La ventaja competitiva de las TIC

Actualmente existe un serio problema de escasez del recurso humano requerido para un sector de tan elevado crecimiento.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
febrero 05 de 2013
2013-02-05 01:59 a.m.

En un mundo conectado como el de hoy, la capacidad de un país de masificar el buen uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (también conocidas como las TIC) se traduce en mayor productividad y desarrollo.

Masificar las TIC a grande escala es crearle al país una ventaja competitiva o una conectividad competitiva, que para un país como Colombia definitivamente es alcanzable. Para ello, se requiere de una serie de iniciativas de Gobierno para que toda la cadena de valor esté adecuadamente motivada y ordenada para crecer conjuntamente, creando a su vez beneficios tangibles como son oportunidades de empleo para todos los colombianos y mayor productividad económica en general.

El Presidente Santos y el ministro de la cartera TIC, Diego Molano Vega, entienden los retos y están “alineando las estrellas” a través del Plan Vive Digital para que el país pueda establecerse como líder en materia de conectividad en la región.

Aplicando una filosofía clave de la Tercera Vía: “el mercado, hasta donde sea posible; el Estado hasta donde sea necesario”, buscan un equilibrio permitiendo que el ecosistema se organice solo generando sus propias oportunidades de negocio, y promoviendo el desarrollo social por medio de inversiones directas al sector o de subsidios al servicio para proyectos estratégicos, en los casos que los modelos de inversión de la empresa privada no sean viables de manera independiente.

Después de Brasil, Colombia es el segundo país en la región con el mayor número de llegada y salida de cables submarinos de fibra óptica en América Latina (actualmente son cinco y hay otros cuatro en construcción), generando una capacidad de datos enorme que mejora la calidad y la confiabilidad de la llegada y salida de nuestra información.

Cada día vemos un mayor nivel de sofisticación de la infraestructura crítica necesaria para el almacenamiento de datos en impresionantes instalaciones de datacenters de empresas multi-nacionales que han apostado al crecimiento del país. Iniciativas del Estado para ampliar la llegada de banda ancha como son la inversión de fibra óptica a más de mil cabeceras municipales del Plan Vive Digital y la tan esperada subasta de espectro para redes móviles de cuarta generación - 4G, aumentarán la calidad y cantidad de autopistas digitales para transportar los datos a mayores velocidades y regiones del país.

Esto generará una amplia oferta de aplicativos para fomentar actividades de alto impacto como son teletrabajo, telemedicina y teleducación, por nombrar solo algunos, que sin lugar a dudas aportará a una de las prioridades del Gobierno Nacional como es la reducción de la pobreza. 

Pero de nada sirve construir importantes autopistas digitales, promover la creación de nuevos datacenters, ni estimular la creación de aplicativos y contenidos en las redes, si en manos de los colombianos no hay suficientes dispositivos que se conectan a las redes como son computadores, teléfonos móviles inteligentes, tabletas, etc.

Con la exclusión del IVA de dispositivos móviles inteligentes como parte de la reforma tributaria, el presidente Santos y su equipo de trabajo han demostrado entender cómo crear un círculo virtuoso para que toda la cadena de valor del sector se beneficie, estimulando el consumo de bienes estratégicos para todos los colombianos, en especial aquellos de menores recursos, que de lo contario no podrían acceder a dichos aparatos. 

No deja de haber retos importantes para el sector de las TIC, que como locomotora transversal de la economía debemos identificar y resolver a la mayor brevedad posible. Actualmente existe un serio problema de escasez del recurso humano requerido para un sector de tan elevado crecimiento. Es la única industria en Colombia con una tasa de desempleo cero y que cada vez se inscriben menos estudiantes en carreras técnicas y universitarias relacionadas.

Para ello, el Gobierno ha creado programas de financiación para toda la población que se interesa en ampliar sus conocimientos de la industria de las TIC. Los productos y servicios del sector que están en continua evolución y con tiempos de adopción tecnológica cada vez más cortos, requieren de expertos especializados en cada materia.

Otro reto importante gira alrededor de los debates de cuál es la manera idónea de estimular nuevas inversiones que beneficien al país. Cualquiera que sea la respuesta, no debemos perder de vista que en un sector tan dinámico y cambiante como el de las TIC, el Gobierno Nacional y la empresa privada son socios estratégicos que deben trabajar de manera coordinada para incrementar la base de potenciales usuarios para brindarles servicios de información y comunicaciones de alta calidad. 

Lo importante es que el Gobierno Nacional seguirá contando con el apoyo del sector privado para identificar oportunidades de crecimiento y fortalecimiento del sector, y así lograr en equipo la masificación y buen uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones - TIC para ofrecerle a todos los colombianos las ventajas competitivas y la conectividad competitiva necesarias para prosperar en un mundo cada vez más competido y más conectado.

Twitter: @ccit_

ALBERTO SAMUEL YOHAI / presidente Ejecutivo, Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones - CCIT. 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado