Tecnología que se adapta a los retos de la educación

Un aprendizaje más dinámico, enmarcado en ambientes digitales, se ha convertido en la apuesta de instituciones, gobiernos, docentes y estudiantes, que desean tener un rol más activo a través de la innovación para impulsar y mejorar los métodos de aprender.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
enero 08 de 2015
2015-01-08 02:51 a.m.

En la actualidad, la tecnología se ha convertido en una herramienta estratégica para impulsar la competitividad y productividad de las personas. Una realidad que no es indiferente a estudiantes y académicos, pues en el ámbito educativo la tecnología promueve la capacitación e impulsa el conocimiento, fortaleciendo las metodologías tradicionales de aprendizaje.

Contar con una conexión rápida a internet, navegar simultáneamente a través de diferentes páginas web, aumentar la productividad y movilidad son algunos de los beneficios que otorgan a las personas los dispositivos tecnológicos. Por esta razón, distintas instituciones académicas se fortalecen en la adopción de nuevos equipos que los ayuden a tener un mejor rendimiento. De esta manera, es una prioridad para padres de familia, establecimientos educativos y autoridades adquirir innovaciones que les permitan mejorar el desempeño de los estudiantes.

En este contexto, uno de los insumos tecnológicos más codiciados son las tabletas. Como primera opción, son equipos muy económicos, portables, móviles, de fácil conexión a internet y uso. Además, facilitan el acceso a universos de información, juegos, contenidos y aplicaciones. La pantalla táctil permite que el uso sea intuitivo. Adicionalmente, su capacidad de almacenamiento tiene la gran ventaja de albergar miles de eBooks, ideal para bibliotecas en colegios e instituciones universitarias. Es por eso que favorecen el proceso de adopción de las nuevas tecnologías en la educación temprana.

Para los más grandes, existen dispositivos con mayores beneficios y una experiencia más completa en las actividades académicas. Los dispositivos dos en uno se adaptan de manera eficaz a las necesidades de jóvenes estudiantes. La posibilidad de tener a la mano una tableta y luego convertirla en un portátil de alto rendimiento es una de las ventajas que ofrece a las instituciones educativas. Asimismo, incorporan ventajas como la facilidad para movilizarse, excelente capacidad táctil y larga duración de batería.

Estos equipos brindan al estudiante una experiencia más dinámica y consistente durante sus actividades académicas. Las tabletas son equipos que dependen de una buena conectividad para acceder a contenidos y aplicativos, pues fueron diseñadas para operar en la nube. Si la conectividad en casa o colegio es precaria, la tableta no es el dispositivo ideal para realizar actividades académicas.

Un factor importante a tener en cuenta a la hora de elegir el equipo que más se adapte a las necesidades del maestro o estudiante, se refiere a la producción de contenidos. Sin duda, un dispositivo dos en uno se ajusta a esta actividad y ofrece las herramientas necesarias para desarrollar un ensayo o un trabajo que requiera cualquier tipo de edición. Por otra parte, las tabletas dificultan este trabajo, ya que exigen de un teclado para finalizar la actividad de forma ágil y eficaz.

Por ejemplo, hacer una tarea de cinco páginas sobre las fases de la división celular (biología), con un teclado táctil, es una labor lenta e ineficaz que impactará negativamente la creatividad de los alumnos.

Es por eso que las tabletas son equipos óptimos para la educación temprana y en escenarios de aprendizaje donde la conectividad es constante. El dispositivo ideal debe reunir lo mejor de ambos mundos, con una mayor capacidad de almacenamiento, ser resistente y portable, con puertos para la conexión de dispositivos externos como impresoras o pantallas y la facilidad para reparar o hacer ampliaciones de memoria, disco duro o batería.

Bajo este panorama, los dos en uno se convierten en el aliado perfecto de las instituciones educativas. Su facilidad de uso permite capacitar a los docentes y ayuda a los jóvenes a adoptar la tecnología, para que asuman nuevos retos y aumenten su conocimiento. Un aprendizaje más dinámico, enmarcado en ambientes digitales, se ha convertido en la apuesta de instituciones, gobiernos, docentes y estudiantes, que desean tener un rol más activo a través de la innovación para impulsar y mejorar los métodos de aprender.

Contar con una tableta y un laptop en el mismo equipo hace más fáciles y ágiles las labores de los estudiantes y maestros. Tanto padres como autoridades educativas deben pensar muy bien cuál es el dispositivo adecuado para las necesidades y exigencias de sus hijos y estudiantes. En el siglo XXI, la tecnología es esencial para impulsar el conocimiento, pues desarrolla destrezas y aumenta la competitividad de la sociedad.

Carlos Hurtado

Gerente Regional de Intel para el segmento de educación en el Cono Norte


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado