El sistema de energía del país es confiable y eficiente

Si bien no se descarta que ocurra una sequía, estamos preparados para enfrentarla. Un mercado que opera correctamente, una infraestructura sólida de generación, un ‘mix’ energético apropiado, el abastecimiento de gas y una buena planeación del Estado son los garantes de un mercado robusto.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
octubre 16 de 2014
2014-10-16 12:01 a.m.

Gracias a las lecciones aprendidas del apagón de los años 90, el sector de generación de energía se ha transformado y se ha convertido en un referente internacional por su confiabilidad y eficiencia.

Antes del año 1994, no existían incentivos para la expansión del sector. El peso de la inversión para la generación recaía exclusivamente en el presupuesto nacional, la diferencia entre la demanda y la oferta de energía se había venido estrechando y las inversiones necesarias para cerrar esta brecha se quedaron rezagadas.

Tras los racionamientos energéticos, el Gobierno ideó un incentivo que motivó a los inversionistas a participar en la construcción de nuevas plantas de generación. Este incentivo, el “cargo por Confiabilidad”, implicó que los inversionistas recibieron un ingreso fijo por cada kilovatio hora de energía en firme comprometido, a la vez que garantizó que el precio de la energía en Bolsa quedara limitado por un techo.

El nuevo esquema le aseguró al país la generación y a las compañías unos flujos ciertos de ingresos que les permitieron construir los proyectos necesarios para abastecer la creciente demanda.

Gracias a ello, el sector ha emprendido un plan de expansión que contempla inversiones por 10.000 millones de dólares y garantizará la generación de 3.800 megavatios, un 27 por ciento adicional a la capacidad actual.

Adicionalmente, el modelo de generación adoptado ha demostrado tener la mezcla hidráulica y térmica apropiada para atender de manera confiable las variaciones climáticas, como lo demuestra el abastecimiento ininterrumpido de energía en el país, incluso en épocas de climatología adversa como fue el fenómeno de El Niño del 2009, que llevaron a países vecinos a aplicar drásticos racionamientos energéticos.

Como en todo mercado, cuando hay escasez, los precios suben. Bajo un fenómeno de El Niño, es normal que los precios de la energía hidráulica se eleven, ante la escasez del recurso hídrico.

La mayor participación de las generadoras térmicas, cuyo costo de producción es mayor, también se refleja en las tarifas. Así sucedió en el mes de abril, cuando ante niveles de embalse inferiores a 44 por ciento, pluviosidades por debajo de la media histórica y probabilidades de una ocurrencia de un Fenómeno de El Niño que los expertos estimaban en 80 por ciento, los precios de la energía se elevaron naturalmente: los generadores hidráulicos actuaron prudentemente y restringieron la oferta en Bolsa, la participación de la generación térmica aumentó y los precios se acercaron al techo establecido por el regulador.

FUNDAMENTALES ESTÁN BAJO CONTROL

Lejos de causar alarma, este comportamiento debe generar tranquilidad, pues demuestra que el precio está obedeciendo a los fundamentales del mercado. Así lo confirma lo ocurrido durante los meses siguientes: la temporada de lluvias se afianzó, los embalses alcanzaron un nivel de 77 por ciento, el Gobierno aseguró el suministro de gas (el combustible más económico para la operación de las plantas térmicas) y la expectativa de ocurrencia del Fenómeno del Niño bajó al 60 por ciento.

La combinación de estos factores estabilizó el precio de la energía en niveles cercanos a los 170 pesos kilovatio/hora.

Si bien aún no se descarta la ocurrencia de una sequía, razón por la cual es fundamental la optimización del consumo de energía, el sector está preparado para enfrentarla.

Un mercado que opera correctamente, una infraestructura sólida para la generación, un mix energético apropiado, el abastecimiento de gas, unas decisiones prudentes por parte de los generadores y la planeación y vigilancia estricta por parte del Estado, han sido los garantes de un mercado robusto y confiable.

Ángela Montoya
Presidenta Acolgen
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado