¿De dónde viene ese nombre?

Vivimos en un mundo bombardeado por marcas. Las seguimos en Wall Street para saber si somos más o me

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
marzo 12 de 2010
2010-03-12 04:51 p.m.

Vivimos en un mundo bombardeado por marcas. A muchas de ellas las seguimos todos los días en Wall Street para saber si somos más o menos ricos. Otras nos siguen a nosotros en Twitter o en las muchas formas actuales de promoción. Sin embargo, hasta los más fanáticos desconocen, en muchos casos, las circunstancias que generaron el nombre de esa marca que veneran.

Starbucks y Moby Dick. Lo último que se imagina usted cuando está tomando su macchiato es que la ballena blanca de la obra maestra de Melville tiene algo que ver con su café. Y aunque el exceso de lattes puede ciertamente hacer crecer a un ser humano a proporciones cetáceas, la relación del nombre no viene por el potencial de consumo, sino por un personaje de la novela: Frank Starbuck. La influencia del mar está relacionada a Seattle, la ciudad portuaria donde nació la cadena.

Los muchísimos millones de Google. El nombre de la marca del motor de búsqueda más famoso del mundo viene de la palabra googol. Un googol es un número que se puede definir como un uno con cien ceros a su derecha. El nombre googol fue acuñado por primera vez por un niño de 9 años y hecho popular por su tío, el matemático Edward Kasner . Los creadores de Google pensaron que ese nombre sería apropiado para los billones de interconexiones que su algoritmo alcanzaría. Es posible que se queden cortos.

Un pueblo entero llamado Nokia. Antes de producir los súper avanzados celulares con los que hoy mortificamos a la gente en los cines, Nokia hacía llantas. Sí, esos cauchos que ruedan y que requieren conocimientos del siglo antepasado para producirse. El 'ligero' salto tecnológico ocurrió en una ciudad que lleva el mismo nombre de la compañía finlandesa. Pero si está empacando sus cosas para ir a la ciudad del futuro, se encontrará con un pueblo de 29.000 habitantes donde la mayor atracción es un spa.

Un sabor directo de Escandinava. Cuando se piensa en Häagen Dazs, nuestra mente se pierde en las calles nevadas de Oslo. Bellas mujeres nórdicas preparan a mano deliciosos helados basados en una vieja receta familiar. Sólo al saber el verdadero origen del nombre podemos tomar nuestro vuelo de Escandinavian Airlines y aterrizar en el Bronx, donde una familia trabajadora ha creado un helado orientado a compradores que no se quieren mezclar con los que comen el ice cream de la chusma. Ni Häagen ni Dazs quiere decir absolutamente nada. Las dos palabras fueron inventadas.

Si Filípides hubiera tenido esos zapatos. Nike es la diosa griega de la victoria y su nombre se hizo aún más famoso por brotar de la boca del corredor Filípides después de haber llegado a Atenas desde la planicie de Maratón, donde un pequeño contingente griego le dio una paliza fenomenal al hasta entonces invencible Ejército persa. Se supone que Filípides, exhausto, cayó muerto después de entrar a su ciudad y gritar en repetidas ocasiones el nombre de la diosa. Filípides ya había corrido desde el punto de la batalla hasta Esparta, ida y vuelta, y es fácil imaginar su cara de frustración cuando le informaron que ahora debía correr 42 kilómetros más para ir a Atenas. Pero la orden de sus generales fue clara y concisa: Filípides, Just do it.

 afernandez@phocusbranding.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado