Subsidios para VIS harían crecer el sector casi 10%

Tras los anuncios del Gobierno del programa Mi Casa Ya y el recuento de otros que vienen funcionando de tiempo atrás, la presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Sandra Forero, explicó cómo estaría el panorama de esta política integral en los proximos años.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
noviembre 03 de 2014
2014-11-03 05:05 p.m.

El Gobierno lanzó la semana pasada el programa Mi Casa Ya, con la idea de impulsar la compra de 100 mil viviendas con precios entre 45 y 86 millones de pesos. Se beneficiaría la gente cuyos ingresos están en el rango de dos y cuatro salarios mínimos.

Para ello, se otorgará un subsidio a la cuota inicial y el Gobierno asumirá hasta 4 puntos porcentuales. La presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Sandra Forero, habló de este y otros planes.

El rango de precios de Mi Casa Ya es el de Vivienda de Interés Social y por eso llama la atención que se haya dicho que es una iniciativa para clase media. Quizás el rango de ingresos lo sea, pero lo que uno ve es que ahora la oferta con el beneficio para ese estrato es VIS, ¿es así?

Camacol no le da esa lectura. Más allá de la definición de la clase media, hay que decir que el programa es positivo en función del potencial de beneficiarios y la necesidad habitacional que existe en la población con esos ingresos.

En el país existen cerca de 1,6 millones de hogares no propietarios en ese rango que representan el 13 por ciento del total de los colombianos. Se suma la focalización hacia ciudades intermedias, clave del desarrollo de la estrategia con impacto positivo en la inclusión financiera.

Pero en vista de que la verdadera clase media ya no tiene el subsidio, ¿qué hacer para retomar el ritmo en ese segmento que demandaba vivienda de hasta 230 millones?

Ahora, la priorización de los recursos disponibles para el subsidio a la tasa de interés ha sido para VIS y en eso hemos acompañado al Gobierno.

El impulso que se le dio a la de otros rangos con este mecanismo fue muy importante, pero comprendemos que fue temporal y con el propósito de impulsar el aparato productivo y la economía del país.

Los resultados superaron las expectativas y lo importante es que el Gobierno dispondrá de nuevos recursos para ese rango cuando lo considere necesario.

También se anunciaron otras 100 mil viviendas gratis. Inicialmente, el Gobierno habló de 300 mil. ¿Qué opina?

La vivienda con subsidio pleno ha sido pieza clave en el desarrollo reciente de la política habitacional del país. Independientemente de la meta del Gobierno, la focalización del programa y la eficiencia en ejecución han sido ejemplo para otras naciones.

Llegar a regiones en materia habitacional, atender a la población de menos ingresos y movilizar grandes montos de inversión, hacen que una nueva versión del programa de gratuidad sea fundamental en una política integral.

No hay que olvidar que en un marco de restricciones fiscales se debe racionalizar el gasto y establecer metas equilibradas.

También se anunció la figura de los TACS, con la cual el Fondo Nacional del Ahorro propone el arriendo con opción de compra. Se ha divulgado de tiempo atrás pero no arranca. Algunos constructores han expresado reservas y sugieren ajustes a la ley de arriendos. ¿Qué pasa?

La filosofía de los TACS y, quizás, de otras iniciativas similares que se han discutido, se soportan en la capacidad de aprovechar el gasto en arrendamiento para la adquisición de la vivienda.

Instrumentos como el leasing habitacional favorecen una gran parte de la población y eso es un paso en la dirección correcta. Con seguridad, el FNA jugará un papel fundamental en este proceso.

Algunas cifras de licencias de construcción están a la baja ¿cómo reaccionará el mercado? ¿El programa de Viviendas de Interés Prioritario para Ahorradores (Vipa) –que impulsa 86 mil unidades entre quienes ganan 1 y 2 salarios mínimos– podrá contrarrestar la situación?

No solo las Vipa, sino los demás programas tendrán efectos positivos en licenciamientos. Estimamos que la totalidad de las 400.000 VIS anunciadas tendrán un impacto cercano a los 24,2 millones de metros cuadrados en el cuatrienio.

Finalmente, ¿cuáles son las expectativas de Camacol para el sector constructor?

Para el próximo año esperamos un crecimiento base de 4,1 por ciento.

Sin embargo, con los nuevos anuncios del Gobierno y la continuidad de otras estrategias podemos llegar a 9,7 por ciento en el crecimiento del PIB sectorial.

‘NO HAY RIESGO DE QUE SUBAN LOS PRECIOS’

Al transmitirle la inquietud sobre el riesgo de que sin subsidio a la tasa para la clase media los precios suban en este rango, la presidenta de Camacol dijo que “realmente los efectos no serán sobre el precio de la vivienda. El incremento que percibe el hogar es sobre el valor de la cuota. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en la actualidad el sector financiero mantiene un activo canal crediticio y que con medidas que preserven la estabilidad macroeconómica, las tasas de interés se mantendrán en niveles históricamente bajos”. Y al consultarle si los bancos deberían comprometerse más, la directiva agregó que “más allá de eso debemos propender por reducir los determinantes del costo financiero de largo plazo, y en eso las autoridades económicas están haciendo lo correcto.

Gabriel E. Flórez G.

Economía y Negocios


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado