Tráfico capitalino

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
enero 14 de 2015
2015-01-14 10:02 p.m.

No soy un experto en movilidad pero creo que en la ciudad se deben explorar ideas muy profundas para lograr un sistema de tráfico que sea eficiente para todos.

Es evidente que el ingreso per cápita de los bogotanos ha aumentado de manera considerable en los últimos años y es muy probable que lo siga haciendo en el futuro; adicionalmente, el precio de un automóvil es cercano a los 50 SMLVM y hace 10 años era de 124 SMLVM; y si a estos dos fenómenos le sumamos que el carro es el sueño de libertad, independencia, logro y poder de muchas personas, es inevitable que la ciudad va a tener más carros y debemos prepararnos para eso.

¿Cómo lo hacemos?, haciendo vías, parqueaderos y estaciones de servicio, pero esto no ha sido posible por un sin número de excusas que acabaron en la norma de pico y placa en la ciudad, que no solo motivó una mayor compra de carros, sino que al regular asimétricamente, profundizó el problema. 

Arreglar el tráfico de la ciudad requiere imaginación, decisión política y menos demagogia. Las vías y parqueaderos requieren financiación y tiempo, y eso se hace con créditos que se pagan en el tiempo, pero llevamos más de 20 años esperando que esto pase. De manera inmediata se requiere que un estudio de flujo diagnostique el problema bien para redefinir el flujo de muchas vías: por ejemplo si la avenida 127 se replantea en un solo sentido y la 116 en otro, lo que sin duda hará que las personas deban andar más kilómetros pero a mejor velocidad y en menor tiempo, como ya se hizo en otras ciudades.

¿Por qué debemos pensar en cosas como estas?, porque la ciudad creció mal. Creció para arriba en barrios con sistemas viales secundarios y eso causa que buena parte del tráfico en el norte de la ciudad sea muy lento y que el sur no hayan las suficientes avenidas para salir de la ciudad.

No va a existir una forma de desmotivar el uso del carro para los conductores, porque si tienen carro es por razones adicionales a su movilidad, y por esto causar un cambio cultural requiere mucho más que simplemente normatizar y multar a las personas por actuar de una u otra manera, y por eso el pico y placa causó al expansión del parque automotor.

En el caso del metro, esto solo solucionará una parte del tema de la movilidad, y su construcción llevará un buen tiempo, y mientras tanto nos debemos conformar con decir que se está construyendo. Mientras tanto ajusten vías, rutas, tapen huecos y eduquen a la gente para que maneje mejor, o de lo contrario las cosas van a empeorar más.

La ciudad necesita una política de movilidad integral que comprenda que habrán más carros y más personas, y que para encontrar una solución real a este problema no se pueden crear imaginarios sobre lo “que debería ser sobre lo que se tienen”, sino tener lo que se requiere para lo que viene.

Camilo Herrera Mora
Presidente RADDAR

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado