Ricardo Ávila
Opinión

A mantener el impulso

El desafío que tiene el Gobierno, ahora que Germán Vargas Lleras se retira, es evitar que la locomotora de las obras pierda velocidad.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
marzo 13 de 2017
2017-03-13 08:01 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El concurrido acto con el cual Germán Vargas Lleras da por terminada hoy su gestión al frente de la Vicepresidencia de la República, es la ocasión perfecta para que el funcionario saliente muestre un amplio compendio de realizaciones, algo que no es poca cosa en un país en el cual –como reza el refrán– ‘del dicho al hecho, hay mucho trecho’. Así lo señala el documento que circula desde hace unos días y que presenta los avances logrados en vías, puertos, aeropuertos, agua y alcantarillado, y vivienda, áreas que forman parte del programa de obras más ambicioso en la historia de Colombia.

Para la mayoría de los observadores, el retiro del número dos del Gobierno significa el arranque informal de la carrera por la primera magistratura, pues no hay duda de la intención del funcionario que se va de reemplazar en el puesto a Juan Manuel Santos en agosto del 2018. Debido a ello, las cábalas que se hacen son ante todo de orden político y tienen que ver con los pasos que dará quien encabeza hoy las encuestas.

Sin embargo, más allá de elucubraciones y cálculos, hay un sector de la opinión que tiene en mente otro tipo de inquietudes, aparte de las electorales. Se trata de quienes trabajan en el sector de la construcción o en los segmentos que le proveen insumos, además de los analistas que saben que la marcha de la locomotora de la infraestructura es clave para asegurar que la salud de la economía colombiana no sufra un deterioro más significativo.

Para decirlo en pocas palabras, el gran interrogante es cómo se va a reemplazar la figura de alguien que a punta de mantener la rienda corta y de usar el látigo, en más de una ocasión, consiguió sacar adelante iniciativas que usualmente habrían tomado más tiempo. A pesar de que una de las realidades de la administración es que nadie puede ser insustituible, existe una especie de sentimiento de orfandad en el gremio constructor ante la impresión de que las cosas no volverán a ser como antes.

Debido a ello, el Gobierno está obligado a demostrar que cuenta no solo con la voluntad, sino con el arreglo institucional para garantizar que no viene un bache, sobre todo ahora que el escándalo de los sobornos de Odebrecht acaba de introducir un elemento de incertidumbre que nadie tenía en el radar hace unos pocos meses. En concreto, se requiere un sistema que consiga destrabar los proyectos que no arrancan y, que adicionalmente, coordine los esfuerzos del Ejecutivo y haga supervisión en el terreno, no desde un escritorio en Bogotá.

'El Ejecutivo está obligado a mostrar que cuenta no solo con la voluntad, sino con el arreglo institucional para evitar un bache'

COMPARTIR EN TWITTER

Sobre el papel, el llamado a ejercer ese rol es el Ministro de Transporte. Sin desconocer las capacidades de quien ocupa esa cartera, su titular necesita apoyo explícito de la Casa de Nariño para que sus colegas de gabinete le presten atención y reaccionen con rapidez a la hora de sortear obstáculos, los cuales no faltarán.

Quienes saben del asunto sostienen que lo que procede es poner en marcha la Comisión Intersectorial creada por la Ley, cuyo rol no es otro que el de pasarle revista semanal a las iniciativas en marcha, tal como hacía Vargas Lleras todos los lunes en su oficina. Aquí resulta fundamental que los ministros asistan y no deleguen en segundos o terceros niveles, si se trata de que las decisiones se adopten con rapidez.

No menos importante es volver realidad la Unidad de Planeación de Infraestructura, una instancia nueva que ya cuenta con asignación presupuestal, pero no con gente. La idea de tener un cuerpo técnico y profesional que trace la hoja de ruta futura es clave para evitar la improvisación, pues permitirá invertir los recursos públicos de manera eficiente.
En conclusión, hay que actuar rápido y mostrar liderazgo.

La lista de pendientes es amplia y aunque el Vicepresidente le dio un impulso crucial al capítulo del cual era responsable, es clave evitar que la inercia se pierda. De lo contrario, todos saldremos perdiendo.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado