Zonas Libres de Pobreza Extrema

El papel de los gobiernos locales es determinante para la sostenibilidad de los resultados. Por eso, la Superación de la Pobreza Extrema debe ser parte de la política pública municipio.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
agosto 08 de 2012
2012-08-08 12:46 a.m.

Zolip es una zona geográficamente delimitada -municipio, corregimiento, vereda o barrio- en la que se busca acelerar la reducción de los porcentajes de población en pobreza extrema a niveles cercanos a cero, en periodos de intervención de dos a tres años.

Las Zonas Libres de Pobreza Extrema (Zolips) se desarrollan en el marco de la Red de Protección Social para la Superación de la Pobreza Extrema, Unidos.

El trabajo de intervención social es liderado por un actor privado y/o público con la participación del gobierno local, empresarios, ONG, fundaciones y sociedad civil.

El modelo se fundamenta en una alianza público-privada de tipo integral como factor dinamizador de los procesos de consecución de logros de las familias Unidos, y de su promoción o tránsito hacia la senda de la Prosperidad.

Los territorios Zolip se reconocen por su intensidad en la implementación de la Estrategia Unidos y su capacidad para gestionar, convocar, promover, incentivar, motivar y evaluar el desarrollo de estrategias para mejorar las condiciones de vida de las familias Unidos que habitan el territorio.

Para que una región pueda iniciar el proceso de intervención como una Zolip se requiere el cumplimiento de una serie de condiciones:

*Disposición de la administración municipal para participar del proceso.

El papel de los gobiernos locales es determinante para la sostenibilidad de los resultados.

Por eso, la Superación de la Pobreza Extrema debe ser parte de la política pública municipal, desde el planteamiento de lineamientos de política que involucren el desarrollo de programas y proyectos orientados al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, hasta promover la generación de ingresos de manera autónoma, e incidir en las variables que conforman el índice de pobreza multidimensional y los logros de la Red Unidos.

* Identificación de la población en situación de pobreza extrema en la zona de intervención.

El número de familias Unidos beneficiarias de una Zolip corresponderá al total de la población que se identifique en pobreza extrema dentro del territorio.

* Presencia de un conjunto de actores privados con interés y capacidad para invertir, en coordinación con el sector público, en estrategias que apunten a la prosperidad de las familias Unidos.

Una Zolip persigue la corresponsabilidad entre actores y beneficiarios, y busca la institucionalización del proceso de mejoramiento de las condiciones de vida de las familias beneficiarias a través del desarrollo de capacidades locales de gestión.

Además, se tiene en cuenta la sostenibilidad ambiental, económica y social de las intervenciones; es decir, se promueve la construcción de tejido social y la acumulación de capital físico, social y humano en las regiones intervenidas.

Las Zolips son intervenciones integrales.

La pobreza extrema es vista desde una perspectiva multidimensional, por lo cual resulta clave la concurrencia entre actores públicos y privados en los niveles nacionales, departamentales y municipales.

Para lograr este fin , se ha establecido en la Agencia Nacional para la Superación de la Pobreza Extrema (Anspe) un equipo humano y un proceso metodológico para implementar Zolips, el cual tiene varias etapas:

En primer lugar, desde el nivel nacional se identifican las potenciales zonas libres de pobreza extrema y se invitan entes territoriales y actores privados a llenar la solicitud Zolip correspondiente. Después, se verifica el cumplimiento de las condiciones, y se identifica y caracteriza la población objetivo, con el apoyo del equipo de Unidos en terreno.

Luego, se convoca a los distintos actores estratégicos a un ejercicio de presentación de los objetivos y metodología de Zolip. Se procede a evaluar el estado de la operación de Unidos en la zona y las condiciones de la población potencial beneficiaria.

La alcaldía correspondiente elije un delegado municipal, conforma y/o refuerza el consejo municipal de política social y ratifica el plan sectorial Red Unidos.

Esto permite fortalecer la oferta pública local para avanzar en el cumplimiento de los logros de la Red Unidos y garantizar los recursos para dar cumplimiento a los programas y metas frente a la superación de pobreza extrema.

Seguidamente, se conforma un comité técnico Zolip, se definen roles y responsabilidades de los distintos actores, y se construye el plan de acción para la etapa de implementación y operación.

El plan de acción deberá incorporar actividades específicas, actores responsables, metas, fechas de cumplimiento y mecanismos de verificación.

Finalmente, hay una fase de seguimiento y evaluación que consiste en la documentación de todo el proceso, lo cual permite realizar la valoración sistemática del modelo.

Se realiza el seguimiento a las actividades y metas consignadas en el plan de acción y se evalúa el cumplimiento de logros de las familias intervenidas.

En últimas, se busca la verificación de las condiciones necesarias y suficientes especificadas en el protocolo de promoción de Red Unidos y la aplicación del formulario para que la totalidad de las familias superen la pobreza extrema.

Las intervenciones Zolips tienen dos instancias para su seguimiento: un comité técnico que se hace en terreno con los diferentes actores y un comité nacional. Ambos se reúnen para evaluar el desempeño e identifican cuellos de botella.

La naturaleza de la Zolip es la de una intervención de corto-mediano plazo (no deben superar tres años), por tratarse de un esfuerzo focalizado e intensivo.

El número de familias en una Zolip varía entre 200 y 500, siendo el promedio 300.

La declaratoria de un territorio como Zolip se convierte en una oportunidad para diseñar estrategias que logren superar pobreza extrema, buscando que el 100 por ciento de las familias escape de la trampa de forma sostenible.

Para lograr este objetivo, se brinda acompañamiento desde Anspe sobre los lineamientos de política pública a seguir, pero el gobierno local es el responsable de garantizar la ejecución de las acciones en asocio de uno o varios actores privados. Cada Zolip tiene un líder responsable que puede ser el ente territorial o un actor privado.

En la actualidad, hay 17 Zolips aprobadas, la mayoría ya en etapa de ejecución.

Algunas son municipios, otras corregimientos o veredas. Sopó (ya alcanzó la meta), Chía y Tocancipá, en Cundinamarca; El Salado, Ararca, Manzanillo del Mar, Punta Canoa, San Basilio y Tierra Baja, en Bolívar; Dagua, en Valle del Cauca; El Morro, en Casanare; Paipa y Tibasosa, en Boyacá; Buriticá, en Antioquia; Canutal, en Sucre; La Sierrita y Potrerillo, en el Cesar.

Las Zolips realizan un trabajo de socialización mediante procesos de encuentro, construcción participativa y movilización social, permitiendo a las poblaciones y actores sensibilizarse y, a la vez, empoderarse en torno a las dinámicas diferenciales necesarias. Para que una Zolip sea exitosa es imprescindible construir capacidades en torno a la corresponsabilidad de los actores y beneficiarios, así como garantizar la integralidad y armonización de acciones. Solo así se podrán alcanzar resultados sostenibles en el tiempo.

Samuel Azout  

Director, Agencia Nacional para  la Superación de Pobreza Extrema.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado