turística nacional está sujeta a la misma temporalidad europea, en lo que toca a las vacaciones escolares, con lo cual se desaprovecha la ventaja de la ubicación geográfica.

Por otra parte, bien lo saben los padres de familia, las vacaciones del fin del año escolar son extremadamente largas, tanto que, cosa rara, los estudiantes ansían volver al colegio.

Por lo tanto, sin duda para los padres resulta un alivio que las nueve semanas de vacaciones se conviertan en ocho, trasladando una a otra época del año.

Precisamente a lo anterior, responde la semana de vacaciones de octubre, que entró en vigencia el año anterior, no para generar más vacancia y menos escolaridad, sino sencillamente para redistribuir el calendario escolar.

Es decir, que si bien se creó una semana de descanso, los escolares terminan su año lectivo una semana más tarde, o lo inician una semana antes.

De otra parte, la fecha de octubre responde a que en el primer semestre ya hay un corto período de vacaciones que corresponde a la Semana Santa, por lo cual el mencionado mes se consideró como el más oportuno para ello.

Está claro, entonces, que no se trata de estudiar menos ni de tener más vacaciones, ya que se continúa con las mismas 40 semanas lectivas ordenadas por la ley; y es allí, donde reside la bondad de la medida, pues sin afectar la escolaridad, permite más opciones de vacaciones a los colombianos que ya pueden escoger entre Semana Santa, mitad de año, fin de año, y, ahora, la semana de octubre.

Las diversas opciones permiten una mejor distribución de los viajeros, una menor presión de la demanda, mejores precios, y más posibilidades para las empresas de programar las vacaciones de sus colaboradores, que, como es natural, gustan de compartir con sus hijos.

La primera experiencia, en 2007, dejó muy buenos resultados: crecimiento de la ocupación hotelera que, en idénticos destinos turísticos y en la misma semana de 2006 y 2007, pasó del 75 al 90 por ciento en promedio.

Igual sucedió en los medios de transporte, en los operadores turísticos y en todas las actividades que conlleva el turismo, con la ventaja adicional que en esta industria los beneficios se distribuyen en gran parte de la población de los destinos turísticos, como lancheros, taxistas, maleteros, restauranteros, y guías, entre muchos otros.

Se requiere entonces continuar con la redistribución del calendario escolar, haciendo un llamado a los colegios que no acataron la medida, para que la pongan en práctica, e invitando a las universidades a sumarse a esta iniciativa que abre una nueva posibilidad de integración y descanso en familia.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado