Ricardo Ávila
RETROPROSPECTIVA

Un consuelo que sirve

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
junio 10 de 2016
2016-06-10 07:12 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Que los colombianos creen que la economía va por mal camino, es una percepción ratificada por las encuestas. De acuerdo con el más reciente Gallup Poll, el 82 por ciento de los interrogados en las cinco principales ciudades del país considera que la dinámica productiva está empeorando, y que tanto la inflación como el desempleo muestran una tendencia ascendente.

A pesar del evidente pesimismo, a veces vale la pena darles espacio a otras opiniones cuya visión es menos apocalíptica, para decir lo menos. Ese es el caso del director del Fondo Monetario Internacional para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, quien estuvo en Bogotá durante la semana que termina. Según el funcionario de la entidad multilateral, Colombia se ha comportado relativamente bien, a pesar del viento en contra.

Tal afirmación puede sonar sorprendente, pero se basa en la realidad. Para comenzar, aquello que los economistas llaman el choque externo, resultó ser de gran magnitud. La pérdida de ingresos petroleros, como consecuencia del desplome de las cotizaciones globales, equivale a cinco puntos porcentuales del PIB, casi 20.000 millones de dólares.

A pesar del impacto, la economía nacional logró crecer 3,1 por ciento en el 2015 y este año llegaría al 2,5 por ciento, afirman los cálculos del organismo. En comparación, Chile, también afectada por lo ocurrido con el cobre, tuvo un frenazo más significativo, al expandirse 2 por ciento el año pasado y apuntar a un guarismo similar en este.

Más allá de la larga lista de explicaciones que pueden darse para entender la disparidad en el desempeño de uno y otro país, el mensaje del Fondo es que nos deberíamos dar por bien servidos. Aquí el consumo interno –especialmente el de los hogares– conserva cierto vigor y la creación neta de empleo es positiva. Podemos añorar la bonanza, pero nuestra capacidad de aguante, en medio de la coyuntura, es mayor que en crisis previas, así nos concentremos en ver el vaso medio vacío y no medio lleno.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado