El TLC y los precios de los medicamentos

Ningún acuerdo negociado por Colombia ofrece condiciones como ‘para que una invasión de laboratorios venga al país’.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
octubre 06 de 2011
2011-10-06 04:11 a.m.

 

Desde el anuncio de un posible Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos, durante su negociación, y ahora que los norteamericanos lo discuten en el Congreso, siempre han aparecido ‘profetas del fin del mundo’ sosteniendo a los cuatro vientos, y contra toda evidencia, que los medicamentos se encarecerán y que para la población será imposible obtenerlos, particularmente los más pobres; incluso algunos activistas han dicho que ‘el efecto precio del TLC es criminal, sencillamente es dramático’; también alertan que Colombia concedió monopolios y exclusividades de propiedad intelectual en contra del país y que ‘las multinacionales van a acabar con la industria farmacéutica nacional’.

Y ese ritual apocalíptico se repitió también durante las negociaciones con la Asociación Europea de Libre Comercio -Efta, por su sigla en inglés: Noruega, Suiza, Liechtenstein e Islandia- y, por supuesto, en la negociación con los 27 países de la Unión Europea.

Así que a fuerza de insistir como disco rayado en la misma tara durante casi dos lustros, no es de extrañar que muchos tragaran el anzuelo.

Bueno, viéndolo bien, ante semejante alegato yo también estaría preocupado… ¡si fuera verdad!

Como advirtiera el embajador colombiano en Estados Unidos, Gabriel Silva, “toca combatir las falacias en contra”.

Empecemos por decir que la industria farmacéutica de Investigación no necesita un TLC para venir a Colombia pues está aquí y desde hace muchos años; incluso algunos laboratorios desde hace cien, y son precisamente los únicos que ofrecen las últimas alternativas terapéuticas y descubrimientos biofarmacéuticos a pacientes y médicos.

Ningún acuerdo negociado por Colombia ofrece condiciones como ‘para que una invasión de laboratorios venga al país’; es que simplemente no se requiere de un TLC para que cualquier laboratorio extranjero se establezca aquí, sea norteamericano, brasileño, chino, europeo, japonés o indio, de innovación o de copias genéricas. Si no han venido antes no es porque no podían, o si hasta ahora empiezan a venir o proyectan hacerlo no es a causa de ventajas otorgadas en ninguno de los acuerdos negociados.

Mucho antes de que Colombia empezara estas negociaciones comerciales bilaterales, ya tenía normas para proteger la propiedad intelectual.

Desde 1994, Colombia como miembro de la Organización Mundial del Comercio protege por 20 años las patentes de invención, entre ellas las farmacéuticas, al igual que 148 países más en el mundo.

Y en ninguno de los TLC negociados se incrementó un día esa protección ni se amplió su ámbito de aplicación como insistentemente se desinforma. También desde el 2002 el país protege por 5 años los datos de prueba de medicamentos contra la competencia desleal; en los países Efta esa protección es de 8 años, en la Unión Europea de 11 y en Estados Unidos se está subiendo a 14.

En ningún acuerdo negociado la protección de datos se incrementó ni se adoptaron los estándares de las contrapartes. Por lo demás, tampoco se negociaron condiciones en desmedro de la soberanía colombiana sobre su biodiversidad.

Y aunque la protección de la propiedad intelectual es signo inequívoco de desarrollo, es necesaria para garantizar la innovación en cualquier parte, que más que rehusarla hay que fortalecerla y que por supuesto no va en contra de los genéricos, en ninguno de los capítulos de propiedad intelectual de los acuerdos se incrementó la protección más allá de lo que el país ya tenía.

Así que si no hubo concesiones o prerrogativas comerciales a las farmacéuticas extranjeras por sobre la industria nacional, que dicho sea de paso crece vigorosamente, si no se incrementó ningún periodo de protección -patentes o datos de prueba-, si no llegan nuevos laboratorios con ventajas, si no se establecieron artificios legales, si no se cambió el statu quo, la pregunta que debieran responder sin retórica los amigos ‘profetas de los últimos días’, es: ¿Cómo es que van a subir los precios de los medicamentos?, y ¿porqué es que va a sufrir la oferta de medicinas baratas y copias genéricas?

Fuera de consideraciones políticas, ideológicas o maniobras obstruccionistas, no hay razón válida para asegurar que los medicamentos subirán de precio por la entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos, ni con el de los países Efta, ni con el de la Unión Europea, ninguna.

Y si a alguien le quedan dudas, sólo tiene que consultar los textos o reportes de estos acuerdos en http://www.tlc.gov.co/. Son públicos.

Francisco de Paula Gómez 

Presidente Asociación de Laboratorios Farmacéuticos de Investigación

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado